¿Debo hacer una bancarrota?

Muchos tienen miedo tan solo a decir la palabra “bancarrota.” Pero durante los últimos años, cientos de miles de personas han tenido que tomar este paso para eliminar deudas. La decisión de declararse en bancarrota debe basarse en lo siguiente: ¿Ha estado pagando sus deudas por más de un año sin poder reducir la principal deuda que debe? ¿Lo que gana no es suficiente para hacer los pagos mensuales de sus deudas? Entonces quizá debe contemplar una bancarrota.

Hay dos clases de bancarrotas para personas particulares: capítulo 7 y capítulo 13. Bajo la bancarrota capítulo 7 se elimina la deuda, no hay que pagarla. Se pueden eliminar las siguientes deudas: cobros de doctores y hospitales, tarjetas de crédito, re-poseción de vehículos, foreclosure (embargo) de casas, deudas de IRS (limítes aplican), préstamos de “pay day” y préstamos personales.

Estas deudas son eliminadas y no hay que hacer pagos en el futuro.

La bancarrota capítulo 13 es diferente, en esta hay que re-estructurar la deuda y hacer pagos por un periodo de 3 a 5 años. La deuda que no se pueda pagar después de este tiempo, queda eliminada. Esta bancarrota tiene sus ventajas.

Se puede eliminar segundas y terceras hipotecas en su casa.También se puede poner al corriente en los pagos de su casa, y parar un foreclosure (embargo) de su propiedad.

Puede ponerse al día en los pagos de su carro, sin miedo a que se lo quiten en una re-poseción. Algunas deudas no se pueden eliminar, pero se pueden incluir en la bancarrota para hacer pagos atrasados. Por ejemplo, deudas de manutención de hijos y deudas estudiantiles.

Si tiene deudas y no ve la salida, le recomiendo que hable con un abogado lo más pronto posible.

De esta manera puede asesorarse si una bancarrota es lo apropiado para usted y puede tomar los pasos necesarios para proteger sus derechos.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like