Condenan a ilusionista de Las Vegas a 20 años de prisión en caso de pornografía infantil

El ilusionista del Strip de Las Vegas, Jan Rouven, se desmayó el jueves luego de que una jueza federal lo condenara a 20 años de prisión por poseer, recibir y distribuir miles de videos e imágenes de pornografía infantil.

“En esta sala, al menos, el show terminó”, dijo la jueza de distrito, Gloria Navarro.

También le impuso una multa de $500 mil, que irá a las víctimas.

Momentos después de que la jueza dictara la sentencia, Rouven cayó de espaldas al piso, detrás de sus abogados, quienes rápidamente lo ayudaron a ponerse de pie con la ayuda de los oficiales de la corte. Le comentó a la jueza que estaba bien y tomó un sorbo de agua.

Aunque se declaró culpable a fines de 2016, el caso de Rouven se demoró cuando intentó retirar su declaración de culpabilidad y cuando despidió y contrató a varios abogados. Afirmó que sus representantes anteriores no explicaron completamente la posible duración de la sentencia.

Rouven se disculpó brevemente por el crimen, vestido con un traje amarillo de cárcel con la palabra “detenido” en letras negras en la parte posterior sobre una camisa blanca de manga larga.

Sin embargo, dedicó una gran parte de un discurso de aproximadamente 10 minutos al juez para discutir su pasión por la magia, su vida amorosa y un “enfoque despreocupado” para las fiestas inducidas por la metanfetamina en Las Vegas.

Ese estilo de vida, confesó, afectó su capacidad “para diferenciar el bien del mal y lo moral de lo inmoral”.

Los fiscales querían que Rouven sirviera al menos 30 años tras las rejas, afirmando que compartía su contraseña y su colección con otros, incluido un agente encubierto, lo que llevó a su arresto.

“Gritos desgarradores”

Rouven, de 41 años, fue acusado bajo su nombre completo, Jan Rouven Fuechtener.

“Como la mayoría de los otros acusados ​​de pornografía infantil, Fuechtener no tiene antecedentes penales”, escribió el fiscal adjunto de Estados Unidos, Elham Roohani, en documentos judiciales. “Pero a diferencia de otros acusados ​​que recopilan y ven la pornografía infantil como una desviación privada, Fuechtener es la excepción porque reunió a grupos de pedófilos de ideas afines para realizar eventos de pornografía infantil”.

Roohani pareció contener las lágrimas mientras describía los “gritos desgarradores” y los niños “lloriqueando” que sufrían violaciones en los videos encontrados en las computadoras de Rouven.

El abogado defensor Russell Marsh le pidió a la jueza que condenara a Rouven, quien usó el alias en línea Lars Schmidt, a ocho años tras las rejas.

“Si bien su conducta fue ciertamente despreciable, no es un monstruo”, admitió Marsh. Llamó a Rouven “un buen tipo que hizo cosas muy malas”.

Al comienzo del juicio en 2016 de Rouven, que se resolvió con su declaración de culpabilidad, los fiscales mencionaron que los investigadores encontraron más de 9 mil videos que contenían pornografía infantil en nueve dispositivos repartidos por la propiedad de Rouven.

El jueves, un agente del FBI declaró que las autoridades descubrieron 2 mil 600 archivos más de una cuenta de Dropbox que no se presentó durante la prueba.

Rouven disputó las cifras, diciendo que algunas de las imágenes pudieron haber sido duplicadas.

En su sentencia, también trató de revelarle a la jueza que “nunca miró estos videos con gratificación”.

Navarro preguntó entonces por qué los vería.

“Su señoría, no lo sé”, respondió. “Para complacer a los demás”.

Navarro llamó más tarde a Rouven: “mentiroso” y “manipulador”.

Ella agregó que pudo haberlo condenado a más tiempo tras las rejas, pero decidió un término que era legalmente justo, “a pesar del hecho de que no me caes nada bien, a pesar de tus chanchullos”.

La sala del tribunal estuvo cerrada al público durante una parte de la audiencia, que duró aproximadamente tres horas.

Arresto de marzo de 2016

Rouven ha estado bajo custodia federal desde marzo de 2016, cuando fue arrestado por agentes del FBI.

El Tropicana de Las Vegas canceló el show de Rouven y cortó lazos con él un día después de que el Review-Journal informara su arresto.

Los funcionarios de inmigración de Estados Unidos revocaron la visa de trabajo de Rouven ese año, citando el caso criminal y el hecho de que Rouven ya no tenía un trabajo como artista.

En los documentos judiciales, los fiscales describieron al gerente-esposo de Rouven, Frank Dietmar Alfter, como un “conspirador no declarado” en el caso.

Tanto Rouven como Alfter son ciudadanos alemanes, y desde entonces Alfter ha dejado los Estados Unidos. Se espera que Rouven sea deportado después de cumplir su condena de prisión.

Según una denuncia penal, la investigación de Rouven comenzó en agosto de 2015 cuando un agente encubierto del FBI de Buffalo, Nueva York, se infiltró en una red de intercambio de archivos de computadora que trata sobre pornografía infantil.

Más tarde, los investigadores encontraron imágenes y videos, que iban de cinco minutos a más de una hora y mostraban a jóvenes, adultos y animales, en dispositivos en la casita del patio de Rouven, en la cubierta de su piscina, en su cocina y en sus habitaciones, describieron los fiscales.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like