Congresista Rosen se reunió con beneficiarios de DACA y TPS

“Nací en Morelia, Michoacán, mi padre era muy abusivo y mi mamá trató de escapar pero él siempre la encontraba en cualquier lugar y también amenazaba a nuestra familia. Mi mamá no tuvo otra opción que venirse a este país (EE.UU.), yo tenía un año y mi hermana seis meses de edad”, narró para El Tiempo Zulma Paulina Rico, una joven de 26 años de edad que encontró en DACA un alivio migratorio temporal, el cual pudiera perder próximamente si los legisladores federales siguen sin llegar a un acuerdo que beneficie a los jóvenes indocumentados llegados en la infancia.

Durante una reunión con la congresista Jacky Rosen, en la que participaron beneficiarios de DACA y TPS, Rico dijo considerar a Estados Unidos como su hogar, ya que es el país en el que ha crecido y estudiado; actualmente trabaja en el Distrito Escolar del Condado Clark, trabajo que le permite diariamente seguir luchando por un mejor futuro para ella, su madre y su hermana.

“Quise hablar con la congresista para tratar el tema de DACA y decirle que necesitan hacer un ‘Dream Act’ permanente, en lugar de lo que tenemos ahora que es temporal y no es una solución larga. Quiero que me mire como un ser humano, al igual que al resto de la gente en la mesa, para que sienta algo por nuestra causa y vea que no solo somos inmigrantes”, expresó Zulma.

Tras la cancelación de DACA en septiembre del año pasado, el mismo gobierno federal dio un plazo de seis meses al Congreso para encontrar una solución permanente para los ‘dreamers’, la cual se esperaba que pudiera llegar a finales del 2017; sin embargo, los congresistas y senadores de ambos partidos no han sido capaces de llegar a un acuerdo.

“Quiero decirles urgentemente cómo es la situación para nosotros, muchas personas ya perdieron su protección, si dejan que expire (permisos DACA) sin hacer nada, mucha gente va a perder su seguridad… Tengo mucha incertidumbre y miedo, me siento enojada porque no se ha hecho algo, quiero hacerle saber a la gente lo importante que es esto y la urgencia que tiene, y como le beneficia al gobierno y a la economía que nosotros todavía estemos aquí”, sentenció Rico, cuyo permiso DACA expira en marzo del 2019.

Durante el evento realizado el 4 de enero en el restaurante Lindo Michoacán, la congresista Rosen escuchó las historias de cerca de 10 personas recipientes de DACA y de TPS, programa de protección temporal que también se encuentra en suspenso. Un día después la congresista demócrata envió una carta en la que pide al secretario del Departamento de Seguridad Nacional que extienda el estatus de TPS para los salvadoreños del ‘Estado de Plata’.

Al respecto, la congresista Rosen expresó: “Los beneficiarios de TPS también son madres, padres, hijos, hijas, vecinos y amigos, y han construido sus vidas aquí en Nevada. La mayoría han vivido y trabajado en nuestras comunidades durante muchos años, y en algunos casos, décadas. De hecho, el recipiente salvadoreño promedio de TPS en Nevada ha vivido en Estados Unidos durante más de veinte años. Permitir que TPS expire desarraiga a las personas de sus hogares, destruye familias y perjudicará a las comunidades”.

De acuerdo con Center for American Progress, 6,300 personas en Nevada son beneficiarios de TPS de El Salvador, Honduras y Haití. En Nevada, aproximadamente 5,200 niños nacidos en Estados Unidos tienen padres de El Salvador, Honduras y Haití que son recipientes del TPS.

En cuanto a DACA, son 886,814 jóvenes inmigrantes que se han beneficiado de este programa, y han aportado al país aproximadamente $831,025.245 dólares en honorarios por trámites de DACA; cifra obtenida del Departamento de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés).

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like