89°F
weather icon Partly Cloudy

¿A quiénes no afectaría la nueva regulación de carga pública?

De acuerdo con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), la autosuficiencia ha sido un principio básico en la ley de inmigración del país, desde el siglo XIX el Congreso estableció un estatuto que indica que las personas son inadmisibles en esta nación si no pueden sostenerse a sí mismos, es decir, si se convierten en una carga pública.

Siguiendo esta línea, el gobierno federal informó que entrará en vigor un nuevo protocolo para determinar a qué extranjero se le aprobaría un trámite de ajuste a su estatus migratorio, teniendo la posibilidad de negarlo en caso de ser considerado una carga pública (solicitar ayuda del gobierno como asistencia alimentaria, ayuda financiera, Medicaid, entre otros).

Este fue uno de los temas más abordados durante un evento llamado “Día del Inmigrante”, el cual fue llevado a cabo el sábado 17 de agosto de 2019 por la organización La Casa del Inmigrante Las Vegas. La abogada Kathia Pereira explicó que el gobierno federal tiene previsto iniciar con esta nueva regla a partir del próximo 5 de octubre.

“La población tiene miedo porque piensan que por esta nueva ya regla nadie va a poder ‘arreglar’ (su estatus migratorio). Los beneficios públicos de cualquier persona, ciudadana o residente, sí cuentan, van a contar a favor o en contra del inmigrante indocumentado. Hablamos de los niveles de pobreza, ahora ya no hay un solo nivel de pobreza sino tres, uno para el ciudadano, otro para el peticionario y otro para el inmigrante indocumentado o que tiene cualquier otro tipo de estatus pero quiere acceder a la residencia”, comentó Pereira.

La abogada de inmigración informó que la nueva regla no les afectaría a las personas que cuenten con visa U, VAWA, refugiados, visa T, ni a las personas con TPS mientras no soliciten la residencia permanente. Además de que el oficial de inmigración consideraría ciertos factores antes de determinar si alguien es una carga pública.

“La realidad es que hay muchas personas que para calificar para las ayudas, se olvidan de los ingresos de alguna otra persona que vive en su casa y eso es fraude. Es un fraude generalizado que ahora tiene que parar, sobre todo si en nuestra casa hay alguien indocumentado que queremos que ‘arregle’ en un futuro; tenemos que poner eso por encima de nuestras ganas de ahorrar dinero, sobre todo si nosotros podemos pagar los 150 dólares que puede costar el seguro médico para un niño (por ejemplo)”, acotó Pereira.

La abogada agregó que en este momento la nueva regulación no afectaría a las personas que ya son residentes permanentes, pero sí afecta a los inmigrantes indocumentados que tienen hijos nacidos en EE.UU. y solicitan ayuda del gobierno.

“Es cierto que la prioridad en nuestra vida, sobre todo si somos padres, no es tener ‘papeles’, nuestra prioridad es que nuestros hijos coman y tengan atención médica. Si usted está en una situación en la que de plano no puede pagar el seguro médico de su hijo y no puede darles de comer, entonces lo más importante es recibir las ayudas públicas. Pero si usted puede, entonces no es momento de estar pidiendo ayudas”, consideró Pereira.

Por último, la especialista recordó a los residentes permanentes que la ley estipula que durante los primeros cinco años de haber obtenido dicho estatus, no deben solicitar ayudas del gobierno.

Contacte a Anthony Avellaneda en: aavellaneda@eltiempolv.com, o siga la cuenta de Twitter de El Tiempo: @eltiempolv.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.