De conserje a fiscal que envió a prisión a presidente guatemalteco

Guatemala. (Notimex).- En un cargo usualmente reservado para los hombres, Thelma Aldana se desempeña como fiscal general con una gestión inédita por sus avances en el combate al crimen y la corrupción en Guatemala.

En un logro contra la impunidad considerado histórico, Aldana, a la cabeza del Ministerio Público (MP), envió a prisión al presidente Otto Pérez Molina y a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, quienes terminaron de manera abrupta su mandato.

La “implacable” fiscal –como la llaman algunos medios- dice sin ruborizarse que comenzó su carrera como conserje en un juzgado, donde no le reconocían méritos como profesional del Derecho “por ser mujer”.

Tuvo que enfermarse un funcionario del juzgado para recibir la oportunidad, que no desaprovechó y escaló hasta llegar a presidenta del Organismo Judicial (OJ) y de la Corte Suprema de Justicia, entre otros cargos.

Luego de una veintena de años en el OJ pensó que su carrera había terminado y se aprestaba al retiro, pero “se me ocurrió postularme a fiscal general, y aquí estoy”. Ganó el puesto que fue ratificado por el Congreso y el entonces presidente Pérez Molina.

Al margen de los peligros de su profesión, se describe como una madre “tradicional”, dedicada de manera plena a su familia que integran su esposo y dos hijos universitarios.

Aldana adquirió celebridad y reconocimiento popular por la investigación del caso “La Línea”, que resultó en la desarticulación del grupo criminal y de defraudación aduanera, cuyos cabecillas eran el presidente y la vicepresidenta.

Los gobernantes, cuyos mandatos finalizaban el 14 de enero de 2016, fueron orillados a renunciar por la presión social y las manifestaciones callejeras de grupos de ciudadanos que exigían su procesamiento por corrupción.

Baldetti dimitió el 8 de mayo y fue detenida el 21 de agosto de 2015, mientras que Pérez Molina, un general retirado, dejó el cargo el 3 de septiembre del mismo año, y desde entonces guarda prisión provisional.

La investigación que generó el escándalo fue dirigida por Aldana y la Comisión Internacional Contra la impunidad en Guatemala (CICIG), una dependencia de Naciones Unidas que encabeza el exfiscal colombiano Iván Velásquez.

El trabajo de Aldana, con la colaboración estrecha de la CICIG, mantiene en la cárcel a exministros, exfuncionarios y prominentes empresarios que antes eran considerados intocables pese a las sospechas de corrupción.

El presidente Jimmy Morales tampoco salió indemne del trabajo de la fiscal Aldana y de la CICIG, que descubrieron un caso de corrupción que involucra a dos familiares cercanos del mandatario, quien asumió en enero de 2016.

El hermano y principal asesor del presidente Morales y su joven primogénito fueron enviados a prisión provisional por un fraude. Ambos recuperaron su libertad bajo fianza el mes pasado pero continúan sujetos a proceso.

La titular del MP y de la Fiscalía General, que ha sido mencionada por allegados como candidata a la presidencia en las próximas elecciones de 2019, participó en un foro convocado por las embajadas de México y Canadá.

La actividad denominada “Mujeres Guatemaltecas. Marcando la Diferencia” se efectuó en el auditorio Luis Cardoza y Aragón de la embajada mexicana, con motivo de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, que se celebra este miércoles.

Con la moderación de la embajadora mexicana Mabel Gómez Oliver, debatieron sobre la igualdad de género la fiscal general Aldana y la directora de la Asociación Política de Mujeres Mayas, Alicia López.

Así como la titular de la Fundación Esquipulas para la Integración Centroamericana, Olinda Salguero, y la alpinista Andrea Cardona, la primera mujer centroamericana en alcanzar la cima del Monte Everest.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like