84°F
weather icon Partly Cloudy

Correos electrónicos generan preguntas sobre la adjudicación del contrato de tecnología para el DMV

Representantes de una compañía de tecnología a la que se le otorgó un contrato para modernizar el sistema informático del Departamento de Vehículos Motorizados de Nevada (NV DMV) se reunieron con el ex director y empleados clave de la agencia unos meses antes de que el estado emitiera una solicitud de propuestas para el proyecto, según muestran correos electrónicos.

Dichos correos plantean preguntas sobre si la compañía, Tech Mahindra, tenía una explicación para el fallido contrato de 75 millones de dólares. Los representantes involucrados en las reuniones y los de otras compañías que ofertaron por el proyecto, no respondieron llamadas o correos que les preguntaban si otros licitadores se reunieron con funcionarios estatales antes de la solicitud de propuesta.

Según los correos electrónicos, el vicepresidente de Tech Mahindra, Aman Sethi, se reunió con el entonces director del DMV, Troy Dillard, el 18 de febrero de 2015, para discutir la modernización. Tres semanas después, Sethi programó una reunión que incluyó a Karuppuswamy Manivannan y Anand Vijayaraghavan, dos empleados estatales de Tecnologías de la Información (TI) que terminarían en el comité de selección que eligió a Tech Mahindra, según muestran los correos.

La reunión del 9 de marzo de 2015 entre Sethi, su personal y Manivannan, Vijayaraghavan y otros funcionarios de TI, plantearon inquietudes de los funcionarios sobre compras estatales, según los registros.

“Mark Froese – El administrador de TI del DMV, tuvo una reunión con Compras del Estado con respecto a nuestra reunión de esta tarde”, le escribió Manivannan a Sethi a las 11:50 a.m. de esa mañana. “El Departamento de Compras del Estado de Nevada le informó a Mark que el DMV de Nevada está demasiado avanzado en el trámite de la solicitud de propuesta y sugirió cancelar la reunión programada para esta tarde”.

Pero los funcionarios de compras más tarde cambiaron de opinión para permitir que se llevara a cabo.

“Creo que las cosas han cambiado”, le escribió Manivannan a Sethi a las 2:42 p.m. “El contacto del DMV de Compras del Estado contactó a Mark (Froese) y le informó que podemos continuar con la reunión programada para esta tarde. Se nos informó que la reunión debe centrarse en la demostración y no incluir ninguna pregunta relacionada con la solicitud de propuesta relacionada con el DMV”.

Las reuniones con Dillard en febrero y las del personal de TI en marzo se realizaron aproximadamente cinco meses antes del lanzamiento de la solicitud de propuesta del 17 de julio de 2015, pero Sethi ya habló sobre seguir adelante con el proyecto, según muestran los correos electrónicos.

“El proyecto NV DMV es clave para Tech Mahindra y queríamos ver cómo todos podemos prepararnos para hacer de esto un esfuerzo exitoso para el estado del que podamos estar orgullosos”, le escribió al personal del estado un día antes de reunirse con Dillard.

El DMV le otorgó el contrato a Tech Mahindra un año después de las reuniones y unas semanas después de que Dillard (quien se retiró del DMV en octubre de 2015) se unió a la compañía, según muestran los registros.

Tech Mahindra fue despedido el año pasado después de que una auditoría crítica y un informe mordaz del contratista cuestionaron su trabajo. El proyecto fallido costó a los conductores unos 26 millones de dólares en tarifas de registro desperdiciadas.

Una demanda presentada en Carson City por el ex ejecutivo de Tech Mahindra, Brian Coffey, acusa a Manivannan y Vijayaraghavan de sabotear la modernización después de que Coffey bloqueó millones de dólares en sobornos que prometieron Sethi y otros funcionarios de Tech Mahindra. Manivannan y Vijayaraghavan participan activamente en los planes de modernización actuales del departamento, según los registros.

Dillard, Sethi, Manivannan y Vijayaraghavan no respondieron a reiteradas solicitudes de comentarios. Tech Mahindra emitió un comunicado pero rechazó una entrevista, afirmando que el asunto está resuelto. La compañía ha negado previamente cualquier irregularidad.

“Somos firmes en nuestra ética y tenemos un largo historial de conducta ejemplar”, menciona el comunicado. “Las acusaciones descritas en la queja se remontan a principios de 2015 y fueron examinadas exhaustivamente por todas las autoridades pertinentes y se consideraron sin fundamento. Respaldamos firmemente esta decisión”.

Procedimientos de licitación

El Código Administrativo de Nevada requiere que las agencias establezcan una persona de contacto para responder preguntas durante el proceso de adjudicación de un contrato y le permite al administrador descalificar una propuesta si la compañía contacta a otros empleados sobre la solicitud de propuesta.

Pero la vocera del Departamento de Administración Estatal, Stephanie Klapstein, aseguró que se permite el contacto con los posibles postores antes de que se publique la solicitud de propuesta.

“Puede ser útil conocer qué hay en el sector privado; por ejemplo, qué características pueden estar disponibles en la industria para un sistema relacionado con TI”, escribió en un comunicado por correo electrónico. “Está bien que los vendedores se reúnan y hablen con los empleados estatales mientras una solicitud de propuesta está ‘allá afuera’, siempre y cuando no la discutan”.

Ella no sabía por qué el personal de compras expresó inquietudes o si otras compañías se reunieron con funcionarios del DMV, ya que los empleados de compras que trabajaron en el proyecto se retiraron desde entonces. Los funcionarios del DMV tampoco sabían si el personal se reunió con otros postores.

Después de que Tech Mahindra se adjudicara el contrato en marzo de 2016, el proyecto se encontró rápidamente con problemas, ya que la compañía no pudo proporcionar programadores calificados que hablaran inglés y los funcionarios y contratistas estatales no cumplieron con los hitos para el progreso de la modernización, según una auditoría estatal.

En enero de 2018, el estado se separó de Tech Mahindra, lo que le permitió a la compañía mantener más de 26 millones de dólares en dinero estatal para equipos y trabajo que el estado reconoció que no podrán usar. El acuerdo evitó una demanda, según los registros.

Los funcionarios del DMV contrataron a Gartner Inc. para averiguar qué salió mal y cómo podrían avanzar. Los contratistas escribieron, y tenían controles de gestión de proyectos “inexistentes” en el DMV que, por una cantidad no revelada, la modernización de Tech Mahindra fue “uno de los esfuerzos de modernización del sector público más problemáticos que Gartner ha visto en los últimos años”. El estado utilizó tecnología “no probada” y sin historial de implementación exitosa, según el informe de Gartner.

El proyecto fue financiado por una tarifa de un dólar en todas las transacciones del DMV. La Legislatura de 2019 extendió la tarifa (la cual estaba programada para expirar en 2020) por dos años adicionales para financiar un esfuerzo continuo de modernización. Los legisladores republicanos están demandando para bloquear la extensión de tarifas y otra de impuestos.

Acusaciones de soborno

La demanda de Coffey presentada en 2017 bajo sello, que un juez reveló en julio a solicitud del Review-Journal, alegó que Sethi y otros altos funcionarios presionaron a Coffey para que le pagara a Manivannan y Vijayaraghavan hasta cuatro millones de dólares en sobornos a través de una tercera empresa. Coffey argumentó que fue despedido cuando se negó a hacer los pagos.

El director de Cuentas Estratégicas de Tech Mahindra, Arvind Malhotra, y Sethi “son los jugadores clave de Tech Mahindra en el plan, habiendo liderado el esfuerzo para ganar el contrato, aceptando el soborno y la corrupción que hicieron posible esa ‘victoria’”, dicta la demanda.

Cuando Coffey irrumpió en los sobornos, Manivannan y Vijayaraghavan bombardearon el proyecto con demoras y demandas de cambios irrazonables, argumenta la demanda la cual se resolvió el año pasado.

El contratista de Tech Mahindra, Thiagarajan Manoharan, fue despedido cuando se enteró del plan de soborno, según la demanda de Coffey. El Review-Journal contactó a Manoharan, él confirmó que lo dejaron ir y que Manivannan y Vijayaraghavan rechazaron gran parte de su trabajo de programación por lo que Manoharan dijo que no había razón.

Después de que Coffey fue despedido, Manoharan reveló que sabía sobre las acusaciones de soborno y fue llevado al Fiscal General de Nevada para ser entrevistado cuatro meses después. Nunca volvió a escuchar sobre los investigadores después.

“Algo raro sucedía porque yo siempre proponía soluciones y ellos las negaban y no me daban ninguna respuesta”, aclaró en una entrevista telefónica desde Washington. “Soy un contratista, así que no obtengo mucha información privilegiada”.

La Oficina del Fiscal General de Nevada se negó a proporcionar entrevistas con los investigadores que trabajaron en el caso de Tech Mahindra. Froese tampoco respondió a las solicitudes de comentarios.

Repetidas solicitudes de comentarios del gobernador Steve Sisolak produjeron una declaración que no abordó las acusaciones de soborno o que las personas que trabajaron en la modernización fallida, incluidos Manivannan y Vijayaraghavan, continúan liderando los esfuerzos actuales de renovación.

“Como cualquier nueva administración, hemos heredado algunos problemas actuales que son el resultado de decisiones tomadas antes de que Sisolak asumiera el cargo”, escribió la jefa de personal de Sisolak, Michelle White, en un correo. “Estamos trabajando diligentemente para proteger la integridad de cualquier proceso de adquisición y exigir a los proveedores que cumplan con sus compromisos con los contribuyentes de Nevada”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.