Alguacil del Condado Clark anuncia arrestos de 10 homicidios vinculados a la pandilla MS-13

Cinco miembros de la pandilla MS-13 fueron arrestados en relación con una serie de asesinatos que dejaron 10 personas muertas en el condado de Clark el año pasado, anunció la policía de Las Vegas el lunes.

Las noticias de los arrestos trajeron alivio a Terry Towery, cuyo nieto: Izaak Paul Towery, de 23 años, fue uno de los 10 asesinados desde marzo de 2017.

“Ahora, mi esposa y yo podemos finalmente dormir por la noche”, expresó el hombre de Michigan de 63 años al Las Vegas Review-Journal el lunes.

Su nieto salió de la casa de un amigo el 9 de febrero para caminar y nunca más lo vieron con vida.

Pasarían semanas antes de que un excursionista encontrara su cuerpo cerca del Monte Charleston en la carretera Kyle Canyon. Al igual que muchos otros, Izaak Towery fue arrojado a un área remota y sufrió lesiones que indicaron una muerte violenta. Al menos seis de ellos fueron secuestrados antes de ser asesinados, aseguró la policía.

Towery murió de múltiples heridas agudas, según el forense del condado de Clark.

El sábado, Cindy Towery le informó al Review-Journal que había pasado las semanas desde la muerte de su nieto preguntándose si alguna vez descubriría quién lo había matado.

“Estamos ansiosos por saber de un arresto”, señaló.

Su respuesta vino dos días después.

Los presuntos asesinos de Towery están detenidos por cargos relacionados con inmigración. El caso ha sido entregado a la oficina del fiscal de los EE. UU., y otros cargos recomendados por la policía incluyen secuestro, agresión con la intención de cometer asesinato y asesinato en primer grado.

MS-13 tiene vínculos con los países de América Central y el sistema penitenciario de California. El teniente John Leon de la unidad de pandillas de la Policía Metropolitana detalló que no es inusual que los miembros de la MS-13 estén en el condado de Clark, porque “las pandillas transnacionales van de ciudad en ciudad”.

Uno de los cinco sospechosos en custodia federal es un menor, informó la policía en la conferencia de prensa del lunes. Tres son de El Salvador, y uno es de Honduras. La Policía Metropolitana no dio a conocer sus nombres.

La Policía identificó originalmente a ocho sospechosos, pero tres fueron liberados y proporcionaron “información vital” para la investigación, dijo el alguacil Joe Lombardo.

Bajo el Radar

Durante nueve meses, la MS-13 funcionó silenciosamente bajo el radar de la Policía Metropolitana, matando a dos en 2017, reportó la policía.

El caso se abrió después de que los detectives relacionaran dos homicidios ocurridos en enero que ocurrieron “en estrecha proximidad con muchas similitudes”, dijo el capitán de homicidios: Robert Plummer.

El 18 de enero, los oficiales del equipo de búsqueda y rescate de la Policía Metropolitana buscaban excursionistas en Frenchman Mountain. En su lugar, encontraron a Carlos Anton Pashaca-Rodríguez de 21 años de edad, un ex miembro de la MS-13. Murió de múltiples heridas de bala en la cabeza y múltiples heridas de arma blanca.

Arquímidez Sandoval-Martínez, quien conoció a Pashaca-Rodríguez, fue entrevistado por detectives de homicidios en relación con su muerte. Pocos días después, informó la policía, Sandoval-Martínez desapareció.

Dos semanas más tarde, el 1 de febrero, su cuerpo apareció en una zona desértica al este de Las Vegas, cerca del Bulevar Lake Mead y la carretera Pabco. Las circunstancias de su muerte reflejaban las de Pashaca-Rodriguez.

“Quiero que el público sepa que esta investigación ha sido una prioridad para esta agencia durante los últimos meses, ya que establecimos conexiones entre las víctimas y sus asesinos”, destacó Lombardo.

La Evidencia Forense Ayuda Al Caso

“A veces un arma no se usa de nuevo durante un largo período de tiempo, por lo que la conexión puede no ser tan obvia”, detalló la portavoz de la Policía Metropolitana: Carla Alston.

En el caso de la policía, la MS-13 no reutilizó la misma arma de los homicidios de 2017 hasta que Earl Ryan, de 26 años, y Rony Pashaca-Fuentes, de 18, murieron. Sus cuerpos fueron encontrados este mes arrojados al Monte Charleston.

La evidencia forense recopilada durante la investigación de sus desapariciones mostró que el arma utilizada en los asesinatos estaba relacionada con la pandilla y los casos de 2017, comentó Plummer.

Los detectives arrestaron a los cinco sospechosos mientras conducían sobre el Bulevar Jones el 2 de marzo.

“Nuestros detectives de homicidios más tarde descubrieron que cuando los sospechosos fueron detenidos, estaban en camino a cometer otro asesinato”, señaló Plummer.

Durante los registros garantizados de la investigación, destacó Plummer, la policía encontró un AR-15, pistolas semiautomáticas y escopetas.

Todas menos una de las 18 armas recuperadas fueron robadas en la jurisdicción de la Policía Metropolitana, mencionó la policía. La otra fue robado en Henderson.

MS-13 Dentro del Condado de Clark

Hay menos de 50 miembros documentados de la MS-13 en el condado de Clark, puntualizó León, el teniente de la unidad de pandillas.

La unidad de pandillas de la Policía Metropolitana continuará apoyando al equipo de homicidios y las investigaciones sobre la MS-13, destacó.

“Los sospechosos involucrados en estos crímenes son extremadamente violentos y asesinaron a sus víctimas tan poco como identificarse con otra pandilla o participar en ventas de narcóticos a nivel de calle”, señaló Lombardo.

El lunes, la policía confió en que el caso está cerrado, todas las víctimas han sido identificadas y todos los “sospechosos involucrados han sido localizados y arrestados”, informó Lombardo.

Entre enero y marzo, la policía trabajó con el FBI, la oficina del abogado de los EE. UU., y las agencias policiales en Los Ángeles y Fresno, California, para construir su caso contra los miembros de la pandilla.

“Esto ha requerido una gran dedicación y trabajo duro por parte de nuestros oficiales de investigación de homicidios y nuestra unidad de pandillas”, mencionó Lombardo.

“Pudieron armar un caso en tres meses, que es un periodo corto de tiempo con una investigación de esta magnitud”.

Un Corazón Amable con Sentido de Humor

Terry Towery relató que pasó muchos veranos cuidando a su nieto.

Cuando era niño, a Izaak Towery le encantaba pescar y jugar bromas. Tenía un gran sentido del humor y era un pillo, describió su abuelo.

“Tenía el pelo largo y rubio y ojos azules, y sabía cómo usar esos ojos”, expresó su abuelo el lunes, riendo. “Incluso las camareras lo amaban cuando lo llevaba a restaurantes”.

En ese recuerdo, Terry Towery se rió un poco más fuerte antes de dejar escapar un largo suspiro.

“Me alegra que el caso esté cerrado”, concluyó.

 

 

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like