Arresta la policía de Las Vegas a mujer equivocada en un caso de asesinato

Keyherra Green sostuvo que no tenía nada que ver con la muerte de la que fue acusada. Ella solo estaba esperando que alguien escuchara.

La policía de Las Vegas arrestó a Green, que entonces tenía 29 años, en relación con la muerte de Ghasem Aliaskari, de 73 años, cuyo cuerpo en descomposición fue hallado el 8 de marzo envuelto en una manta y con bolsas de basura dentro de un armario, según documentos de arresto.

Pero el martes, el teniente de homicidios del Departamento de la Policía Metropolitana (LVMPD), Ray Spencer, confirmó que su arresto en mayo fue por un crimen que no cometió. La policía fue notificada el 6 de junio de que ella no solo era la sospechosa equivocada, sino que era la “Keyherra” Green equivocada.

“Creo que sintió que tenía que gritar desde los tejados”, dijo su defensora pública, Patricia Palm.

La policía arrestó a una mujer llamada Keara Green, de 30 años, a quien Spencer afirmó que tenía un nombre parecido y fecha de nacimiento similares a las de la mujer previamente arrestada. Keara Green, identificada en los registros de la cárcel como Keran Green, fue contratada en el Centro de Detención del Condado de Clark el 7 de agosto. El caso contra Green original fue despedido dos días después.

Spencer mencionó que nunca había visto nada comparable en su carrera policial.

“Es una situación extremadamente única”, agregó Spencer.

El 27 de mayo, la policía detuvo a Keyherra Green, fue fichada por un cargo de asesinato en el centro de detención del Condado de Clark después de que fue extraditada de su casa en Los Ángeles.

Ella permaneció encarcelada hasta el 7 de junio, cuando la fiscalía del Condado de Clark facilitó su liberación, dijo Palm.

El fiscal de distrito, Steve Wolfson, no quiso hacer ningún comentario sobre la historia y declaró que no estaba familiarizado con los hechos del caso.

Keyherra Green también rechazó una entrevista a través de su abogado.

Las dos Greens comparten cumpleaños similares -ambas cumplieron 30 dentro de los cinco días de diferencia- y nombres similares, ya que la policía determinó que Keyherra Green también era conocida como Kearra Green, informó Spencer. La policía también determinó que la primera mujer que arrestaron fue acusada de allanamiento previo en el área de la residencia de Aliaskari, dijo.

La policía identificó a Keyherra Green como sospechosa, en parte, mostrando una fotografía anterior de ella a tres personas, quienes la identificaron como la mujer a la que la policía perseguía, dijo Spencer. Esa foto tenía “un parecido sorprendente” con la mujer recién arrestada.

Pero la nueva foto policial tomada de Keyherra Green después de su arresto en mayo parece diferente a la foto que la policía había mostrado a los tres, así como a la sospechosa que la policía arrestó más tarde, afirmó Spencer.

El abogado de Keyherra Green descartó la idea de que se parecieran.

¿Otra diferencia clave entre las dos? Un espacio entre los dientes de Keara Green que no está presente en los de Keyherra Green.

“Sé que estamos seguros de que tenemos a la persona adecuada”, aseguró Spencer.

Investigación exhaustiva

En la primera audiencia en la corte de Keyherra Green con Palm, Green mencionó en repetidas ocasiones que no mató a nadie y que no conocía a ninguna de las personas involucradas en su caso judicial, declaró Palm.

A Palm se le asignó el caso de Keyherra Green el 31 de mayo, según los registros judiciales.

La abogada dijo que ella y la oficina del defensor público se conmovieron por la constante insistencia de Green de seguir investigando. Palm y un investigador se reunieron con Keyherra Green en la cárcel, y los representantes de la oficina revisaron pruebas, citaron fotos de la escena del crimen y otra información de identificación para descubrir que las autoridades habían acusado a la mujer equivocada.

Resultó que la evidencia estaba de acuerdo con ella. “No fue difícil documentar que se trataba de otra persona”, determinó Palm.

Las fotos de la escena del crimen implicaron a la otra sospechosa de asesinato de la policía, Keara Green, y no a su cliente, puntualizó Palm. Esas fotos capturaron los registros de empleo de la mujer recientemente arrestada, el certificado de nacimiento de su hija y otra información de identificación que exoneraría a Keyherra Green, dijo ella. La cliente de Palm no tiene hijos.

La oficina del defensor público trabajó para armar un caso que la apoyaba y convenció a la oficina del fiscal del distrito de facilitar su liberación el 7 de junio, a la espera de los resultados de las pruebas de ADN antes de que el caso fuera desestimado.

El 7 de agosto, la policía entrevistó a Keara Green, quien reportó a los agentes que usó una camisa para estrangular al hombre de 73 años hasta que se cayó, “golpeando la bañera y finalmente muriendo”, según el informe de su arresto. También admitió haber comprado “ácido de piscina” para tratar de disolver el cuerpo, según el informe. Ella fue encarcelada, y el caso contra la primer Green fue abandonado.

“Una vez que obtuvimos la confirmación de la Keara correcta, fue entonces cuando se realizó el arresto”, manifestó Spencer.

Palm elogió el trabajo de la oficina del defensor público al identificar rápidamente la evidencia de exoneración y la oficina del fiscal del distrito para ayudar con su liberación. Pero expresó su frustración de que su cliente fuera arrestada en primer lugar.

“Si hubiéramos podido hacerlo en una semana, podría haberse hecho antes de que fuera arrestada”, expresó Palm.

‘Todo el mundo solo quería llevarla a su casa de forma segura’

Los registros de envío de un cheque de bienestar del 23 de enero en la residencia de Aliaskari, una casa móvil en 3001 Cabana Drive, cerca de South Nellis Boulevard, mostraron que Keara Green abrió la puerta y entregó a los oficiales una licencia de conducir de Texas con un nombre e información de identificación diferente a la de su cliente, relató Palm.

Ella le explicó a los oficiales que Aliaskari se había ido a Arizona y que no regresaría hasta principios de febrero, según el informe de su arresto.

La policía fue convocada el 8 de marzo a la casa móvil después de que un investigador privado, contratado por la familia de Aliaskari, oliera un olor fétido proveniente del interior, según el informe. La policía descubrió el cuerpo de Aliaskari adentro.

LVMPD identificó a Keyherra Green como sospechosa, y se emitió una orden de arresto el 14 de marzo.

Fue encontrada en la casa de Los Ángeles donde vivía con sus abuelos. La familia se despertó con los oficiales ordenándoles salir de la casa temprano en la mañana, dijo Palm.

Las autoridades la arrestaron y los detectives de LVMPD viajaron para entrevistarla en el sur de California. Los detectives le mostraron a Keyherra Green una foto que ella insistió que no era suya, anunció Palm.

La Green equivocadamente acusada fue llevada a Las Vegas sin dinero ni teléfono, afirmó Palm. Después de su liberación, los miembros de la oficina Álvaro Sotelo y Glenn Wilson condujeron a Green de vuelta a su casa en Los Ángeles. La defensora pública JoNell Thomas le trajo un par de zapatos antes de irse, comentó Palm.

“Todo el mundo solo quería llevarla a su casa de manera segura”, dijo.

Palm describió que el caso le servirá de recordatorio para mantener la mente abierta cuando defiende a un cliente, también determinó que la mujer injustamente acusada se sintió aliviada y agradecida de que se retiraran los cargos contra ella.

“Pero está conmocionada, y probablemente va a estar así por un tiempo”, concluyó Palm.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like