¿Disciplina o abuso físico en menores?

El Departamento de Policía Metropolitana de Las Vegas (LVMPD por sus siglas en inglés) continúa sumando esfuerzos por acercarse a la comunidad hispana, desde el marzo pasado han reincorporado el programa Segundo Martes del Mes, el cual consta de una sesión comunitaria donde los asistentes pueden informarse sobre temas de interés social, explicados totalmente en español.

“El propósito es quebrar esa barrera de desconfianza hacia la policía, especialmente ahora en este ambiente político, específicamente con inmigración”, dijo el director de la Academia Civil Hispana, David Ciénega, quien una vez más reiteró que los oficiales de LVMPD no ejercen labores de inmigración.

Un tópico de interés abordado durante la reciente reunión comunitaria, realizada el 10 de abril en la oficina principal de LVMPD, fue la diferencia entre disciplinar a un menor de edad y el abuso físico, el cual entra en la categoría de violencia doméstica.

“Muchas de las veces en las escuelas a los niños les instruyen que si son abusados física o sexualmente tienen que decirlo a alguien, a veces los padres, cuando quieren disciplinar a los niños, los menores les dicen ‘si me pegas le voy a hablar a la policía porque eso es violencia doméstica o abuso’”, relató Ciénega.

El oficial explicó que hay una gran diferencia entre el abuso/violencia doméstica y la disciplina, sin embargo, es una pregunta recurrente entre los padres de familia hispanos, ya que incluso muchas veces no saben cómo instruir a sus hijos, en el caso de los adolescentes, cómo hacer que eviten las drogas.

“Conforme a la ley del estado de Nevada, todavía se permite la disciplina corporal, en otras palabras, sí les pueden dar sus ‘nalgadas’ a los niños. No se les deben dejar moretones, lo importante a destacar es que esa disciplina no sobrepase el enojo y golpeen (excesivamente) al niño porque el enojo les ganó. Hacemos esa distinción”, comentó Ciénega.

El elemento de la policía sentenció que para disciplinar a un menor no se debe usar ningún objeto para golpearlo y tampoco debe haber golpes en el rostro. “Entiendo que en la cultura latinoamericana es diferente, me voy a usar de ejemplo: cuando yo me portaba mal, mi mamá si no usaba la mano usaba la chancla, aquí eso no va. Decirle al niño ‘ya basta’”, narró Ciénega.

De acuerdo con la información difundida en el evento, sí puede considerarse un delito disciplinar a un niño con fuerza excesiva, y las sanciones varían de acuerdo a las lesiones y moretones que pueda presentar el menor. Si los golpes son fuertes, entonces el caso ya es considerado como violencia doméstica y la policía debe intervenir.

“Es caso por caso, todos los oficiales están capacitados sobre qué hacer o qué preguntar en un caso de violencia doméstica. Los oficiales van a hacer las preguntas básicas, comenzando con ¿qué pasó?

He investigado casos en que el padre le da una cachetada a un adolescente de 14 o 15 años porque le contestó mal, entiendo, pero depende de cómo le pegó, es una línea muy delgada. Pegar con la mano no hay problema, pero si se le pega en la cara y se le deja un moretón eso puede o es considerado coomo violencia doméstica”, mencionó Ciénega.

Un recurso muy importante para los padres de familia es recibir orientación de cómo evitar que su hijo/a se inmiscuya en pandillas, malas amistades o comience a consumir drogas.

Pese a que la marihuana recreacional ya es legal en Las Vegas, aún es ilegal que los menores de 21 años tengan posesión de la misma. ¿Cómo detectar que su hijo/a está experimentando con las drogas?, la información será abordada en la próxima reunión comunitaria latina ‘Segundo Martes del Mes’, a realizarse el próximo 8 de mayo, a las 7:00 pm, en 400 S. Martin Luther King Boulevard, Edificio B, salón 128.

Para más información visite

www.lvmpd.com

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like