De alimentar vacas, a alto cargo en banco americano

César Meléndez es un alto directivo del Banco de América en Las Vegas, ya que ocupa el título de asistente vicepresidente de banca para negocios, él tiene una historia de vida de sacrificios para conseguir terminar sus estudios y crecer dentro del mundo de la banca, su infancia en Chihuahua fue en un rancho alimentando las vacas de su abuelo.

“No había transporte para ir a la primaria, no pasaba el camión amarillo como aquí en Estados Unidos, me trajeron a Las Vegas con cinco años de edad, no hablaba más que español. Mi primera impresión al asistir a una escuela en ese camión amarillo, no sabía que sucedía, tenía mucho miedo, no le entendía a los compañeros y maestros”, dijo entre risas Meléndez.

En su primer día en una escuela primaria en Estados Unidos, César también conoció por primera ocasión una computadora, ahora su herramienta fundamental de trabajo. Un niño que no conocía la cultura americana, indocumentado que llegó de un rancho, “a una ciudad con maquinitas y luces toda la noche, es espantoso para un niño”.

Pasado el tiempo, estudió en una preparatoria técnica para obtener un oficio, “en la prepa me decían ilegal, pero siempre me enfoque en obtener una carrera, siendo inmigrante y latino era muy necesario para superarme en este país”, en esta etapa de su vida, Meléndez solamente tenía su matrícula consular mexicana.

“Yo sabía qué hacer, estaba consciente de no tener papeles, eso nunca me paró, eventualmente mi familia obtuvo la residencia y me llegó un permiso de trabajo, quise aprovechar para tener un trabajo profesional y fui a solicitar al Banco de América como cajero, pensé que no me hablarían”. Confesó el entrevistado.

Ahora él entendía a sus usuarios, sus padres no hablan inglés al igual que muchos de sus clientes como cajero, “yo recuerdo que veía a latinos en el banco, atienden muy bien y quería ser cajero”. Él mismo se reflejó en esos clientes. Ya que en su momento no tenía documentos y no conocía si podría abrir una cuenta común de ahorros.

La clave para César, fue estudiar y trabajar tiempo completo, confiaba que en algún momento se arreglaría su estatus, y quería tener todo listo en lo personal para dar un gran paso.

“El banco se dio cuenta de mi trabajo y me tomaron en cuenta para capacitarme hasta obtener el cargo que ocupo actualmente”, mencionó el banquero.

César cumplió 10 años con su residencia legal en el 2016, por lo que solicitó y obtuvo su ciudadanía americana, además decidió no renunciar a la mexicana. “Hay mucho talento, mucha competencia, en mi departamento soy el único latino, mi mamá me dijo ‘ponte las pilas y obtén tus certificados de estudios’”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like