Comunidad sigue a la espera de nuevo fallo a favor de las acciones ejecutivas

El viernes 17 de abril una vez más, millones de personas que se beneficiarían con la órdenes ejecutivas del presidente Barack Obama quedaron a la espera de una respuesta por parte del Corte de Apelaciones del 5to Circuito en Nueva Orleans, Louisiana sin ninguna fecha para una próxima audiencia.

Los alivios migratorios conocidos como DACA y DAPA se verían amparados al menos 5 millones de indocumentados en Estados Unidos, principalmente a padres de ciudadanos o residentes legales que hayan ingresado al país antes de determinada fecha.

Previo al inicio de este juicio, la organización Progressive Leadership Alliance of Nevada (PLAN) realizó un taller informativo y vigilia para enterar a la comunidad sobre el proceso que seguirá dicha acción, la activista Astrid Silva mencionó que, “Quisimos tener abogados y personas que en realidad saben de este tema; porque entendemos que es algo muy confuso.

En realidad nuestra comunidad a veces no comprende porque son procesos legales. La finalidad es entender un poco más que es lo que se está ‘jugando’ y en que afecta nuestras vidas esta decisión”.

Tras la oposición de 26 estados a la orden ejecutiva del presidente Obama que derivó en poner una pausa a la misma, el gobierno federal inició con la demanda ante la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito en el estado de Louisiana para buscar que se implemente el programa de acción diferida de DACA y DAPA mientras se espera una resolución final a la oposición antes mencionada que fue detenida por un juez en el Estado de Texas.

“Es importante que recuerden que va empezando este proceso, seguimos esperando el proceso de Texas donde 26 estados se unieron en contra, la mayoría son republicanos y están en contra de este programa de acción diferida, por eso en la corte de Louisiana se está tratando de que se implemente mientras se debate”, explicó Silva.

“Son dos demandas separadas, una es para poner un alto por parte de los republicanos y la otra es de parte de las familias y personas afectadas que estamos buscando la implementación mientras se espera lo de Texas”, añadió.

El proceso para conocer una resolución a alguna de las dos demandas puede demorar días o meses, en ese transcurso pueden suceder distintas circunstancias legales, se habla que una opción puede ser que varios estados inicien con las solicitudes de la Acción Diferida mientras que las entidades que están en la demanda esperarían. Es importante mencionar que esto es solo una de las opciones que pueden ocurrir, al momento no hay nada concreto.

“La resolución ideal para nosotros como familias indocumentadas sería que se permitiera que el DAPA iniciara para que nuestras familias comiencen a aplicar para no ser deportadas. No sabemos en realidad cual será la decisión, eso es lo que queremos pero hay muchas cosas que pueden pasar, pueden negarse y tendríamos que esperar hasta que en Texas se decidan”, acotó Astrid Silva.

Al término de este taller informativo que contó con la participación de abogados de inmigración, de la organización ‘Mi Familia Vota’ y distintos activistas locales, se llevo a cabo una vigilia de oración en el patio del Centro Comunitario East Las Vegas.

El activista e integrante de PLAN, José Macías subrayó sobre la importancia en que haya una unión entre la comunidad hispana para luchar a favor de esta causa.

“Serán días importantes para saber que va a pasar con estas acciones. Invitamos a la comunidad a que estén positivos, que reunan todos los requisitos para que estén listos cuando una de estas acciones pueda seguir adelante. Si esto llega a la corte suprema, ellos pueden decidir a favor de nuestras familias”, aseguró.

“Hablamos sobre lo que podemos hacer como comunidad para apoyar estas y que acciones puedan seguir adelante o en el futuro una reforma migratoria. También hablamos de diferentes temas sociales para saber que acciones podemos tomar unidos como grupo, si hay que esperar aún más, seguiremos siendo positivos”, concretó Macías.

Uno de los momentos emotivos durante este evento fue cuando Nohemí Pérez Quintero donó una estatuilla religiosa a un grupo de madres activistas quienes constantemente elevan su fe católica para pedir por cada una de las millones de familias indocumentadas en Estados Unidos.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like