Cómo es vivir con más de 300 libras de sobre peso

Después de subirse a un avión rumbo a Nueva York, por motivos de trabajo, y sentirse humillada por la azafata que le dijo que tenía que comprar un asiento extra para viajar, Rosie Mercado, de 36 años de edad, modelo de tallas “plus”, decidió darle un cambio drástico a su vida. Mercado llegó a pesar 420 libras y dijo que “cargar con ese peso fue como una prisión”.

La modelo y diseñadora añoraba terminar con la discriminación que sentía ya que en varias ocasiones se topó con burlas y crueldad por parte de otras personas. Había llegado a un punto sin retorno y en esas cuatro horas y 55 minutos de vuelo entre llantos y vergüenza determinó que quería tener una mejor calidad de vida para ella y para sus hijos y eso suponía perder peso. Mercado no quería vivir más en un encierro y deseaba poder hacer cosas tan normales como subirse a un bicicleta e ir a lugares sin tener que pensar si iba a caber ó no.

Después del incidente del avión lo logró. Se dedicó plenamente a una dieta y llegó a bajar hasta las 300 libras, pero empezó a subir de peso nuevamente. Esto la llenó de temor ya que no quería volver a su vida pasada.

Al ver la historia de María Antonieta Collins, periodista de la cadena Univisión, sintió una gran inspiración y hace dos años y medio, casi tres, tomó la decisión de hacerse la manga gástrica.

Al dar ese gran paso le quedaron 20 libras de piel colgando del abdomen. Ella quería reparar el daño que le había causado a su cuerpo estirando su piel y se sometió a una abdominoplastia con el famoso cirujano plástico de Tijuana, el Dr. Buenrostro.

Pero, ¿por qué 420 libras?

Ella llegó a ese peso al sufrir de una gran depresión, “entre más depresión, más comía”. Al cabo de dos años su vida se torno obscura. “Me sentía perdida y más gorda que nunca y no podía entender por qué me estaban pasando tantas cosas”. Rosie enfrentaba su segundo divorcio y al venir de una familia tradicional mexicana para ella eso era inaceptable. “Aguanté golpes y abuso verbal de mi ex esposo porque yo creía que no me podía divorciar otra vez, ‘no, no, no, no puedo’”, decía. Después del divorcio los doctores le dijeron que su hijo tenía cinco años más de vida ya que padecía de una parálisis cerebral leve y a ella le detectaron un quiste en el cerebro que la dejó sin caminar por un buen tiempo.

Gracias a la ayuda de su familia, salió de aquella depresión y se dio cuenta que lo sucedido fueron los resultados de unas malas decisiones, de no querer dejar ir y por estar constantemente pensando en el qué dirán.

En cuanto a su hijo, Mercado deposita su fe en Dios y dice que “Él va acomodando todo a su tiempo y como debe ser”.

Al escuchar su historia las agencias de modelaje se empezaron a interesar y empezaron a cortar la ropa por detrás para que Mercado pudiera modelar los cortes de prueba que suelen ser tallas 10 o 12. Después de bajar las libras de más las puertas se le fueron abriendo y ahora Mercado pesa 170 libras, mucho menos de lo que pesaba en la escuela secundaria.

En esta nueva etapa de su vida, Mercado manifestó que, “tengo salud, tengo propósito, tengo fe, tengo agradecimiento y ¡nada me detiene!”

Su régimen, hoy en día, consiste de comer cada tres horas. Sus comidas están llenas de verduras y proteínas magras, no come arroces, ni pastas, ni pan, quesos muy poco y un antojo se lo permite una vez cada dos semanas. Eso si, extraña la soda, pero lleva años sin probarla, ya que sabe que no es buena para su salud. La modelo corre, camina y hace “bootcamp” de cinco a seis veces a la semana, se mantiene muy activa, bebe mucho agua, y todas las mañanas medita y ora porque no se trata de “sólo cuidar tu físico sino también lo psicológico”.

Ella afirma que hoy ella come para vivir y no vive para comer, “ya que no es una dieta, es un estilo de vida”.

Al tomar riendas de su vida, dice Mercado que el cuerpo es el vehículo para lograr nuestros propósitos.

Y le aconseja a las latinas que tienen que tomar responsabilidad de sus vidas y de su salud. “Hay que ser responsables de lo que bebemos, de lo que comemos y con quién nos juntamos. Toca decidir si queremos perder tiempo ó ser productivas”, dice Mercado. “Las latinas somos mujeres llenas de pasión, trabajadoras, inteligentes y no debemos detenernos por lo que digan los demás, ya que lamentablemente en la comunidad latina siempre nos atacamos mucho”.

Su futuro se torna muy prospero ya que Mercado esta diseñando una línea de ropa, esta trabajando con Despierta América y esta trabajando con diferentes medios para inspirar, levantar y ayudar a las mujeres.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like