Directora de una primaria de Las Vegas se enfrenta con una revuelta en su contra

La directora de una primaria de Las Vegas está enfrentando una un levantamiento en su contra.

El personal y los padres de la primaria Decker afirman que la directora, Alice Roybal-Benson, ha creado un ambiente de trabajo hostil que ofrece poco apoyo a los maestros y muchas críticas cuando no alcanzan sus metas. Aseguran que eso ha llevado a una baja moral y una alta rotación entre el personal.

La tasa de rotación de la escuela de dos estrellas ha sido alta en comparación con las primarias cercanas de Dondero y Diskin en los últimos tres años, mientras que Roybal-Benson ha sido directora. La escuela reemplazó el 67 por ciento de su personal en 2015-16, el 36 por ciento en 2016-17 y el 62 por ciento en 2017-18, según datos del Distrito Escolar del Condado de Clark.

La tendencia ha continuado durante el año escolar actual, con al menos siete maestros de Decker quienes señalan que han renunciado o que se les ha pedido que renuncien.

No es inusual que los padres o maestros se molesten con un director, particularmente en una escuela como Decker que está luchando por mejorar su rendimiento académico. Pero la rebelión contra Roybal-Benson parece ser amplia y profunda. El Review-Journal habló con más de una docena de maestros y padres sobre lo que ven como una nube oscura colgando sobre la escuela.

“Mi mayor preocupación es la alta tasa de rotación de maestros”, comentó el padre Daniel Martínez, cuya hija perdió a uno de sus maestros favoritos este año. “Eso me dice que algo anda muy mal”.

Roybal-Benson no respondió a múltiples solicitudes de comentarios.

El personal y los padres dicen que han llevado sus preocupaciones sobre Roybal-Benson al distrito escolar, pero les preocupa que no se haga nada y que los problemas continúen.

Estas preocupaciones no se han generado sin antecedentes, los datos del distrito escolar muestran que a seis administradores desde el año escolar 2013-14 hasta junio de 2018, no se les ofrecieron renovación de contrato.

Los administradores incluyen directores, subdirectores y decanos, entre otros cargos, pero el distrito no desglosa más informes.

Ambiente de trabajo “tóxico y hostil”

Kelly Mercer, quien anteriormente enseñaba cuarto grado en la escuela, recibió calificaciones efectivas como maestro en 2015-16 en Crestwood Elementary y su primer año en Decker en 2016-17.

Pero el año pasado, reveló que fue atacado después de reportarle a Roybal-Benson que el tiempo asignado para la instrucción de matemáticas todos los días, era inferior al tiempo requerido en la guía de instrucción para maestros.

Luego, recibió un reporte por pedir pizza durante el tiempo de instrucción, él explicó que había sido una recompensa para sus estudiantes.

“Ella comenzó a atacarme frecuentemente después de eso y todos lo supieron”, manifestó.

Mercer dejó de trabajar para Democracy Prep en el campus de Agassi este año escolar. Describió el ambiente en Decker como terrible y desmoralizador cuando se retiró.

Otras dos maestras que abandonaron este año escolar (ambos pidieron permanecer en el anonimato debido a su preocupación por futuras oportunidades de trabajo) describieron un entorno desenfrenado con críticas pero poco apoyo.

“Todos los días se sentía como esta batalla constante de dar un paso adelante y tres pasos atrás, nunca haciendo lo suficiente para tener éxito”, escribió una maestra en una carta de renuncia de diciembre. “Este sentimiento crónico de no tener éxito, fue abrumador hasta el punto en que comencé, y en última instancia creí, en que no solo era una profesora ineficaz para mis alumnos, sino una que solo les estaba brindando un mal servicio”.

Al final, la maestra escribió que dejar el distrito parecía ser la única opción.

“¿Cuánto vale la pena tratar de sobresalir el resto del año, si al final me quedo atrapada en este vacío que es Decker?”, relata la carta.

Una de ellas expresó su preocupación por las evaluaciones de Roybal-Benson y escribió en una carta de renuncia que afirmaba que los estudiantes no estaban aprendiendo nada, a pesar de que tenían la mayor mejora en calificaciones de los exámenes de matemáticas y lectura para el tercer grado durante la primer mitad del año escolar.

“En general, Roybal-Benson ha cultivado el ambiente de trabajo más tóxico y hostil en el que he tenido el disgusto de trabajar”, escribió uno en una carta de renuncia. “El favoritismo y el tratamiento preferencial son desenfrenados y existe un temor constante junto con un sentimiento de incertidumbre entre quienes no están dentro de su círculo íntimo”.

La maestra también escribió que Roybal-Benson ha intentado mantener a su personal a través de la coerción y la manipulación en lugar del apoyo y la orientación que necesitan los maestros.

En noviembre, los maestros recibieron una encuesta por correo electrónico que podían completar para tener la oportunidad de ganar un premio, siempre y cuando se quedaran en Decker durante dos años más.

Se le pidió al personal que completara la encuesta para tener la oportunidad de ganar un viaje a la Academia Ron Clark “con el entendimiento de que permanecerán en Decker un mínimo de dos años escolares completos más” junto con otros requisitos, se lee en el correo electrónico.

¿Manteniendo a los administradores de bajo rendimiento?

El distrito indica que analiza cualquier inquietud planteada por el personal y los padres.

“Invitamos a cualquier empleado con inquietudes o sugerencias para contactar a su supervisor u otro administrador”, apuntó una portavoz en un comunicado. “Estamos trabajando para construir una cultura de confianza en la que todos los empleados se sientan cómodos al presentar sus inquietudes e ideas”.

Los correos electrónicos obtenidos por el Review-Journal también muestran que el personal del distrito ha visitado la escuela para escuchar las quejas del personal.

La ley estatal tiene una disposición que ofrece alivio en ciertas circunstancias: si al menos la mitad de los maestros de una escuela solicitan la transferencia a otra durante dos años consecutivos, o si la calificación de una escuela baja durante dos años consecutivos, el director de esa escuela vuelve al periodo de prueba.

Pero Roybal-Benson, cuyo estilo de liderazgo también enojó a los padres en Vegas Verdes Elementary cuando se desempeñó como directora allí, según informes de noticias locales en 2012, hasta ahora han evitado re-activar esa acción.

A falta de una bandera roja, no está claro hasta qué punto el distrito intentará remover a los administradores de bajo rendimiento.

Stephen Augspurger, el director ejecutivo de la Asociación de Administradores y Empleados Técnicos del Condado de Clark, quien representa a los directores, explicó que el bajo número de contratos no renovados en el distrito no cuenta la historia completa.

Los administradores pueden retirarse cuando están bajo fuego para evitar la degradación, la no renovación de un contrato o el despido, anunció a los legisladores en una audiencia sobre un proyecto de ley en febrero.

Aunque solo a un puñado de administradores no se les ofreció un nuevo contrato, 345 se jubilaron regularmente durante los últimos seis años.

Mientras tanto, las familias con estudiantes en la Primaria Decker esperan una solución.

Tacy Stanfill, cuyas dos nietas asisten a la escuela, puntualizó que recibió un aviso de un vecino sobre lo que les ocurrirá cuando se inscriban a la primaria.

“Nos advirtió antes de que las chicas nos dijeran, que la directora despide a todas las buenas maestras y nos advirtió que no estudiaran en esa escuela, que nos fuéramos a cualquier otra”, concluyó.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like