Derechos de los Pacientes

El contar con un seguro médico en este país es necesario y primordial. Desafortunadamente, millones de personas indocumentadas no cuentan con uno, debido a su estatus migratorio. A pesar de que en Estados Unidos el cuidado de emergencia no se le puede negar a nadie -por ley federal- aún cuando no se tengan los medios económicos para costearlo, no se cuente con un seguro médico o no tenga un estatus legal migratorio. Aun así, existe un problema en el que muchas personas se ven afectadas, y este es los cuidados y gastos que vienen después.

Los altos costos del cuidado médico hacen casi imposible para muchas personas el poder pagar inclusive un día en un hospital. El problema se agrava cuando estos se multiplican por 2 semanas o inclusive meses. Se puede predecir ansiedad y preocupación en los pacientes que no cuentan con seguro médico ya que no solo tienen que lidiar con el hecho de tener que estar ahí, debido a una condición o enfermedad, sino que también tienen que tratar de buscar la forma de pagar los altos costos.

Pero, ¿qué tanto influye en las decisiones médicas o el trato personal al paciente y familiares la falta de un estatus legal migratorio o seguro médico?. ¿Puede el hecho de no contar con seguro médico o el ser indocumentado, interferir en la calidad del cuidado de la salud que el paciente recibe mientras se encuentra internado en un hospital?, y ¿qué sucede cuando el trabajo de un doctor se convierte también en el de un administrador/contador velando por las finanzas del hospital?

Las respuestas a estas preguntas pueden ser lógicas, pero la realidad para una familia hispana en nuestra ciudad fue completamente distinta. Ellos, además de tener que ver a uno de los suyos sufrir y luchar por su vida por más de un mes, tuvieron que soportar los comentarios hirientes y sin falta de ética del doctor encargado de velar por la salud de su familiar.

La familia se encontraba en un hospital local de Las Vegas Sunrise Hospital, debido a que unos de sus integrantes sufrió un derrame cerebral. Las expectativas fueron poco alentadoras desde el principio, comenta el esposo de la paciente, que en esta historia lo llamaremos Juan, ya que pidió reservar su nombre real. En entrevista exclusiva con el periódico El Tiempo, compartió parte de los momentos más difíciles que tuvieron que pasar desde que su esposa, fue admitida de emergencia.

“Mi esposa sufrió un derrame cerebral que ha hecho un daño irreparable. Desafortunadamente es uno de los más fuertes y del lado que le dio fue el peor de acuerdo a los médicos” dijo Juan.

Ella ingresó al hospital el día 6 de mayo, y estuvo en terapia intensiva por 3 semanas. Fue conectada a una maquina de asistencia de respiración artificial que sólo puede usarse durante 15 días máximo. Su esposa, estuvo conectada por 18 días, con el propósito de ver que era lo que pasaba de acuerdo a los doctores, según declaraciones de su esposo.

Cuando los doctores le explicaron a la familia las secuelas del derrame cerebral y la posibilidad de una calidad de vida mínima, la familia tuvo que enfrentar la decision de desconectar a su ser querido del soporte artificial. Una decisión que no fue nada fácil, nos comentó Juan, debido a que el pronóstico médico era de 15 minutos de vida después de ser desconectada. Lo que acortaba drásticamente el tiempo con su esposa.

“Nos dijeron que la mejor opción era desconectar a mi esposa del soporte artificial, también nos explicaron que al hacerlo ella iba a fallecer probablemente 15 minutos después de ser desconectada. Al final de esa junta en donde nos explicaron todo lo que iba a pasar, tomamos la decisión de desconectarla ya que los mismos doctores nos habían dicho que iba a fallecer. Finalmente llegó el momento y mi esposa siguió respirando, de hecho pasó casi una semana con nosotros” expresó Juan. (Su esposa falleció días después de haberse hecho la entrevista).

Sin embargo, lejos de ser buenas noticias, el hecho de que su esposa llevaba ya 5 días respirando sin el soporte artificial (al momento de la entrevista) fue algo difícil de llevar debido a los constantes comentarios contrarios a la ética de un médico profesional.

De acuerdo a Juan, entre los comentarios hechos por el médico, están los siguientes:“¿tu sabes cuanto cuesta este mismo cuarto donde esta tu esposa por día? cuesta 25,000 dolares y tu esposa ya lleva más de ¼ de millon de dolares”, “veo que usted no trabaja, ni sus hijos, me imagino entonces que ese estrés fue el mismo que le causó el derrame a su esposa”, “para que quiere tener a su esposa respirando si va a estar asi” esos fueron solo unos cuantos de los comentarios hechos por el mismo doctor encargado de ver por la salud de su ser querido.

Juan nos comentó que se sintió presionado y que parte de la decisión de desconectar a su esposa fue un poco por la constante presión y comentarios del doctor que la atendió. El dijo que a pesar de que nunca se les negaron los servicios no deja de sentirse como si el doctor los hubiera querido fuera del hospital. “El mismo doctor de mi esposa confrontó a mi hijo, y nos hizó saber de una forma grosera y sin tacto que la llevaramos a un hospicio. Yo siento que no estaba tratando con un doctor pero con un administrador, que en vez de ver por la salud de mi esposa, estaba más interesado en las finanzas del hospital” aseguró Juan.

Nos comunicamos con el hospital Sunrise para hablar sobre el caso de esta familia y su respuesta fue: “Sunrise Hospital and Medical Center esta comprometido para proveer atención de calidad a todos sus pacientes. Nos gustaría expresar nuestras condolencias a la familia del paciente ya que estamos entristecidos por la pérdida”

Sin embargo este no es el único caso en donde el estatus legal migratorio o la falta de seguro médico influye en la forma de tratar a los pacientes.

La señora Nory ha sido una persona más que ha vivido en su familia la problemática de no contar con un seguro médico, cuenta la historia de su mamá quién en el año 2000 sufrió un derrame cerebral que le impidió continuar con una vida adecuada.

“Desde que le dio el derrame cerebral, la atendieron en el hospital pero como no tiene papeles no calificó para poder llevar a cabo su rehabilitación, me dijeron que tenía un 25% de vida, la he estado cuidando yo, tardó meses en coma” cuenta Nory.

Mago de 60 años de edad (madre de Nory) padecía de presión alta la cual no pudo ser tratada debido a no contar con seguro médico, la falta de atención en su salud terminó provocándole una situación complicada.

“Estaba cuidando una niña en una casa, ahí le dio el derrame y cayó en coma, nos dijeron que ella era ilegal en el país y no calificaba para un seguro médico, no pudimos solventarlo económicamente”

“Me dijeron en el hospital que ya no la podían tener más ahí porque no había más que hacer, teníamos que sacarla de ahí o amenazaron con llamar a migración” finalizó.

El abogado cuya firma se especializa en casos de negligencia médica, John L. Bertoldo, en una entrevista exclusiva para el periódico El Tiempo, nos dijo que los doctores y ningún personal de hospital deben hacer ese tipo de comentarios. “En mi experiencia ellos saben que es lucrativo y que no lo es. Creo que esta mal el hacer este tipo de comentarios a los familiares y es muy insensible. Todas las personas tienen derecho a recibir atención médica de emergencia, sin importar el estatus legal migratorio o si no se cuenta con seguro médico. Esto es por ley federal” enfatizó Bertoldo.

También compartió con nosotros la historia de uno de los casos que su firma representó anteriormente. “Desafortunadamente, mi firma representó años atrás un caso en donde una persona falleció fuera de un hospital local en nuestra ciudad. En este caso fue un ciudadano americano de origen hispano, que era indigente. El había estado expuesto a las temperaturas extremas de calor aquí en Las Vegas, y las personas que lo vieron llamaron a la ambulancia y fue llevado a un hospital. Cuando el llego su aspecto físico no era bueno, al haber estado mucho tiempo en las calles, presentaba un fuerte olor corporal, sucio y estaba muy deshidratado. En ese tiempo las temperaturas rebasaban los 100º y él habia estado viviendo en las calles. La doctora en turno, en la sala de emergencias, lo diagnosticó como “indigente agudo” ese fue el diagnostico médico. Por supuesto que ese no es un diagnóstico médico, esa es una declaración sobre el estado socioeconómico de una persona, pero eso fue lo que ella escribió en su expediente médico. Le dio unas galletas saladas y jugo de naranja, y una vez estando un poco estable, llamó a los guardias de seguridad y fue escoltado fuera del hospital, a pesar de que este paciente no habia mostrado ninguna señal de violencia. Uno hora después, falleció afuera del hospital de un paro cardiaco. Este fue el caso de una persona que no contaba con seguro médico, indigente, ciudadano americano, latino, que falleció por negligencia médica debido a su aspecto” finalizó.

En nuestro estado la atencion de emergencia medica es un derecho para todos. Por ley federal los hospitales estan supuestos a atender a las personas sin importar su estatus economico y migratorio. No pueden ser discriminadas por el hecho de no contar con los medios para pagar y tampoco por su aspecto fisico.

En el caso de Juan, el propósito es que casos como este no queden en la sombra y que ninguna persona tenga que pasar por situaciones de este tipo. Ellos creen que el cuidado de un doctor tiene que enfocarse en preservar la vida sin importar la situacion financiera o migratoria.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like