Buscan a promotor de impresión de armas en 3D

Cody Wilson, un residente de Austin, Texas, que atrajo la atención nacional por su iniciativa de distribuir a través de Internet planos para fabricar pistolas impresas en 3D, fue acusado de abuso sexual a una menor, confirmaron las autoridades.

El subjefe de la policía de Austin, Troy Gay, confirmó que la menor tenía 16 años. Wilson no está bajo custodia y su última ubicación conocida es Taipéi, Taiwán.

La adolescente contó su historia a un consejero escolar el pasado el 22 de agosto y el consejero llamó al Departamento de Policía de Austin.

Una declaración jurada sostiene que Wilson, de 30 años, tuvo relaciones sexuales con la adolescente el pasado 15 de agosto en el hotel Archer en Austin y le pagó 500 dólares.

La menor le dijo a las autoridades que había creado una cuenta en el sitio “SugarDaddyMeet.com” y comenzó a hablar con un hombre que usaba el nombre de pantalla “Sanjuro”, decía la declaración jurada.

Los dos intercambiaron números de teléfonos celulares y comenzaron a enviar mensajes de texto e intercambiar fotos explícitas, dijo la declaración jurada.

“Sanjuro” finalmente se identificó con la niña como “Cody Wilson” y le dijo que era “alguien muy popular”, según la declaración jurada. La policía comparó la foto de licencia de conducir de Wilson con la imagen de perfil de “Sanjuro” y encontró una coincidencia.

Las autoridades informaron que Wilson dejó los Estados Unidos antes de que la policía pudiera entrevistarlo y luego él aparentemente perdió su programado vuelo de regreso al país.

Las autoridades están trabajando con agencias policiales nacionales e internacionales para detenerlo.

Gay dijo que Wilson había sido informado por un amigo de la víctima antes de abandonar el país de que la víctima había hablado con la policía. El asalto sexual es un delito grave de segundo grado que conlleva una sentencia máxima de 20 años en prisión y una multa de hasta 10 mil dólares.

Wilson es el fundador y director de Defense Distributed, una organización sin fines de lucro dedicada a difundir a través de la internet diseños de armas para que cualquier persona que tenga una impresora 3D pueda fabricarlas.

Esto permitirá fabricar y poseer armas sin que exista una verificación de antecedentes y sin que las armas tengan impreso el número de serie o identificación por lo que no podrán ser rastreadas. Las armas, al ser fabricadas con plástico, tampoco podrá ser descubiertas por los detectores de metal.

Procuradores generales de 19 entidades entablaron una demanda para tratar de impedir la difusión de los diseños, argumentando que las pistolas impresas en 3D son peligrosas porque son difíciles de detectar.

Un juez federal le impidió a Wilson publicar los planos en línea. Wilson anunció más tarde que, en lugar de publicar los planos en línea, los enviará por correo a los clientes que paguen de uno a 15 dólares por ellos.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like