58°F
weather icon Clear

Desempleados se enfrentan a más desafíos en medio de la pandemia

WASHINGTON — Esta primavera, Magdalena Valiente esperaba su mejor año como promotora de conciertos en Florida. Ahora, se pregunta si la carrera que construyó durante tres décadas ha terminado.

En marzo, Valiente había estado planeando cinco giras para los ganadores de los Grammy Latinos Fonseca y Andrés Cepeda y más de 20 para la banda de pop latino de Miami, Bacilos. Ganando hasta seis cifras durante los años buenos, Valiente esperaba ayudar a su hijo menor, un estudiante de preparatoria, a pagarse la universidad.

Pero con la cancelación de los eventos en vivo, las cosas se han vuelto sombrías. Ella depende de los beneficios de desempleo, de Medicaid y ha solicitado cupones de alimentos. Ha perdido la esperanza de que la crisis termine pronto.

“Trabajé desde abajo cuando empecé en este negocio a los veinte años”, dijo Valiente, una madre soltera de Fort Lauderdale. “No había muchas otras mujeres, y fue difícil. No es fácil dejarlo ir”.

Millones de estadounidenses en las industrias más afectadas por la pandemia viral se enfrentan a una situación similar. Su desempleo se ha extendido de semanas a meses, y se ha vuelto dolorosamente incierto cuando, si es que alguna vez, sus trabajos volverán. En el campo del entretenimiento donde Valiente trabajó y en otros sectores que absorbieron grandes pérdidas de empleo (desde restaurantes y hoteles hasta energía, educación superior y publicidad) el empleo permanece muy por debajo de los niveles pre-pandémicos.

Estas tendencias han levantado el espectro de un periodo de desempleo generalizado a largo plazo que podría convertir la recesión viral en un descenso más doloroso y prolongado. Las personas que llevan seis meses o más sin empleo (una de las definiciones de desempleo de larga duración) suelen sufrir una erosión de las aptitudes y las redes profesionales que dificulta la búsqueda de un nuevo empleo. Muchas necesitarán capacitación o educación para encontrar trabajo en una nueva empresa o en una nueva ocupación, lo que puede retrasar su reincorporación al mercado laboral.

El viernes, el gobierno informó que los empleadores agregaron 661 mil puestos de trabajo en septiembre, normalmente una ganancia saludable. Sin embargo, marcó el tercer descenso mensual consecutivo en las contrataciones. La nación ha recuperado apenas la mitad de los 22 millones de empleos que se perdieron por la pandemia y los cierres generalizados de negocios que causó en marzo y abril.

“Desempleo masivo a largo plazo”

En una tendencia preocupante, una proporción creciente de pérdidas de empleos parece haber desaparecido permanentemente. Cuando el virus estalló en marzo y paralizó la economía, casi el 90 por ciento de los despidos se consideraron temporales, y parecía posible un rápido repunte. Ya no. En septiembre, el número de estadounidenses clasificados como despedidos permanentes aumentó un 12 por ciento a 3.8 millones, y el número de desempleados de larga duración aumentó en 781 mil (el mayor aumento registrado) a 2.4 millones.

“Tenemos una oportunidad real de que haya un desempleo masivo de largo plazo”, agregó Till Von Wachter, un profesor de economía de la UCLA.

La nación tiene ahora un siete por ciento menos de empleos que en febrero. Sin embargo, el daño es mucho más profundo en algunos sectores. La categoría de artes escénicas y deportes de espectadores, que incluye la industria de Valiente, ha perdido el 47 por ciento de sus empleos. No ha añadido ningún trabajo neto desde que el coronavirus atacó.

Los hoteles han bajado un 35 por ciento, los restaurantes y bares un 19 por ciento, el transporte un 18 por ciento. La publicidad, uno de los primeros gastos que las empresas recortan en una crisis, ha bajado un nueve por ciento.

La educación superior ha perdido el nueve por ciento de sus puestos de trabajo. Muchas clases se han retrasado o trasladado en línea, reduciendo la necesidad de conserjes, trabajadores de cafetería y otros administradores. Normalmente, durante las recesiones, el sector educativo añade puestos de trabajo para acomodar a las personas que regresan a la escuela en busca de habilidades o educación comercial. Esta vez no.

Ashley Broshious tardó años en desarrollar habilidades que ahora parecen tener mucha menos demanda. Gerente y sommelier en un restaurante de Charleston, Broshious es una de los seis sommeliers avanzados certificados en Carolina del Sur. Aún así, fue despedida en marzo, y cuando el dueño del restaurante reabrió uno de sus dos establecimientos, no la volvieron a contratar.

Ahora, Broshious recibe unos 326 dólares a la semana en beneficios de desempleo. Eso no es suficiente para pagar los dos mil 400 dólares de renta mensual de su casa, así como los préstamos estudiantiles, el seguro del coche y la deuda de tarjeta de crédito de un viaje a Hawái que hizo mientras trabajaba.

“Cuando pasas toda tu vida construyendo esta carrera”, dijo Broshious, “es difícil empezar de nuevo”.

¿Recuperación más rápida?

Algunos economistas señalan con esperanza que esta recuperación ha progresado más rápido de lo que muchos analistas esperaban y puede seguir haciéndolo. Matthew Notowidigdo, economista de la Escuela Booth de la Universidad de Chicago, y tres colegas predijeron en un trabajo de investigación que la rápida retirada de los trabajadores temporales reducirá el desempleo al 4.6 por ciento anual a partir de ahora. Eso sugeriría una recuperación mucho más rápida que la recesión anterior.

Tres cuartas partes de los despedidos temporales no se molestan en buscar trabajo, dijo Notowidigdo, basándose en un análisis de los datos del gobierno, aparentemente porque confían en ser retirados. Y aunque el número de puestos vacantes ha disminuido en un 17 por ciento en comparación con el año anterior, según Glassdoor, sigue siendo mucho mayor que durante la Gran Recesión.

En julio, el mes más reciente del que se dispone de datos del gobierno, había 2.5 trabajadores desempleados en promedio por cada puesto de trabajo. Eso es mucho mejor que los seis desempleados por cada puesto de trabajo durante las profundidades de la Gran Recesión.

“Todavía hay mucha gente que encuentra trabajo con bastante rapidez”, dijo Notowidigdo.

Aún así, más de un tercio de los trabajadores que han sido despedidos o cesantes ahora consideran que su pérdida de trabajo es permanente, según una encuesta de Morning Consult. Eso es un aumento de sólo el 15 por ciento en abril.

Algunos economistas, como Sophia Koropeckyj de Moody’s Analytics, ven una creciente causa de preocupación. Koropeckyj estima que cinco millones de personas lucharán por encontrar trabajo incluso después de que el virus haya sido controlado. Es probable que los empleos no vuelvan a los niveles prepandémicos hasta finales de 2023, dijo en una nota de investigación.

Caos financiero

Incluso entre algunas personas que han logrado conseguir nuevos empleos, la recesión pandémica ha alterado sus vidas financieras.

Angela Grimley se abrió camino a través de varios hoteles Marriott en Filadelfia para convertirse en gerente de eventos, sólo para que la recesión le diera una patada trasera. Después de meses de desempleo, Grimley, de 38 años, encontró un trabajo a medio tiempo respondiendo llamadas y correos electrónicos de los clientes para la Pennsylvania General Store, que vende comida y recuerdos que sólo se encuentran en Pennsylvania.

Le encanta el trabajo y se siente afortunada de que su novio, con el que vive, siga trabajando. Pero antes de la pandemia, Grimley había recibido una nueva oferta de trabajo como gerente de conferencias y eventos en una empresa de marketing de productos para padres sanos. El trabajo habría pagado mucho más y habría proporcionado beneficios de salud y de jubilación, lo que su trabajo de medio tiempo no hace, pero la oferta desapareció gracias a la pandemia.

El daño a sus finanzas “me mantiene despierta por la noche”, reveló Grimley. Habiendo tenido que comprar un seguro médico a través de la Affordable Care Act, ha descubierto que algunos de sus médicos no aceptan su nuevo seguro.

Para Valiente, no hay conciertos programados hasta agosto de 2021. Sin embargo, ella ya no confía en que el público esté listo incluso entonces para conciertos llenos de miles de personas.

A los 52 años, dijo, es difícil contemplar un cambio de carrera.

“Para finales de año, si las cosas se ven peor, tendré que idear un plan B, pero no sé cómo estará el negocio de la música”, señaló Valiente. “No quiero endeudarme porque no soy joven, y no me quedan otros 30 años de trabajo”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Kamala Harris en Las Vegas anima a la gente a votar temprano

A una semana de las elecciones de 2020, la candidata demócrata a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris de California, llegó a Las Vegas el martes por la noche después de haber estado en Reno durante el día.

Notas Comunitarias 10-28-20

*Atención médica de calidad a bajo costo

“Soy más que mi balanza” Revela cómo superar la obesidad

El reconocido médico dominicano Pablo García Vargas anunció el lanzamiento internacional de su libro “Soy más que mi balanza”, que en solo horas se convirtió en una sensación.

Se movilizan demócratas en el sur de Nevada

Las actividades para tratar de conseguir el voto de los ciudadanos de Nevada se intensificaron en la última semana, el Partido Demócrata organizó eventos con estudiantes, cabalgatas y caravanas vehiculares. Todo esto en la búsqueda de conseguir el apoyo de los votantes para el aspirante presidencial Joe Biden y candidatos locales.

Sisolak con un plan para revivir las convenciones

La economía de Nevada podría recibir un impulso a principios de año, ya que el estado está trabajando en un plan que permitiría a las convenciones tener un número significativamente mayor de asistentes.