94°F
weather icon Clear

Ancianos en asilo, infectados de COVID-19; 7 muertos, 38 infectados

Los primeros signos de COVID-19 registrados por asilos de ancianos fueron sutiles: fiebres bajas y tos.

Para entonces era finales de marzo, y el personal del Centro de Salud y Rehabilitación Horizon en Las Vegas debió haber estado en alerta máxima. Al menos dos de sus residentes ya habían sido hospitalizados y dieron positivo en la prueba de la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, según muestran los correos electrónicos entre los funcionarios de salud pública.

Pero los registros médicos no contenían ninguna evidencia de que se les hubiera tomado la temperatura durante cinco de los seis días siguientes. El 1º de abril, una enfermera notó que un residente tenía los labios morados y le costaba respirar.

El residente, cuyo género y otra información de identificación no se ha hecho pública, murió en un hospital local el 5 de abril. Una prueba reveló que el residente había sido infectado con COVID-19.

Pese a tener síntomas acordes con la enfermedad, Horizon no aisló al paciente de su compañero de habitación. El compañero de cuarto también dio positivo, según un informe de investigación recién publicado de 29 páginas del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Nevada.

Mientras el COVID-19 causa estragos en los asilos de ancianos de todo el país, los investigadores del estado determinaron que las deficiencias en el control de la infección en Horizon ponían a los residentes del hogar en “peligro inmediato” de sufrir lesiones graves, daños o muerte a causa de la pandemia.

La instalación de 138 camas ha sido testigo de uno de los peores brotes en Nevada, donde las muertes relacionadas con el coronavirus en los asilos representan alrededor del 20 por ciento de las más de 390 muertes relacionadas con el virus en el estado. The Heights of Summerlin en Las Vegas ha reportado la mayor cantidad de muertes, 26, en el estado.

Hasta el viernes, la enfermedad había infectado a 38 residentes de Horizon, matando a siete. Otros 37 miembros del personal han contraído la enfermedad, lo que ha llevado a los funcionarios de salud a designar a Horizon como uno de los cuatro asilos de “alto riesgo” en Nevada.

Las deficiencias más alarmantes incluyen que el asilo no siguió las directrices federales para aislar a los pacientes que se sabe o se sospecha que tienen COVID-19 en un ala de cuarentena con personal designado. Los investigadores también corroboraron una queja de que los residentes que habían estado expuestos a la enfermedad fueron trasladados a habitaciones con personas que no habían estado expuestas, según el informe.

“No tardaría mucho en propagarse la enfermedad”, comentó Christopher Cochran, un profesor de la UNLV que preside el departamento de administración y política de atención médica. “Sólo hace falta una persona que no se adhiera a las directrices y que interactúe con estos pacientes”.

El administrador interino de Horizon, Brett Passon, y el director de enfermería, Mark Dinardo, no respondieron a los múltiples correos electrónicos solicitando comentarios para este reportaje.

Pero de acuerdo con el informe de investigación del estado, los funcionarios de Horizon no admitieron la exactitud de los hallazgos de los investigadores y afirmaron que las supuestas deficiencias “no ponen en peligro, individual y colectivamente, la salud y la seguridad de los pacientes”.

Líderes de Horizon le informaron a los investigadores que las directrices federales estaban cambiando tan a menudo que no estaba claro qué debieron estar haciendo en la instalación, según el informe.

Esas explicaciones se quedaron cortas para Marilyn Clark, cuyos padres residen en Horizon. Ambos dieron positivo para COVID-19 a mediados de abril, pero la familia de Clark no se enteró de que la enfermedad se había infiltrado en el asilo hasta que su hermana leyó sobre el brote en un artículo de prensa.

“Administración, ¿dónde están en esta instalación?” Clark preguntó. “¿Qué están haciendo?”

Clark dijo que sus padres estuvieron asintomáticos durante toda la enfermedad, pero fueron colocados en habitaciones separadas después de que los investigadores del estado entraran en la instalación. Desde entonces ya están juntos de nuevo.

La investigación comenzó en abril

Los investigadores del Estado llegaron a Horizonte a principios de abril y comenzaron inmediatamente a identificar problemas, según el informe.

Armaron su investigación mediante inspecciones in situ, registros médicos de los residentes y entrevistas con 13 miembros del personal, incluyendo el administrador de la instalación, el director de enfermería y la enfermera de control de infecciones.

Encontraron cinco casos en los que el compañero de habitación de un residente había dado positivo en la prueba de COVID-19 pero el residente no fue trasladado a otra habitación o unidad para ser puesto en cuarentena.

“Esa es una acusación bastante seria”, recalcó Cochran.

En otra violación de los protocolos de control de infecciones, los registros médicos indicaban que un residente que mostraba síntomas de COVID-19 estaba “dando vueltas” por la residencia de ancianos, según el informe.

Los funcionarios de Horizon mencionaron que no crearon un área de cuarentena porque el traslado de los pacientes crearía “un mayor riesgo de propagación del virus”, según el informe. También dijeron que había demasiados empleados enfermos como para designar a parte del personal restante para que sólo traten a los pacientes en un ala de cuarentena.

Los investigadores descubrieron que el personal de Horizon también luchaba por obtener el equipo de protección personal necesario para realizar sus tareas.

El 5 de abril, un miembro del personal examinó a un paciente sospechoso de tener COVID-19 desde la puerta de su habitación “porque no había equipo de protección personal disponible”, según los registros de Horizon revisados por los investigadores.

Los investigadores descubrieron más tarde que algunos de los miembros del personal médico de Horizon no estaban capacitados para usar correctamente cubrebocas N95 ajustados mientras trataban a los pacientes de COVID-19.

Muchos trabajadores le reportaron a los investigadores que no sabían que habían violado los protocolos de control de infecciones, según el informe.

Esas violaciones incluían el hecho de que un miembro del personal no desinfectara una máquina de signos vitales entre los pacientes tratados.

En otra ocasión, un trabajador que limpiaba una habitación de “aislamiento por contacto” tocó su cubrebocas con guantes contaminados y salió cuatro veces a buscar suministros de un carro de limpieza sin lavarse las manos.

Los investigadores también descubrieron una bolsa de peligro biológico adherida a la barandilla de una cama ocupada por un paciente.

Medidas correctivas

Los funcionarios de salud del Estado han ordenado a Horizonte que tome una serie de medidas correctivas.

El asilo de ancianos estableció un ala de cuarentena el 10 de abril. El personal está recibiendo nueva capacitación sobre el uso adecuado del equipo de protección, la limpieza del equipo médico y el lavado de manos. También se están revisando las prácticas de control de infecciones.

Horizon tendrá que monitorear a sus empleados para asegurarse de que cumplan con las normas y reportar cualquier deficiencia a un comité estatal de garantía de calidad cada mes durante los próximos tres meses.

Durante su última inspección sanitaria en diciembre de 2019, Horizon recibió 17 citaciones sanitarias; el promedio estatal fue de unas 13. Su calificación en la inspección de salud es “promedio”, según la herramienta de comparación de hogares de ancianos de Medicare.gov.

Clark, cuyos padres se infectaron de COVID-19 en Horizon, mencionó que las exigencias del estado a la instalación sólo mejorarán la situación si los vigilantes siguen presionando a los asilos.

“¿Cuándo volverán a entrar y se asegurarán de que los hallazgos se cumplan realmente?”, preguntó. “Estos lugares albergan a todos nuestros ancianos, nuestras abuelas, nuestros abuelos. Alguien tiene que hacer el seguimiento y asegurarse de que las instalaciones se mantengan seguras, incluso después del COVID”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Cierra sus puertas el ISO-Q

El Complejo de Aislamiento y Cuarentena del Condado Clark / Ayuntamiento de Las Vegas (ISO-Q) localizado en el estacionamiento del Cashman Center cerró formalmente sus puertas.

 
Principales demócratas del Condado Clark renuncian a medida que progresistas ganan terreno

Varios líderes clave dentro del Partido Demócrata del Condado Clark, incluida la presidenta Donna West y un puñado de jefes de juntas y comités ejecutivos, han renunciado, ya que el liderazgo progresista tanto dentro del condado como del estado ha aumentado en los últimos meses.

El proyecto de ley de gastos de la Cámara de Representantes prohibe pruebas de armas nucleares

Un proyecto de ley de gastos de la Cámara de Representantes para el Departamento de Energía incluye un lenguaje legislativo introducido en el proyecto por la representante Dina Titus que evitaría que la administración de Trump reanudara las pruebas de armas nucleares en Nevada.

Grandes recortes y posibles aumentos de impuestos previstos

El Gobernador Steve Sisolak no descartará posibles aumentos de impuestos durante una sesión legislativa especial como forma de abordar un agujero presupuestario que se proyecta que exceda los 1.2 mmdd.

Precios de casas en Las Vegas establecen récord en junio

El precio promedio de venta de casas unifamiliares de propiedad previa alcanzó un récord de 325 mil dólares el mes pasado, un 3.2 por ciento más que en mayo y un 6.9 por ciento a partir de junio de 2019.

Obtienen negocios de Nevada cerca de 6 mmdd en préstamos federales

Más de 42 mil empresas de Nevada recibieron préstamos para pequeñas empresas relacionadas con la pandemia que oscilaban entre unos pocos dólares y hasta 10 millones de dólares.

Impacta el COVID-19 a detenidos

La cifra de contagio entre la población carcelaria va en aumento. Un ciudadano que espera su audiencia ante las autoridades de migración, detenido en el Centro de Detenciones del Sur de Nevada, comúnmente conocida, como la “cárcel de migración de Pahrump”, localizada en el condado Nye, compartió la incertidumbre que enfrenta cada día en su insolación.