Derogarán ley que limita coberturas periodísticas de crimen en violento estado mexicano

El Congreso de Sinaloa, un estado del noroeste de México azotado por el narcotráfico, decidió recular y derogará una ley aprobada la semana pasada que preveía imponer estrictos límites a las coberturas periodísticas sobre crímenes y que generó un fuerte rechazo.

“Esta legislatura no dará un paso que pueda atentar contra la libertad de expresión ni el acceso a la información”, dijo el diputado Jesús Enrique Hernández Chávez, presidente de la Junta de Coordinación Política, al anunciar que en los próximos días se presentará una iniciativa para derogar el polémico artículo que establecía las restricciones.

Periodistas y organizaciones para la libertad de expresión marcharon la tarde del viernes pasado contra la que bautizaron como ‘ley mordaza’ después de que el Congreso la aprobara por unanimidad.

La ley, impulsada por el gobernador Mario López Valdez (del partido opositor conservador PAN), prohibía a los periodistas grabar audio, imágenes y tomar fotografías en escenas del crimen y les limitaba a remitirse a los comunicados del gobierno para brindar información. También prohibía a funcionarios de la fiscalía dar información a los reporteros de forma anónima sin autorización.

“¿Qué va a pasar con los medios y los periodistas que consiguen información y la publican? ¿Los van a detener?”, se preguntaba el líder de la estatal Asociación de Periodistas y Comunicadores 7 de Junio, Gabriel Mercado.

Sinaloa, con costas en el Pacífico, es un importante territorio para el narcotráfico y cuna de varios legendarios capos como Joaquín “El Chapo” Guzmán, el poderoso y ahora capturado líder del cártel de Sinaloa.

La militarizada guerra contra el narco que lanzó en 2006 el expresidente Felipe Calderón ha convertido a México en uno de los países más peligrosos para los periodistas, con al menos 78 informadores asesinados desde el 2000, según varias ONG.

En algunos estados del norte, los periódicos se han autocensurado en temas relacionados con el narcotráfico debido a las amenazas de los cárteles, a los que se responsabiliza de varias muertes de periodistas y de ataques a instalaciones de varios medios de comunicación.

Pero, a pesar de los peligros, es común que fotógrafos y camarógrafos capturen imágenes de escenas de crímenes escabrosas como cuerpos mutilados o cadáveres colgando de puentes.

Más de 80.000 personas han muerto desde 2006 por las pugnas entre los cárteles y sus enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like