Afirma abogado que Dozier parecía estar de buen humor antes de su muerte

En una de las últimas llamadas telefónicas de Scott Dozier, se acercó a la oficina del abogado de Las Vegas, Tom Ericsson, quien había representado al preso condenado durante los últimos dos años y medio de su vida.

Dozier habló con alguien del personal de Ericsson el viernes y “parecía estar de buen humor”, afirmó el abogado.

“Ciertamente, no hay indicios de que estuviera contemplando algo drástico”, dijo Ericsson al Las Vegas Review-Journal el lunes.

El prisionero de 48 años murió a causa de un aparente suicidio el sábado por la tarde, según el Departamento de Correcciones de Nevada.

Dozier, quien había pasado casi una docena de años en el corredor de la muerte de Nevada, había estado en el centro de un debate sobre el uso de ciertas drogas por parte del estado en la pena de muerte después de presionar para que el estado cumpliera su sentencia.

Funcionarios de la prisión dijeron que a Dozier lo encontraron “colgado de una sábana atada a una salida de aire en su celda en la prisión estatal Ely”.

Dozier fue condenado a muerte por asesinato de primer grado y robo en el asesinato de Jeremiah Miller, de 22 años, fue condenado en Arizona en 2005 por asesinato en segundo grado de Jasen Green, de 26 años.

Ericsson habló directamente con Dozier poco más de una semana antes de su muerte.

El recluso preguntó acerca de la rotación política en curso en el estado y el posible efecto que esos cambios tendrían en la pena de muerte.

Pero Dozier “no indicó que iba a tener que cambiar su curso de acción y hacer algo por su cuenta”, comunicó el abogado.

El gobernador Steve Sisolak, quien asumió cargo el lunes, destacó que se opone a la pena de muerte, excepto en los casos más graves. El nuevo fiscal general, Aaron Ford, comentó que se opone a la pena capital.

Antes de que Ford asumiera el cargo, los abogados de su predecesor, Adam Laxalt, estaban en medio de una batalla legal por la decisión de un juez de bloquear el uso de un sedante en el cóctel de inyección letal del estado.

Una portavoz de Ford escribió en un correo electrónico el lunes que “el nuevo equipo aún no ha tenido la oportunidad de discutir el caso Dozier”.

Ericsson argumentó que había notado una mejora en la condición de Dozier desde fines del año pasado.

“Parecía que le iba mucho mejor de lo que le había ido hace unos meses, cuando estaba en un claro estado de ánimo mental”, señaló Ericsson. “Es por eso que se presentó la demanda federal, y todos estábamos preocupados por él en ese momento”.

El mes pasado, los defensores públicos federales pidieron a un juez que impidiera que la prisión enviara a Dozier a una celda aislada para evaluaciones de salud mental, argumentando que el tratamiento fue cruel e inusual.

Pero los funcionarios de la prisión explicaron que no tenían más remedio que aislar a Dozier después de que él cometiera repetidas amenazas suicidas y pareciera dispuesto a realizarlas.

Dozier no estaba bajo vigilancia suicida en el momento de su muerte, y no está claro cuándo los guardias se pusieron en contacto con él por última vez, pero la portavoz de la prisión, Brooke Santina, detalló que los agentes “constantemente” vigilan a los internos en el corredor de la muerte.

Añadió que no había “ninguna indicación” de que Dozier tuviera intenciones renovadas de hacerse daño.

El alguacil del condado de White Pine tiene la tarea de investigar la muerte de Dozier, según Santina. Los mensajes a la oficina del alguacil del Review-Journal no fueron devueltos el lunes.

Dozier le informó al periódico el mes pasado que un intento de suicidio anterior lo había dejado incapacitado durante semanas.

“No quería tener que recurrir a eso otra vez”, agregó Ericsson.

El lunes, los abogados de Dozier retiraron la moción sobre las condiciones de aislamiento en la prisión.

En los más de dos años desde que escribió una carta a la ahora jubilada juez de distrito Jennifer Togliatti solicitando que cesen sus apelaciones y que se cumpla su condena, Dozier nunca retiró su deseo de muerte, recalcó Ericsson, quien agregó que el recluso estaba en contra del consejo de su abogado.

Ericsson dijo que había hablado con los familiares de Dozier desde su muerte, pero que “no había solicitado o no se le había dado permiso para hablar en su nombre”. Los intentos del Review-Journal para comunicarse con la familia de Dozier el lunes no tuvieron éxito.

Las preguntas sobre la competencia mental de Dozier y la comprensión de su deseo de muerte, en lugar de la prisión, se habían abordado a través del testimonio del tribunal. Ericsson aseveró que era “altamente inteligente”, con un coeficiente intelectual cercano a 135, o en el 1 por ciento más alto de personas en el mundo.

“Todo esto es increíblemente trágico”, puntualizó el abogado. “Scott tenía el potencial de hacer muchísimo bien en este mundo, y creo que su vida terminó muy triste”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like