Cierre del festival RiSE por clima deja una tormenta de mala voluntad

La cancelación relacionada con el clima del lanzamiento de miles de linternas voladoras el sábado en el festival RiSE dejó una tormenta de mala voluntad entre los clientes que pagaron, a quienes no se les ofrecieron reembolsos completos.

El viernes, las linternas se enviaron según lo previsto sobre el lecho seco del lago en Jean, a unas 28 millas al suroeste de Las Vegas. Los asistentes escribieron mensajes de inspiración, recuerdo y buena voluntad en las linternas, que se lanzaron al cielo nocturno como brillantes símbolos de curación y esperanza.

El sábado, sin embargo, los organizadores anunciaron aproximadamente media hora antes del lanzamiento previsto de las linternas a las 8:15 p.m. que tuvieron que cancelar debido a los rayos y la lluvia que se movían en el zona.

Un estimado de 26 mil personas pagaron hasta $129 cada uno para asistir a cualquiera de los dos días del festival, muchos de ellos de lugares distantes. Acudieron a las redes sociales para compartir su infelicidad.

“Trastornado, decepcionado, mojado, sucio, #risefestival fue un completo desastre. Los organizadores manejaron todo mal durante la tormenta”, publicó un usuario en Twitter.

El domingo, los organizadores de RiSE publicaron en Instagram y Facebook que ofrecerían a los clientes que no compraron un 40% de descuento en sus boletos para el evento del próximo año.

“Al final, junto con las autoridades locales, nos vimos obligados a tomar una decisión difícil. Pero su seguridad es nuestra principal prioridad y simplemente no podemos arriesgar el bienestar de miles de personas”, indicó la publicación, en parte.

Regreso pesado

Los principales problemas de transporte al final del RiSE inaugural en 2014 dejaron a cientos de personas atrapadas en la oscuridad durante casi cuatro horas mientras esperaban que los autobuses los llevaran a sus vehículos, estacionados a 11 millas de distancia, en el casino Gold Strike.

Ese caos fue una de las razones por las que los funcionarios de la Oficina de Administración de Tierras (BLM) rechazaron la solicitud de RiSE para un permiso especial de recreación en 2015, dijo Steve Leslie, planificador de recreación al aire libre para la BLM en Las Vegas. En su lugar, el festival se llevó a cabo en 2015-17 en la Reserva India del río Moapa, a unas 35 millas al noreste de Las Vegas y fuera de la jurisdicción federal.

A las 3:04 p.m. del sábado, los organizadores de RiSE enviaron un correo electrónico a los asistentes indicando que tenían “profesionales monitoreando el clima” en el sitio y que “si el pronóstico cambia, podríamos ajustar el tiempo de liberación sincronizado y podríamos lanzar linternas tan pronto como las 7 p.m.”

Eso no sucedió, por razones que no están claras. El cofundador de RiSE, Dan Hill, no respondió a las llamadas del Review-Journal el lunes en busca de comentarios.

La residente de Pahrump, Dorothy Van Zuilen, quien llevó a su nieta de 9 años al evento, dijo que tratar de cumplir con el calendario de lanzamiento original fue un gran error.

“Si lo hubieran hecho a las 7 p.m…podría haber sido perfecto”, expresó. “Pero no anunciaron nada hasta las 7:45…Pasamos de escribir mensajes y prepararnos para instalar la linterna, a ‘Tenemos que tirarla y salir’”.

Van Zuilen, de 47 años, comentó que eligió el sábado para asistir porque era el cumpleaños número 20 de su hijo fallecido.

Su hijo, Noah, murió hace dos años de un defecto cardíaco congénito no detectado. Ella afirmó que escribió una nota para él en la linterna, así como mensajes a otros seres queridos que ha perdido inesperadamente con los años.

“Cuando estás poniendo tus esperanzas, sueños y mensajes en tus linternas, ¿darte la vuelta y destruirlos?”, criticó.

Oceana Sánchez, de 31 años, quien trajo a sus dos hijas pequeñas desde San Diego, mencionó que su fin de semana en el festival y en Las Vegas le costó alrededor de mil dólares.

Sánchez agregó que había asistido hace dos años después de dejar una relación abusiva.

“Eso literalmente me salvó la vida, me levantó y me dio algo qué esperar y soltar mi dolor; llevé a mis hijas para que pudieran tener el mismo proceso de curación que yo tuve”, destacó.

Su hija Isabella, de 7 años, le escribió una carta a su papá, a quien ella no ha visto en unos pocos meses, en su linterna.

En medio de la lluvia y el caos, dijo Sánchez, le tomó 45 minutos encontrar su auto y más de dos horas para salir del estacionamiento.

“La liberación de las linternas es el momento que necesitamos para sanar”, afirmó. “En cambio, perdimos nuestro dinero y nuestros recuerdos”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like