CCSD enfrenta demanda de abuso físico

Durante cuatro años, Elizabeth Moore no lograba obtener una explicación del personal de la escuela Variety sobre los moretones en el cuerpo de su hijo así como también las cortadas en su rostro.

“Nosotros no sabíamos que hacer. El se bajaba del bus escolar así”, dijo la ginecóloga y madre de Dennis Moore, quien es autista y mudo.

Su frustración con la falta de respuestas la llevó a presentar una demanda contra el Distrito Escolar del Condado Clark en el año 2012.

Mientras sus abogados construían el caso, un testigo declaró que cuando Dennis tenía 9 años de edad, fue pateado en el pecho por su maestra de educación especial, que le ocasionó que estrellara su cabeza contra una pared de concreto.

Ahora Dennis, con 13 años de edad aún tiene una cicatriz en la parte posterior de la cabeza debido al impacto con una toma eléctrica en la pared de concreto. Un escáner cerebral mostró evidencia de daño cerebral permanente.

Y eso fue parte del peor abuso que sufrió Dennis durante los tres años que asistió a Variety, una escuela para estudiantes con necesidades especiales, dijo Moore. Ella se basó en los archivos de la escuela y el testimonio de la demanda para proporcionar las respuestas que su hijo mudo no podía dar.

El Distrito Escolar se apresuró en ofrecer un acuerdo durante el proceso. Una portavoz del distrito se negó a comentar sobre el caso.

“La evidencia era lo suficientemente condenatoria”, dijo Moore sobre la evidencia en el juicio. Ella mencionó los testimonios de una asistente de la profesora que fue testigo del abuso Dennis, así como también un oficial de policía de la escuela que investigó las acusaciones.

Moore quería seguir investigando e ir a juicio. Sus abogados estaban dispuestos a cuestionar a una docena de personas bajo juramento, entre ellos la ex profesora del niño, Lisa Smith.

“Nunca sabré lo que pasó con mi hijo”, dijo Moore. “Nunca lo sabré.”

Aunque los $205,000 dólares que se propuso como acuerdo es menos de lo que a Moore le hubiera gustado, esa cantidad era casi lo mismo que la familia hubiera obtenido de haber ido a juicio. La cantidad máxima legal en Nevada sobre reclamos de responsabilidad civil contra entidades gubernamentales como el distrito escolar, es de $100,000 por persona, sin importar el número de incidentes, como este caso, que abarca numerosos eventos entre los años 2009 a 2011. La cantidad en el acuerdo por parte del Distrito Escolar es de $100,000 para cada demandante, madre e hijo, con $5.000 para gastos legales.

Pero Moore está lejos de estar satisfecha. “Quería saber qué le pasó a mi hijo”, dijo ella. “La parte triste es que nunca vamos sabremos lo que pasó realmente”.

La ex profesora de su hijo, Smith, fue contratada por el distrito como maestra de educación especial en 1987, pero renunció en 2012, según la portavoz del distrito Melinda Malone. Ella se negó a comentar sobre la demanda.

La evidencia demostraba que Smith era dos veces el tamaño del niño y sugirió también que ella se sentaba sobre él. Ella lo mantenía restringido a pesar de que las leyes estatales y reglamentos escolares prohíben el castigo corporal y lo tomó por el lóbulo de la oreja, de acuerdo con la demanda.

Mucho antes de la demanda, Moore sacó a su hijo de la escuela Variety, debido a sus preocupaciones sobre su seguridad. Ella contrató enfermeras para cuidar de él durante el día, pero se había vuelto cada vez más violento, dijo Moore. Ninguna enfermera quería cuidar de él, por lo que la doctora educada en la Universidad Johns Hopkins cerró su práctica de 10 años para hacerse cargo de Dennis, se declaró en quiebra y se mudó a Boston a finales del 2011 con cientos de miles de dólares en deuda.

“Todo mi negocio se vaporizó”, dijo Moore.

Y la cantidad máxima que el distrito puede pagar por demandante es $100,000 dólares.

“Siento que el distrito tenía más derechos que mi propio hijo”, dijo Moore. “La ley de daños está recompensando el mal comportamiento. Es una pesadilla, una verdadera pesadilla”

Un acuerdo de $100,000 dólares es nada comparado con el presupuesto anual de $2 mil millones de dólares con los que el distrito escolar cuenta, dijo Moore.

Su hijo ha mejorado mucho desde que se mudaron a Boston en donde viven los padres de Moore. Ahora Dennis asiste a una nueva escuela y recalca que mientras asistía a la escuela Variety él estaba en una silla de ruedas y sin poder hablar. Ahora a sus 13 años de edad ya ha aprendido a correr, ha competido en un maratón 2k en Boston y se puede comunicar por medio de un iPad.

La nueva escuela de Dennis logró que dejara la silla de ruedas. Moore afirma que de haber habido cámaras de video en el salón de clases de Dennis, como lo había en otros salones de la escuela Variety, se hubiera detectado el abuso más temprano. Cómo es posible que alguien pueda golpear a un niño que no puede hablar es algo increíble para mí”, concluyó.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like