Cuide su negocio de fraudes con tarjetas

La Cámara Latina de Comercio (LCC) de Las Vegas, organizó una sesión informativa entre sus miembros con el propósito de conocer las nuevas medidas de seguridad que los negocios deberán de tomar a partir de octubre de este año, ya que cualquier pagó con una tarjeta de crédito fraudulenta será responsabilidad del dueño del negocio y el banco no le recuperará ese monto.

Instituciones de crédito como Master Card, Visa, Discover y American Express decidieron en conjunto que no continuarán recuperando el dinero de una transacción con una tarjeta clonada. Esto se da luego de que según la consultora Javelin Strategy, dichas instituciones perdieron durante el año 2014 $10 billones de dólares y se estima que en el 2015 esta cifra ascendería a $13 billones.

Debido a esta situación se está trabajando en conjunto con los bancos a marchas forzadas renovando sus tarjetas que ahora cuentan con un chip, y tal vez usted ya tiene una de estas nuevas tarjetas. Este dispositivo contiene su información, y aunque le roben los números de su plástico, y la persona haga una tarjeta; no pueden fabricar el chip.

De acuerdo con el director de Tecnología de Pagos Seguros, (SPTI por sus siglas en inglés) Jay Grybowski, la forma de operar de los estafadores es, “trabajar con ‘hackers’” (expertos en computación), se roban una base de datos de cualquier negocio, obtienen el número de la tarjeta, fecha de expiración y los números de seguridad, hacen una tarjeta y la cinta magnética nueva”.

“Digamos se compra una televisión de $2 mil dólares, le aparece el cargo al dueño original, este reporta que no hizo ninguna compra a su banco. La institución bancaria cancela la tarjeta y el negocio por medio de un seguro recupera el dinero, y así con cada una de las personas que obtuvieron la información, ahora el local tendrá que pagar ese dinero”, explicó Grybowsky.

Los pequeños negocios familiares, así como las grandes empresas tienen que cambiar sus terminales de cobro, mismas que solamente se deslizan en los lectores de chip, “es una inversión en promedio de $300 dólares por terminal, si no hace el cambio; inclusive le recomendaría convertirse en un negocio que sólo reciba efectivo”, enfatizó el experto en el tema.

A pesar de ser un evento para los miembros de la LCC, su director ejecutivo Otto Mérida, quiere que este mensaje llegue a los empresarios que tiene un pequeño negocio.

“Si nos enteramos en las noticias que los ‘hackers’ se meten al sistema del Gobierno Federal, imagina que fácil les debe ser robarse los datos de tarjetas de crédito”, señaló Mérida.

“Una gran empresa tal vez no le duela tanto perder mil dólares de un fraude, pero a los negocios como un pequeño restaurante, no pueden ver cómo se van mil dólares por la puerta. Esto podría representar la venta de todo un día, hoy se puede clonar todo; por lo pronto estos chips son lo más seguro”, agregó el director ejecutivo de LCC.

Según información revelada durante la sesión, los bancos están invirtiendo $2 dólares por cada nueva tarjeta con chip en todo el país. Este sistema ya se ha implementado en Canadá y Europa donde se han reducido los fraudes en un 70%.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like