Deja el cáncer de mama cicatrices tanto emocionales como físicas

Kelly Trolia ya ha decidido: el tema de su fiesta de cumpleaños el próximo septiembre será “50 y Perky”.

Trolia se ríe cuando lo dice, aprovechando los momentos cómicos de una vida con cáncer de mama metastásico en etapa 4. Cuatro semanas después de una mastectomía doble, Trolia todavía está conmocionada y, a veces, entristecida cuando se ve a sí misma desnuda en el espejo.

Las cicatrices reemplazan sus pezones y los extensores de senos, que estiran la piel de Trolia para prepararla para una cirugía reconstructiva, le dan a sus senos una apariencia rectangular. Ella planea someterse a una cirugía reconstructiva el próximo año y está decidiendo si se tatuará pezones en las cicatrices, o tal vez el logotipo de los Vegas Golden Knights, bromeó.

El cambio más grande para ella, dijo, se estaba transformando de una mujer de grandes pechos a una de senos pequeños.

“No es que mis senos fueran perfectos, sino que seguían siendo míos”, declaró Trolia desde su casa en Las Vegas el miércoles. “Una mastectomía doble es una decisión muy personal para que la tome una mujer”.

Octubre marca el Mes de la Concientización sobre el Cáncer de Mama, y el Review-Journal preguntó a cuatro mujeres cómo la pérdida de sus senos debido al cáncer afectó su imagen corporal y feminidad.

De manera abrumadora, las mujeres salieron de la experiencia irradiando positividad. Es posible que no tengan sus senos (algunas, como Trolia, perdieron otros órganos, como los ovarios y su útero), pero a cambio, tienen sus vidas.

“El cáncer escogió a la persona equivocada, no sabe con quién se peleó”, señaló Trolia.

Prevención con un diagnóstico

Beth Giovannetti, de 51 años, estaba bien familiarizada con el cáncer. La familia por parte de su madre había sido diagnosticada con cáncer de mama; su madre murió de un tumor cerebral cuando Giovannetti tenía 12 años.

Su historial la convirtió en una candidata perfecta para las pruebas genéticas, pero incluso cuando los resultados resultaron positivos para una mutación en el gen ATM, que se asocia con un mayor riesgo de ciertos cánceres, Giovannetti al principio no entendió las implicaciones.

“Estaba pensando: ‘OK, solo soy una de esas personas que necesitan ser extremadamente cuidadosas”, recordó haber pensado. El doctor de Giovannetti le dijo que las opciones eran limitadas. O bien la mujer de 51 años tendría que someterse a quimioterapia, eso, estadísticamente, reduciría su probabilidad de desarrollar cáncer del 75 por ciento al 65 por ciento, le dijeron los médicos, o perdería sus senos.

“Me quedé impresionada”, recuerda Giovannetti. “No estaba preparada para una mastectomía como una opción preventiva”.

Estaba nerviosa al principio.

“Creo que particularmente como mujeres, en nuestra cultura, nuestra apariencia física está muy ligada a nuestra autoestima y nuestra identidad, por lo que pensar en eliminar una parte de mí fue una línea de pensamiento muy extraña”, señaló.

Hace seis semanas, Giovannetti se sometió a cirugía. Debido a que la intervención se realizó como una medida preventiva, un procedimiento llevado a la vista pública por Angelina Jolie, quien, al presenciar la lenta batalla de su madre contra el cáncer, se sometió a una mastectomía doble en 2013: Giovannetti mantuvo sus pezones. Ella recibirá una reconstrucción mamaria en los próximos meses.

Tiene la esperanza de que las mujeres hablen con sus médicos sobre los riesgos de cáncer, igualmente tiene la esperanza de que ellos también hablen entre ellos.

“Es una especie de tema tabú”, anunció Giovannetti. “Creo que cuanto más hablemos al respecto, con el tiempo veremos la aparición y el diagnóstico, si Dios quiere, disminuirá”.

Relaciones cambiantes

Camille Motley tenía 45 años con un hijo de 5 años cuando los médicos le notificaron que el bulto en su seno derecho era canceroso.

Ella tenía que seguir viva para él, recuerda.

“Quería tomar absolutamente todas las medidas para prolongar mi vida”, dijo Motley, ahora de 48 años, y una maestra en P.A. Academia Cristiana Owens. Ella dio positivo para la mutación del gen BRCA1, que aumenta el riesgo de cáncer de mama y de ovario, así como de páncreas. “Al escuchar que tenía la mutación, eso comenzó a inclinarme hacia una mastectomía, pero también una doble mastectomía”.

No estaba tan preocupada por su apariencia, pero le preocupaba lo que pensaría su marido.

Ese no es un temor poco común, señaló Margo Otto, trabajadora social de Comprehensive Cancer Centers of Nevada, quien encabeza un grupo de apoyo para sobrevivientes de cáncer de mama.

“Están preocupados por cómo podrían cambiar sus relaciones, como con su pareja”, dijo Otto. “Como mujeres, hay … mucha atención en términos de nuestra imagen corporal en los senos”.

Al marido de Motley no le importó. Si ella quisiera una reconstrucción, sería la “mujer biónica”, recuerda que él le dijo.

“Una vez que me acostumbré a tener estos montículos en la parte superior, me sentí bien con mi imagen”, afirmó Motley, y agregó que no le importa poder comprar blusas de un tamaño inferior ahora. “No temas”.

Una decision personal

Melissa Tolentino, de 50 años, enfrentó a la muerte de frente cuando una infección que comenzó en su puerto IV se extendió por todo su cuerpo. Tolentino ya había combatido el cáncer de mama en etapa 3 a los 41 y estaba luchando contra un diagnóstico de sarcoma.

Tres años más tarde y en remisión, Tolentino ha perdido dos pechos.

“Me sentí fea”, recuerda Tolentino de su doble mastectomía y, más tarde, la extracción de su seno derecho reconstruido. “No completa como mujer”.

A ella le importa menos ahora. Tal vez sea su edad o la tranquilidad de su esposo, con quien recién comenzó a salir cuando le diagnosticaron cáncer por primera vez hace nueve años.

Sus hijos, de 25, 18 y 16, le han pedido que evite otra cirugía, por su propia seguridad. Los médicos le advirtieron a Tolentino que la reconstrucción del seno nuevamente requeriría un procedimiento de siete horas, por lo que por ahora ella usa una prótesis en el sostén.

Tolentino recuerda a las mujeres que se someten a una mastectomía que tienen opciones para recuperar un sentido de normalidad cuando se desprenden sus senos.

“Ya sea que elijas reconstruir o no, esa es tu opción, todas se sienten diferentes”, recalcó. Se había tatuado las areolas sobre las cicatrices de sus senos reconstruidos, lo que, según dijo, facilitó el proceso.

“Parecía que nada había cambiado”, aseguró.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like