Ataque con cuchillo por nachos en restaurante de Las Vegas todavía atormenta a familia

Ha pasado un año desde que Marcos Mendiola fue apuñalado 14 veces por una orden de nachos en un Roberto’s Taco Shop, pero su familia asegura que la pesadilla persiste.

“Ha sido difícil para todos nosotros verlo pasar por todo esto”, señaló la hermana de Mendiola, Christina Harold-Gómez.

Mendiola, padre de seis hijos, trabajaba como cocinero en Roberto’s en Rainbow Boulevard y Vegas Drive en junio pasado cuando dos hombres y una mujer entraron a la tienda y pidieron pollo y carne asada en su pedido de nacho. Cuando un cajero le dijo al grupo que la política de la compañía solo permitía una carne, el grupo se enojó y comenzó una pelea con los empleados.

Mendiola se involucró cuando los enfurecidos clientes se abrieron paso hacia la cocina. La policía reportó que uno de los hombres golpeó a Mendiola mientras que el otro lo apuñaló por la espalda.

Mendiola fue apuñalado repetidas veces, y dos de sus compañeros fueron acuchillados. Mendiola fue diagnosticado con trastorno de estrés postraumático y todavía tiene problemas para hablar sobre el ataque, afirmó su hermana. Se negó a hablar con el Las Vegas Review-Journal para esta historia.

El sospechoso de apuñalamiento, Elbrixsth Arroyo, todavía está prófugo. La policía de Las Vegas emitió una orden de arresto en septiembre, de acuerdo con los registros judiciales. Él enfrenta tres cargos de asalto.

Blanca Escoco, gerente de operaciones corporativas de Roberto’s, dijo que la compañía tiene una relación cercana con el Departamento de Policía Metropolitana y ha estado trabajando con oficiales para tratar de atrapar al atacante de Mendiola.

También dijo que la compañía da pautas a los propietarios de franquicias para capacitar a los empleados sobre cómo actuar durante los robos y las confrontaciones con los clientes.

“Principalmente se trata de cómo reducir las situaciones antes de que se vuelvan violentas”, destacó Escoco. “Pero eso no siempre es posible”.

Ella agregó que Roberto’s es a menudo blanco de robos nocturnos porque las tiendas están abiertas las 24 horas y los empleados están capacitados para poner su seguridad primero y no para defenderse.

“Pero a veces lo hacen, y desalentamos eso”, explicó. “En esa situación, es solo su adrenalina tomando efecto”.

Mendiola, de 40 años, recientemente regresó al trabajo, pero su familia no dirá dónde, por temor a represalias del hombre que lo apuñaló.

El otro hombre y mujer en el ataque no enfrentan cargos.

La compensación legal por accidentes de trabajo cubrió las facturas de hospitalización y terapia de Mendiola, pero la familia no puede relajarse hasta que se encuentre al criminal, detalló Harold-Gómez.

“Ha sido muy difícil para nosotros porque sabemos que todavía están aquí viviendo sus vidas como si nada hubiera sucedido, mientras que mi hermano está aquí lleno de cicatrices en todo su cuerpo”, argumentó.

La familia de Mendiola comentó que la última actualización que recibieron de la policía fue en abril, cuando un detective le comentó a Harold-Gómez que era “un juego de espera”. Ella puntualizó que la policía no permitió que la familia viera las imágenes de vigilancia del ataque.

“Lo principal que queremos es que la Policía Metropolitana haga su trabajo y haga un arresto”, destacó Harold-Gomez. “Pero hasta el día de hoy, no hemos tenido suerte”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like