87°F
weather icon Partly Cloudy

Aprueba la Junta Escolar del Condado de Clark un nuevo contrato para maestros

La Junta Escolar del Condado de Clark aprobó un nuevo contrato de dos años para maestros el jueves por la noche, terminando oficialmente una batalla de un mes por salarios más altos que traía continuas amenazas de huelga del sindicato de maestros.

El contrato del ciclo escolar 2019-2021 para casi 19 mil maestros incluye un aumento salarial del tres por ciento, aumentos en la tabla de columnas para cada uno de los dos años y un aumento del cuatro por ciento en las contribuciones mensuales de atención médica. La votación fue de 6 a 0, con una ausencia.

Los maestros también ganaron un punto clave de discusión en las negociaciones del contrato: aumentos para los educadores que completaron suficientes actividades de desarrollo profesional para avanzar una columna en la tabla de salarios, lo que equivale a un aumento salarial anual de más de cinco mil dólares.

El distrito, que se mantuvo firme durante meses e incluso alertó a la comunidad de sus planes de mantener abiertas las escuelas durante una posible huelga, anunció que encontró suficiente dinero para cubrir los avances de la columna, previamente estimados entre 11 millones y 15 millones de dólares, el mes pasado.

El distrito enumeró tres áreas principales de las que podría obtener fondos: ganancias de intereses de las inversiones en efectivo del distrito, puestos congelados en la oficina central y fondos federales y estatales que pagarán los artículos que el distrito financió previamente a través de su presupuesto general.

Los fideicomisarios también aprobaron un contrato de dos años para el pequeño grupo de administradores policiales que refleja el acuerdo de los maestros con el aumento del tres por ciento, un aumento del cuatro por ciento en las contribuciones mensuales de atención médica cada año y aumentos escalonados para cada año.

Ese contrato cuesta aproximadamente 1.4 millones de dólares cada año.

Los fideicomisarios también se retrasaron en la aprobación de un acuerdo de “escuelas abiertas, puertas abiertas” en el que han estado trabajando con el Condado de Clark para permitir el acceso de la comunidad a la propiedad escolar al aire libre.

Varios fideicomisarios expresaron su preocupación por el acuerdo, cuestionaron quién podría reparar los daños y cuánto tiempo les tomaría a los empleados reparar, también se preguntaron sobre el desgaste general de la propiedad escolar.

En un mundo perfecto, agregó la Fideicomisaria Deanna Wright, el condado y la ciudad trabajarían con el distrito para proporcionar fondos para que los parques infantiles no se desmoronen o los campos de fútbol estén en buenas condiciones.

“Pero no vivimos en ese mundo”, señaló. “En el mundo en que vivimos, el Distrito Escolar debe pagar por todo; todo es nuestra responsabilidad”.

La síndica Danielle Ford también comentó que le encantaría que hubiera suficientes fondos para el mantenimiento y para implementar cámaras de seguridad en función monitorear la actividad en los terrenos de la escuela, pero destacó que el distrito aún no puede llegar a ese punto.

“El mejor escenario para este acuerdo es el desgaste normal y eso todavía tiene un costo asociado”, concluyó.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.