Acusan a 3 familiares en estafa de Las Vegas que robó a una abogada 1.5 mdd

Una abogada fue estafada constantemente hasta 1.5 millones de dólares después de que las autoridades mencionaron que respondió a un folleto de “lecturas psíquicas” que encontró en la puerta de su casa de Summerlin.

Ahora tres personas con el mismo apellido, Sherry Marks, de 52 años, David Marks, de 48 y Peaches Marks, de 43, se enfrentan a cargos por delitos graves y la posibilidad de décadas tras las rejas en lo que la policía describió como una estafa elaborada de un mes de duración, que compensó el efectivo, joyas, pasajes aéreos y un par de BMWs de 130 mil dólares.

Se le ha dado a los fiscales hasta principios de junio para presentar una denuncia penal contra Peaches Marks, pero Sherry y David Marks regresarán a la Corte de Justicia de Las Vegas a finales de este mes. Están acusados ​​de conspiración, extorsión y cuatro cargos de obtener dinero con falsos pretextos.

Hace más de un año, Stacey Tokunaga, una abogada quien dirige una firma bajo su propio nombre y se enfoca en la ley de compensación de trabajadores en California y Nevada, llamó al número que encontró en el folleto para una lectura de cartas de tarot, según documentos judiciales. Le dijeron que “sus chakras estaban fuera de balance” y se le cotizaron mil 500 dólares para una “purificación de chakras”.

Para mayo de 2018, perdió cientos de miles de dólares solo en efectivo. Los intentos de La Vegas Review-Journal de llegar a Tokunaga no han tenido éxito.

Después de que Tokunaga aceptó pagar la tarifa para la “purificación”, le dijeron que necesitaba un “cuenco blanco para limpiar sus energías”, según los registros. Ese tazón, junto con un diario para documentar la sesión, le costaría 30 mil dólares, los cuales pagó.

Más tarde, los investigadores encontraron un cuenco y una revista similares a la que le pidieron en Amazon por solo 18 dólares.

Los supuestos psíquicos le ofrecieron a Tokunaga un paño negro, le dijeron que lo colocara sobre un frasco de conservas lleno de agua, lo deslizara debajo de su cama y durmiera por una noche.

Tokunaga se despertó y el agua se había puesto roja. Ella “inmediatamente” llamó al número de los psíquicos y le explicaron que para “arreglar el mal arraigado en su familia”, tendría que “rastrearlo para corregir todos sus problemas”.

Ella accedió a financiar un viaje para David Marks y su novia, identificada en una denuncia penal contra ella como Rita Stevens, a Nueva Orleans. Stevens no ha sido acusada en el caso.

Una abogada de David Marks, Betsy Allen, mencionó que no podía comentar sobre el caso.

‘Mal Karma’

Según un informe policial, cuando David Marks y Stevens regresaron de Nueva Orleans a fines de junio, después de aproximadamente una semana, le dijeron a la víctima: “Tu padre dice que lamenta no haber creído en ti cuando eras niña y se siente muy mal.”

Tokunaga estaba convencida de que necesitaba comprar otro libro de 30 mil dólares para “documentar y registrar su transformación”. Pagó en efectivo, según los registros.

También estaba convencida de que “para despejar realmente este mal karma” tenía que comprar dos sedanes blancos de la Serie 7 de BMW con interior de cuero blanco, según los documentos.

A finales de 2017, Sherry Marks, usando el alias Paula Williams, le dijo a Tokunaga que su “vida estaba en peligro”, e insistió en “pagos en efectivo sin cesar”, recaudando más de 500 mil dólares que Tokunaga sacó de los cofres de su firma y una línea de crédito, según un informe policial.

Sherry Marks exigió la tarjeta de crédito de Tokunaga, que usaba para comprar pasajes aéreos y otros bienes, y siguió pidiendo más dinero. Después de que Tokunaga le notificó que “había llegado a su límite financieramente”, Sherry Marks respondió que “todo este trabajo sería para nada a menos que consiguiera más dinero”, según el informe de la policía.

Tokunaga entregó más de 350 mil dólares en joyas de reliquia, según el informe, antes de escribir cheques para cubrir los costos. Un contador de la firma de Tokunaga descubrió más tarde los fondos faltantes y se acercó a las autoridades.

Un abogado de Sherry Marks, Kenneth Frizzell, también declinó hacer comentarios.

Otra Peaches Marks

Sherry Marks y su hija, Peaches Marks, de 32 años, también enfrentan una docena de cargos de robo y un cargo de fraude en un caso separado. Según la policía de Las Vegas, la pareja persuadió a una mujer que esperaba “por un marido y una vida más feliz” que les pagara más de 180 mil a fines de 2017.

La pareja gastó el dinero en joyas y ropa, mientras que convenció a la mujer de que estaba enferma “y posiblemente podría morir de la enfermedad”, según un informe policial. Cuando la mujer le dijo que ya no podía pagarles, Sherry Marks contestó que “estaría muy enferma, nunca tendría un hijo y quedaría completamente sola”.

En temor por su vida, según el informe, la mujer llamó a la policía.

Mientras que Sherry Marks fue detenida la semana pasada con una fianza de 40 mil dólares, David y Peaches Marks han sido puestos en libertad.

No está claro si la hija de Sherry Marks fue arrestada por cargos relacionados con las acusaciones de 2017, aunque un juez emitió una orden en septiembre.

A principios de este mes, en el tribunal, Peaches Marks, de 43 años, le comentó a la jueza de paz de Las Vegas, Ann Zimmerman, que las autoridades habían detenido a la mujer equivocada.

“No fui yo”, expresó mientras aún estaba bajo custodia. “Es otra Peaches Marks”.

Dado que los fiscales aún no han presentado una denuncia penal contra ella por el robo de la abogada, la jueza la liberó, pero le ordenó que regresara a los tribunales el mes próximo.

“De todos modos no soy esa Peaches Marks”, suplicó. “Es una Peaches diferente”.

Zimmerman bromeó: “Seguramente hay muchas Peaches Marks en el mundo”.

David Fischer, el abogado del acusado, le informó al Review-Journal que no estaba familiarizado con las denuncias que involucraban a la abogada.

La acusada indicó que ella nació en Washington, D.C., y que su sobrina tiene el mismo nombre.

En un listado en línea para Peaches Marks de 43 años, muestra que residió por última vez en Las Vegas en marzo. También vivió en Alabama, Florida, Hawai, Massachusetts, Michigan, Carolina del Norte, Nueva York, Carolina del Sur, Texas, Virginia y las Islas Vírgenes.

“Pero no soy la que están buscando aquí”, insistió ante la jueza. “Es una Peaches diferente”.

Zimmerman le dijo: “Solo asegúrate de regresar a la corte en 30 días porque eres la que arrestaron, ¿de acuerdo?”

“Lo sé”, respondió la mujer.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like