Alargan sufrimiento de familia hispana

“Mi hijo me mandó una carta el Día de las Madres y en ella escribió que esto era una prueba que Dios nos mandó, pero que el sufrimiento no era para siempre”, comentó esperanzada, Alma González, madre de Óscar Padilla –de 25 años de edad-, un beneficiario de DACA que fue acusado de negligencia infantil y pasaría de tres a ocho años tras las rejas. Esto luego de un juicio, que a su parecer, estuvo plagado de irregularidades.

El miércoles 26 de junio de 2019, la juez Cristina D. Silva aplazó hasta el miércoles 24 de julio la decisión de darle un nuevo juicio al joven, que ahora es representado por la abogada Rochelle Nguyen en el proceso de apelación en su caso.

“Aparentemente el abogado anterior no presentó pruebas –evidencia- que muestran la inocencia de Óscar en el accidente que sufrió su hijastro en el área de juegos de un restaurante de comida rápida. El joven pudiera salir bajo libertad condicional (probation), pero no se efectuó el trámite porque argumentan que al salir sería deportado, lo que carece de fundamento legal, en opinión de la nueva abogada Nguyen”, explicó Alma González al salir de la audiencia efectuada el miércoles 26 de junio de 2019.

La audiencia fue reprogramada porque la abogada argumentó que necesita tiempo para preparar la diligencia, la que obedece al deseo de Óscar Padilla, quien coordinó con Nguyen el siguiente paso a seguir en su caso. “‘¿Qué pasa si salgo y migración va a mi casa para deportarme?’, es el miedo de mi hijo, pero la abogada le explicó que eso no puede suceder porque él está apelando su sentencia”, agregó González.

Durante las audiencias el joven ha recibido mucho apoyo de su familia, conocidos e incluso de la organización Make The Road Nevada, quienes le respaldan en este doloroso trámite legal que lo tiene tras las rejas desde hace meses.

– Versión de los hechos

En abril de 2019, la señora Alma González recibió a El Tiempo en su domicilio particular para exponer su versión de los hechos, en espera de hacer presión para conseguir la libertad de su hijo, ya que ella asegura que es no culpable.

“Hace más de un año y medio vivía con nosotros mi hijo Óscar Padilla y su novia, un miércoles ella llegó del trabajo y me enseñó al niño, quien traía un golpe en la cabeza, dijo que se lo había dejado a la niñera”, relató González e informó que la novia de su hijo –quien ahora tiene 23 años de edad- es madre de una niña de cuatro y un niño de un año de edad, producto de una relación anterior.

De acuerdo con el testimonio de la madre, los hechos se suscitaron en octubre de 2017, el menor presuntamente se cayó en el área de juegos de un conocido restaurante de comida rápida mientras estaba bajo el cuidado de una niñera.

Al ver la lesión del menor, la señora Alma dijo que le sugirió a la joven madre que llevara a su hijo con un médico, pero ella no lo hizo hasta tres días después, ya que posiblemente esperaría a su día de descanso o por temor a ser cuestionada por las autoridades.

“El sábado yo le di el biberón (al menor) en la mañana, pero cuando ellos (Óscar y su novia) se levantaron el niño ya no despertó. Ella lo vio, no lo podía despertar, tomó al niño en los brazos y se fueron al hospital Sunrise, de ahí los trasladaron al UMC. Después de mediodía nosotros fuimos al hospital y ya nos estaba esperando la policía para interrogarnos”, comentó González.

Alma, quien durante la entrevista con este medio de comunicación estuvo acompañada de su esposo Jorge Padilla, agregó que tanto a Óscar como a su novia se les instruyó tomar clases para ser mejores padres, sin embargo, casi un año después del suceso ambos fueron arrestados.

“Entiendo que fue negligencia de ella, pero no era mala mamá, nunca vi que los maltratara”, comentó González y añadió que actualmente el menor se encuentra bien de salud y bajo el cuidado de la familia de la madre, al igual que su hermana.

Alma mencionó que la joven madre se encuentra en arresto domiciliario, mientras que Padilla continúa su proceso legal para demostrar que él no causó la lesión del menor, por tal motivo, se ha negado a declararse como “culpable” ya que confía en su inocencia.

Óscar Padilla y su familia son originarios de Chihuahua, México.

Esta es una historia en desarrollo, El Tiempo dará seguimiento puntual a la resolución de este caso.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like