59°F
weather icon Partly Cloudy

Disputas entre los Raiders y la UNLV en cuestión del uso del nuevo estadio podrían ser resueltas por la Autoridad del Estadio

El inconveniente de la programación de tres partidos de fútbol que no sean de conferencia de la UNLV en el Estadio de Allegiant se reduce a las prioridades y a la interpretación de cinco palabras.

Y podría ser necesaria una revisión por parte de la Autoridad del Estadio de Las Vegas para resolverlo.

Si bien la UNLV está confirmada como arrendataria del estadio abovedado de dos mil millones de dólares, con capacidad para 65 mil personas, cuya finalización está prevista para el 31 de julio, el equipo y sus actividades siguen siendo secundarias con respecto al inquilino principal, los Raiders. El equipo de la NFL está contribuyendo con aproximadamente 1.25 mil millones de dólares para la construcción del estadio, mientras que el público está aportando 750 millones de dólares a través de un impuesto sobre las habitaciones de hotel que apoyan los bonos.

Se permiten dos juegos sin conferencia

El Acuerdo de Uso Conjunto de la UNLV firmado por los Raiders y la Junta de Regentes de Nevada del 27 de marzo de 2018, establece que la UNLV tiene derecho a jugar dos partidos sin conferencia cada temporada en el estadio. Un partido (el primer partido de la temporada contra la Universidad de California) se identifica para la fecha del 29 de agosto en el acuerdo.

Pero cualquier otro juego tendría que ser autorizado por los Raiders a través de un programa de prioridades enumeradas en el acuerdo. En última instancia, la Autoridad del Estadio debe votar para aprobar el uso programado del estadio por parte de la UNLV. Si hay alguna disputa, la Autoridad la resolverá.

El calendario tentativo de la UNLV para la próxima temporada incluye fechas en casa que no son de conferencia con Louisiana Tech el 5 de septiembre y Arizona State el 12 de septiembre, además del partido contra California.

Los juegos contra Arizona State (ASU) y California (ambos miembros de la conferencia Pac-12) fueron acordados por las escuelas mucho antes de que los regentes firmaran el acuerdo con los Raiders. El juego de ASU fue anunciado el 24 de julio de 2015, y el juego de Cal fue anunciado el 1º de noviembre de 2017. No está claro cuándo estaba programado el partido con Louisiana Tech, un equipo de Conference USA de Ruston, Louisiana.

“Proceso deliberado y colaborativo”

“El acuerdo de uso conjunto claramente proporciona un proceso deliberado y colaborativo para asegurar que la programación del nuevo estadio sea clara y justa para todos”, declaró el martes Jeremy Agüero, director de Applied Analysis, con sede en Las Vegas, que sirve como personal de la Autoridad del Estadio.

La propuesta de la UNLV de celebrar tres partidos ausentes de conferencia en el estadio el primer año de su inauguración se basa en el texto del acuerdo.

El acuerdo dicta que “la UNLV tendrá derecho a programar dos partidos no conferenciantes para que se jueguen en el estadio cada temporada de la UNLV después de la primera durante la cual el equipo de la UNLV juegue los partidos en casa en el estadio”. Se trata de la interpretación de la frase “tras la primera temporada de la UNLV” y de si se refiere a 2020 o 2021.

“El texto de la sección no prohíbe específicamente la programación de tales juegos en 2020, pero el lenguaje sugiere que tales juegos no podrían programarse hasta 2021, ya que se refiere a la temporada siguiente a la primera de la UNLV en el estadio”, aclaró Agüero en un correo electrónico.

El acuerdo exige que la UNLV y los Raiders concilien las diferencias de programación. Si no pueden, se le pediría a la Autoridad del Estadio que intervenga y lo resuelva.

Aspectos destacados del acuerdo

Toda una sección dentro del contrato de 63 páginas está dedicada a la programación. Aquí están algunos de los aspectos más destacados:

*Todos los partidos en casa de los Raiders, los eventos de la NFL y los principales eventos que se programaron para ser llevados a cabo en el estadio antes de que la UNLV finalice su calendario de partidos en casa se conocen como “Eventos Prioritarios” y tienen prioridad.

*UNLV tiene el derecho de programar dos partidos en casa sin conferencia (referidos en el contrato como “Priority UNLV Team Home Games”) cada temporada. La UNLV puede programar cualquier sábado que no se haya programado un evento prioritario.

*Una vez que los Raiders han sido notificados de un Priority UNLV Team Home Game, se considera confirmado a menos que los Raiders respondan dentro de los 30 días.

*Después de la primera temporada en el nuevo estadio, la UNLV puede solicitar un Priority UNLV Team Home Game sobre el fin de semana del Día del Trabajo cada dos años.

*Una sección del acuerdo ordena a los Raiders y a la UNLV que “se reúnan a intervalos razonables para gestionar y aclarar” el calendario de partidos. Los Raiders deben proporcionarle a la UNLV un calendario provisional de las fechas y horas disponibles para la celebración de los partidos.

Fuentes con conocimiento del proceso afirman que el primer año de programación puede ser el más difícil debido a la mayor demanda de eventos para probar la nueva sede más grande disponible. Los Raiders no han confirmado ninguna fecha de conciertos, pero se espera que los fines de semana de agosto, septiembre y octubre sean muy importantes, y la compañía de programación contratada por los Raiders estará ansiosa por ofrecer eventos que atraigan a grandes multitudes al estadio.

*Existe cierta flexibilidad dentro del acuerdo que permite modificar las horas de inicio del juego para acomodar cambios tardíos si una compañía de transmisión quiere televisar un partido de la UNLV; una medida que generalmente proporciona más ingresos a la institución educativa. Los Raiders están obligados a “evaluar la viabilidad del cambio y permitir que se efectúe si es comercialmente razonable”, pero tal cambio no puede interferir con los partidos en casa de los Raiders.

*El acuerdo requiere un plazo de 12 horas entre los eventos de la UNLV y los Raiders para permitir la preparación de la superficie del campo. La superficie flexible del suelo del Estadio Allegiant permitirá a la UNLV jugar sobre una superficie de césped artificial, a los Raiders jugar sobre césped natural en el estadio y a los eventos de conciertos que tendrán lugar en el suelo de hormigón del recinto.

Aunque parece que todas las contingencias de programación se detallan en el acuerdo, la Autoridad del Estadio se convertiría en el árbitro si hubiera alguna disputa no resuelta. La junta de nueve miembros se reúne regularmente y considera los contratos y las políticas relacionadas con la construcción de estadios.

El acuerdo de la UNLV con los Raiders rechaza llevar las disputas a los tribunales debido a los gastos.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Titus y Horsford buscarán la reelección en 2020

El 2019 está a menos de un mes de llegar a su fin y con ello dar paso a un 2020 que tendrá mucha actividad política. El próximo año Estados Unidos celebrará elecciones presidenciales y también se definirán a los siguientes miembros del Congreso.