Ciudadano une policía con la comunidad

Se realizó la sexta edición del “Torneo infantil de baloncesto 3 contra 3”, en el que los distintos cuerpos policiacos de Las Vegas con todas sus comandancias, además de las de Henderson y North Las Vegas, fueron los entrenadores y árbitros de los encuentros del “deporte ráfaga”, mismo que utilizó las duelas del Centro de Recreación y Bienestar de Estudiantes de UNLV para su realización.

Las familias llegaron a las instalaciones de la universidad e inscribieron a sus hijos dependiendo en que zona de la ciudad viven, se les entregó su respectivo uniforme para integrarse al equipo en el que un policía era su entrenador, los partidos fueron recreativos ya que a todos los niños al final se les entregó una medalla por su participación.

El fundador y director del torneo, no es oficial de policía o profesor en UNLV, es un civil llamado Walt Walters, él cansado de escuchar el comentario, “todos los oficiales de policías son malos”, propuso al Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas, la idea de realizar un torneo de baloncesto para que la comunidad pudiera convivir con los uniformados.

“Son personas como cualquier otra (policías), no niego que efectivamente hay elementos malos, como en todo, pero no se puede generalizar, ellos arriesgan sus vidas cada día para protegernos, para el primer torneo fueron una docena, hoy hay 800 niños y cuando ellos vayan a jugar a un parque van a portar el uniforme que les regalamos”, dijo Walter.

Cada camiseta tiene el nombre del vecindario del sector policiaco, “es una forma de decir, yo convivo con los policías, nos les tengo miedo y respeto su trabajo”, de acuerdo con el organizador, pretende que sean hasta 2 mil niños para la edición del próximo año.

El sargento Joshua Stark, comentó, “yo traje a mis hijos a jugar basquetbol, eso lo hace real, también tenemos familias y queremos llegar con seguridad con nuestras esposas, aquí están mis vecinos y al mismo tiempo las personas que debemos proteger. Esta actividad nos a conocer como personas normales que somos”.

Y claro que, como cada torneo deportivo, no puede faltar el grupo de animación, de eso mismo se encargó la entrenadora Lindsay Cotterman, ya que las niñas podían inscribirse como jugadoras o practicar como “cheerleader” o porrista , ella explicó que una rutina profesional es, “correr 2 millas, ejercicios de baile, gimnasio y entrenar las rutinas, llevamos a las niñas a dar todo”.

La madre de familia Lori Muñíz asistió con su hija de 10 años de edad.“Hay un respaldo familiar, en un futuro que pueden evitar tomar una mala decisión por el solo hecho de haber tenido una interacción policías – estudiantes, los latinos no nos gusta acércanos con la policía y esto es positivo, tenemos derecho a sus servicios que es cuidarnos y hablar sin temor”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like