Demanda alega que doctor dejó un cable de 57 pulgadas dentro del cuerpo de un hombre de Las Vegas

Germán “OT” Ortiz vivió en Las Vegas durante una década sin saber que un cable de metal de 57 pulgadas atravesaba su cuerpo.

Cuando un médico le dijo en 2015 que necesitaba una cirugía para eliminar los coágulos de sangre, una radiografía expuso el cable que se extendía por su aorta, desde su pecho hasta su muslo, su abogado, James Jimmerson, declaró ante un jurado el martes durante las declaraciones iniciales de lo que se espera que sea una prueba de una semana.

Los abogados de Ortiz están pidiendo a un jurado que le otorgue hasta 800 mil dólares del cardiólogo que realizó una angioplastia en 2005, Mark Taylor, y su compañía, Heart Center of Nevada.

Ortiz tiene ahora 70 años. Pasó 22 años en la Fuerza Aérea, recibió una Estrella de Bronce, y ha vivido en Las Vegas durante aproximadamente 30 años, mencionó su abogado.

Se desempeña como pastor de jóvenes en Cornerstone Christian Academy and Preschool. Hace un año, los médicos retiraron dos tercios del cable para un procedimiento cardíaco, dijo Jimmerson, aunque más de 20 pulgadas aún se extienden por su muslo.

Ortiz fue trasladado a la sala de emergencias del Centro Médico Universitario después de experimentar falta de aliento hace casi 14 años, hasta el día en que los miembros del jurado escucharon las declaraciones de apertura.

Los médicos le dijeron que tenía una insuficiencia cardíaca congestiva y que necesitaba un angiograma, según una demanda que Ortiz y su esposa, Ángela, presentaron en 2016.

La demanda alega negligencia médica; negligencia profesional; infligir negligentemente angustia emocional; contratación negligente, capacitación y supervisión; y pérdida de consorcio.

En un procedimiento de angiografía, se inserta un catéter a través del torrente sanguíneo para distribuir un tinte que permite a los médicos fotografiar los vasos sanguíneos, explicó Jimmerson a los jurados, sosteniendo una muestra de un cable utilizado para mantener el catéter rígido. En el caso de Ortiz, cuando se retiró el catéter, un cable de guía permaneció en su cuerpo, según la demanda.

La abogada de Taylor, Patricia Daehnke, informó a los jurados que otro médico debe haber dejado el cable dentro de Ortiz, y agregó que a Taylor nunca se le informó que el cable guía se había perdido.

“El doctor Taylor cumplió con el estándar de atención y de ninguna manera fue negligente o descuidado en su cardiología”, apuntó, señalando notas del procedimiento realizado por Taylor. “No estamos aquí para responsabilizar al doctor Taylor. Estamos aquí para presentar la evidencia”.

Jimmerson pidió a los jurados que responsabilicen a Taylor y su compañía de causar “dolor, ansiedad y la probabilidad de una futura cirugía para los coágulos de sangre”.

Concluyó que el caso se centra en los temas de respeto y confianza.

“Un médico debe prestar mucha atención durante el procedimiento”, detalló Jimmerson. “Si un médico no presta atención durante un procedimiento, el médico es responsable de las lesiones causadas”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like