Departamento de Justicia de EE.UU. demanda a la ciudad de Ferguson

El gobierno federal demandó el miércoles a la ciudad de Ferguson, un día después que el Concejo Municipal votó para revisar un acuerdo orientado a mejorar la manera en que la policía y el sistema judicial tratan a la gente pobre y las minorías en este suburbio de St. Louis.

La demanda de derechos civiles presentada por el Departamento de Justicia alega que Ferguson viola los derechos de los habitantes de manera sistemática y hace mal uso de las fuerzas del orden para generar ingresos, una práctica que el gobierno dijo es “constante y omnipresente”.

La secretaria de Justicia Loretta Lynch dijo que la decisión de Ferguson de rechazar el acuerdo no le dejó otra opción al departamento que demandar.

“Los habitantes de Ferguson han esperado cerca de un año para que la ciudad adopte un acuerdo que protegería sus derechos y los mantendría a salvo… Han esperado décadas por justicia. No deben ser obligados a esperar más”, afirmó.

El portavoz de Ferguson, Jeff Small, se negó a comentar al respecto. Se dejaron mensajes al alcalde James Knowles III que no fueron contestados.

Los hechos se dan un día después de que el consejo de la ciudad votó para revisar un acuerdo destinado a mejorar la forma en que la policía y los tribunales tratan a las personas pobres y las minorías raciales en el suburbio de St. Louis. El consejo votó 6-0 el martes para aprobar una versión enmendada del acuerdo que pide al gobierno federal modificar siete disposiciones con el fin de mantener solvente a la ciudad.

El Departamento de Justicia y funcionarios de Ferguson pasaron varios meses negociando antes de alcanzar un acuerdo anunciado en enero. Pero después que un detallado análisis financiero fijó el costo potencial en más de 37 millones de dólares tan sólo en el primer año, el Concejo Municipal de la ciudad de Ferguson cambió de opinión.

El alcalde James Knowles III declaró el miércoles a The Associated Press que la ciudad “no estaba tratando de reabrir las negociaciones”. Pero en una conferencia de prensa más tarde, el alcalde y el consejero Wesley Bell, autor de las enmiendas, asumieron un tono más conciliador.

“Pedimos que si ellos (el Departamento de Justicia) sienten necesario que haya algunos cambios adicionales al acuerdo, nos sentemos y conversemos”, dijo Knowles.

Pero añadió: “La pelota está en su lado de la cancha”. La respuesta inicial del Departamento de Justicia no dio indicios de disposición alguna a reabrir las negociaciones.

La muerte del joven afroamericano Michael Brown, de 18 años, provocó una ola de protestas y disturbios con decenas de detenidos y reabrió el debate sobre la discriminación racial por parte de la Policía.

La muerte de Brown forzó una serie de dimisiones en cadena de altos funcionarios de la ciudad, entre ellas la del jefe de Policía, la del administrador de la ciudad y la del juez municipal.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like