Abruman facturas médicas incluso a los sobrevivientes del tiroteo de Las Vegas totalmente asegurados

Rose Janise guarda todas las cartas que explican sus gastos médicos en una carpeta de manila rellena, un archivo de ansiedad compilado en el año desde que su hija de 19 años, Rylie Golgart, resultó gravemente herida mientras asistía al concierto de música country Route 91 en el Strip.

Desde esa noche, Janise ha pasado innumerables horas llenando el papeleo, negociando con los proveedores médicos y discutiendo con los aseguradores por los cientos de miles de dólares en facturas que han llegado casi diariamente por correo. También recibió educación de por vida sobre el impacto financiero que un momento terrible puede infligir a una familia.

“Sabíamos que sería caro, pero ¿cómo esperas gastar tanto en lo que es?”, cuestionó.

En cierto modo, Rylie es una de los afortunados sobrevivientes del tiroteo del 1 de octubre. Vivirá el resto de su vida con una discapacidad parcial y fragmentos de una bala alojada en su columna vertebral, pero está totalmente asegurada, cubierta por pólizas separadas de sus padres, quienes están divorciados.

Hasta ahora, sus padres no han tenido que pagar un centavo por su cuidado. Su padre, Richard Golgart, un oficial del Departamento de Policía Metropolitana, afirmó que ha enviado la mayoría de los proyectos de ley al Programa de Víctimas de Delitos de Nevada.

Las aseguradoras pagaron y los proveedores de servicios de salud contrataron a otros.

Pero eso no ha borrado el estrés de tratar con esos sobres aparentemente interminables llenos de números que ensanchan los ojos, indicó Janise.

“Al tratar de lidiar con seguros al principio, lloraba … estaba entre llorar y gritarles; sentí que mi seguro estaba tratando de encontrar alguna razón para negar la cobertura”, afirmó.

Montos de deuda para algunos sobrevivientes

Existen recursos para los sobrevivientes del tiroteo para ayudarlos con las facturas médicas y otros gastos, incluida la cobertura del seguro, el Programa de Víctimas de Delitos de Nevada y el Fondo de Víctimas de Las Vegas, una cantidad de dinero de $31.4 millones que incluye los $11.8 millones recaudados a través de la campaña GoFundMe de Steve Sisolak, Presidente de la Comisión del Condado de Clark.

Pero no todos los asistentes al concierto son elegibles para los diversos fondos oficiales, y muchos no son expertos en navegar por las complejidades de los diversos procesos de solicitud, especialmente si viven fuera del estado.

Brian LeBrun, de 54 años, ya había hecho mella en el máximo de $7 mil de su seguro cuando se sentó empapado de sangre en un Applebees el 1 de octubre, esperando que su cuñada lo llevara a él ya su esposa al hospital. Ya estaba en tratamiento para el cáncer de próstata y le habían implantado un marcapasos a principios de año.

Luego recibió una bala en el brazo derecho.

“No teníamos ningún ahorro … pero estábamos libres de deudas”, recalcó la esposa de LeBrun, Tami, de 53 años, en una llamada telefónica desde su casa en Huntington Beach, California.

Eso ya no es el caso. La pareja está luchando contra una agencia de cobranzas luego de una cuenta de $925 expedida por el médico de emergencias que atendió a LeBrun inmediatamente después del tiroteo en el Hospital Dignity Health-St, campus de Rose de Lima. El programa Nevada Victims of Crime le pagó a Brian $700 por los salarios perdidos entre el 2 de octubre y el 15 de octubre de 2017.

El fondo equivalente de California aprobó su solicitud de compensación, pero luego rechazó una solicitud para cubrir la factura de $925 porque la atención estaba fuera del estado. Los LeBruns volvieron a presentar la factura la semana pasada con la información del seguro de Brian adjunta con la esperanza de que la junta de compensación cambie de opinión, admitió Tami LeBrun.

“Pierdo el sueño, no puedo soportarlo, mi cabello se está cayendo también. Sé que no es un gran problema”, argumentó, comparando su revés financiero con la pérdida mucho mayor sufrida por las 58 familias que perdieron seres queridos en el tiroteo. “Pero para mí lo es y es enorme”.

En un esfuerzo por vencer la creciente ola de facturas médicas, Brian LeBrun volvió a trabajar como electricista cuatro semanas después del tiroteo y Tami tomó un trabajo como asistente personal. Sigue luchando emocionalmente, el sonido de los fuegos artificiales y los globos explotando la provocan para esconderse y está asustada entre la multitud, pero no tienen el dinero para pagar la asesoría, comentó.

Brian también afirma que está postergando la atención médica. Necesita cirugía para abrir su canal auditivo y aliviar una pérdida de audio liviana no relacionada con el disparo.

“Dice que todo estará bien”, citó Tami LeBrun sobre su esposo, a quien ella conoce desde la escuela secundaria, pero se casaron apenas en julio de 2017. “No sé cómo va a estar todo bien, porque él no me lo explica”, agregó con una risa.

El costo del cuidado

Las estimaciones de los costos de atención médica relacionados con el tratamiento de lesiones por arma de fuego varían.

De acuerdo con un estudio de 2017 de la Universidad Johns Hopkins, las heridas de bala cuestan un promedio de $5 mil 254 por una visita al departamento de emergencias que asciende a un promedio de $95 mil 887 si requieren de hospitalización.

Ted Miller, un investigador del Instituto de Investigación y Evaluación del Pacífico en Maryland, informó que esos números probablemente sean demasiado altos. Sin embargo, sus estimaciones de $2 mil 500 para una visita a la sala de emergencias y $65 mil para una hospitalización aún están fuera del alcance de muchos pacientes.

“Son números abrumadores”, agregó Sarabeth Spitzer, una investigadora de la Universidad de Stanford quien ha estudiado el costo de tratar a las víctimas de disparos. “Los sobrevivientes tienen implicaciones absolutamente masivas en sus finanzas; no se trata solo de las facturas médicas y sus programas de rehabilitación, sino que también tienen una posible pérdida de ingresos si ya no pueden trabajar”.

Miller y Spitzer señalan que es difícil determinar cuánto de los gastos médicos son pagados por los aseguradores y cuánto pagan por los pacientes porque no se dispone de datos de facturación confiables. Miller destacó que estudiar los efectos económicos de los tiroteos masivos es casi imposible, ya que requeriría que los hospitales y las compañías de seguros divulguen datos específicos del paciente, que es información de salud protegida por el gobierno federal, y que requieran entrevistas de seguimiento con los pacientes, lo que dijo que podría ser traumatizante.

Un vistazo a un mundo de dolor

La estadía de dos semanas de Rylie Golgart en el Valley Hospital Medical Center inmediatamente después del tiroteo resultó en más de $400 mil en cargos, mostró una explicación de la carta de beneficios de su aseguradora. Eso incluyó algunos medicamentos y un ultrasonido de mil 500 dólares, más pruebas, pero no los cargos de un anestesiólogo (mil 740 dólares) ni de un cirujano que visitó a Golgart para una consulta pero nunca realizó una operación ($976), entre otros.

Tampoco incluyó la estadía de dos meses de Golgart en el hospital Craig Hospital, un centro de rehabilitación neurológica en las afueras de Denver. Un administrador de casos se ha conectado con las aseguradoras de Golgart y envía facturas directamente al Programa Víctimas de Delitos.

Valley Hospital Medical Center canceló todos los cargos que las aseguradoras de Golgart no cubrieron, eliminando parte del estrés de la familia.

Pero otros sobrevivientes afirman que esperan pagar cuentas médicas crecientes durante años.

Nadine Lusmoeller, de 40 años, recuerda la sangre que le salpicó la cara cuando el extraño que estaba a su lado recibió un balazo en la cabeza, seguida rápidamente por otro que le golpeó el muslo izquierdo como si fuera un bate de béisbol.

Y todavía siente el dolor que dejó la bala: un cosquilleo constante, como la sensación que se siente después de que una extremidad “se duerme” y luego pica a medida que la sangre comienza a circular nuevamente.

“Recibimos facturas médicas de manera regular”, comentó Lusmoeller, quien se ha sometido a tres cirugías, dos por su herida de bala y una por un brazo roto sostenido mientras se arrastraba por debajo del tramo del Route 91 para salir de la línea de fuego. “Mi seguro cubre parte de eso, pero tengo otros pagos”.

No quería compartir exactamente la cantidad de deuda en la que ha incurrido, pero dijo que está en cinco cifras.

Lusmoeller agregó que llamó al University Medical Center para decirles que no podía cumplir con sus pagos.

“Lo que te ofrecen es: ‘Podemos darle un plan de pago’”, señaló. “Eso es lo que estoy haciendo, todavía estoy atascada con esta cantidad que tengo que pagar”.

Atención a través de crowdfunding

Joshua Nowlan, de 37 años, quien usó su cuerpo para proteger a la esposa de un amigo mientras un pistolero descargó balas hace más de seis años en un cine en Aurora, Colorado, dice que algunas víctimas del tiroteo de Las Vegas se acostumbrarán a realizar tales pagos.

Todavía está pagando las facturas médicas de su última cirugía en enero, la amputación de su pierna izquierda lesionada, y las complicaciones que siguieron, incluyendo insuficiencia renal, espolón óseo y un hematoma donde se había cortado la pierna.

“Voy a ver médicos el resto de mi vida siendo un amputado”, argumentó Nowlan, quien estimó que ha acumulado entre $50 mil y $100 mil en gastos médicos de desembolso. “Cuando finalmente pagaba una parte de una factura, me concentraba en otra, así que constantemente tendría que pagar incluso una pequeña cantidad para mostrarles: ‘¡Hey!, todavía te estoy pagando, incluso si no es la cantidad que querías’”.

El padre soltero de dos adolescentes recalcó que su situación financiera sería mucho peor si no fuera por los $80 mil que recaudó a través de dos campañas de GoFundMe.

Hay 44 campañas separadas de GoFundMe conectadas a los tiroteos masivos de Las Vegas, incluido el Fondo de Víctimas de Las Vegas, que recaudó y distribuyó 11.8 mdd. Las otras 43 juntas han recaudado un poco más de 3.3 mdd.

“Estos sitios han ayudado a las personas en extrema necesidad, por ejemplo, en los casos en que los seguros no llegan”, explicó Karrie Karahalios, profesora de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign que estudia el financiamiento colectivo para gastos médicos.

Los gastos son la razón más común por la que las personas lanzan campañas en GoFundMe, que representan aproximadamente un tercio de todo el dinero recaudado en 2017, según una portavoz de la compañía.

“La gente no está siendo atendida”

Pero la bondad de los extraños solo llega tan lejos.

Katie Medley, de 28 años, se está preparando para el día en que el dinero que recibió de un fondo de compensación para las víctimas del tiroteo de Aurora y una campaña de GoFundMe se desvanezca.

Se ha quedado en casa desde el tiroteo para cuidar de su esposo, Caleb, de 29 años, quien fue herido en la cabeza y le extrajeron la mitad del cerebro, así como a sus dos hijos, que tienen 6 y 1 año. Aunque en silla de ruedas, Caleb ahora puede hablar con claridad y comunicarse.

Estar en Medicaid les ayudó a rendir ese dinero (Medley se negó a declarar cuánto recibieron en total) y costear el costoso equipo y las visitas de los médicos que requiere Caleb. Pero un problema de papeleo (Medley no sabía que tenía que llenar un formulario para que se le pagara como cuidadora del fondo de Caleb en lugar de Medicaid) la llevó a su suspensión del programa durante tres años. Ahora está en Medicare, que cubre algunas visitas al médico, pero poco más.

“Las cosas médicas son muy caras”, aseguró Medley. Las recetas corren alrededor de $150 por mes. Un ojo protésico cuesta alrededor de $5 mil, una camioneta para discapacitados costó $60 mil. Cada caja de guantes cuesta $16.

Cuando los fondos se agoten, Medley volverá a trabajar. Ella no está segura de lo que hará ya que tenía 22 años y estaba estudiando cuando ocurrió el tiroteo.

Pese a sus desafíos, Medley añadió que siente por las víctimas del tiroteo de Las Vegas.

“Te garantizo que muchas personas no serán atendidas en Las Vegas”, aseveró Medley. “Estoy segura de que hay mucha gente luchando”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like