58°F
weather icon Clear

EE.UU. realiza primera ejecución de una reclusa desde 1953

TERRE HAUTE, Ind. — Una mujer de Kansas fue ejecutada el miércoles por estrangular a una mujer embarazada en Missouri y extraer a la bebé de su vientre, la primera vez en casi siete décadas que el gobierno de Estados Unidos ha dado muerte a una reclusa.

Lisa Montgomery, de 52 años, fue declarada muerta a la 1:31 a.m. después de recibir una inyección letal en el complejo de la prisión federal en Terre Haute, Indiana. Fue la undécima prisionera en recibir una inyección letal allí desde julio cuando el presidente Donald Trump, un ardiente partidario de la pena capital, reanudó las ejecuciones federales después de 17 años sin una.

Al comenzar el proceso de ejecución, una mujer que estaba de pie sobre el hombro de Montgomery se inclinó, le quitó suavemente la máscara facial a Montgomery y le preguntó si tenía unas últimas palabras. “No”, respondió Montgomery con una voz tranquila y apagada. No dijo nada más.

“La cobarde sed de sangre de una administración fallida se mostró esta noche en toda su plenitud”, dijo el abogado de Montgomery, Kelley Henry en una declaración. “Todos los que participaron en la ejecución de Lisa Montgomery deberían sentir vergüenza”.

“El gobierno no se detuvo ante nada en su afán por matar a esta mujer dañada y delirante”, dijo Henry. “La ejecución de Lisa Montgomery estuvo lejos de la justicia”.

Llegó después de horas de discusión legal antes de que la Corte Suprema despejara el camino para que la ejecución siguiera adelante. Montgomery fue la primera de las tres últimas reclusas federales programadas para morir antes de la inauguración la próxima semana del presidente electo Joe Biden, quien se espera que suspenda las ejecuciones federales.

Pero un juez federal del Distrito de Columbia detuvo las ejecuciones programadas a finales de esta semana de Corey Johnson y Dustin Higgs en un fallo del martes. Johnson, condenado por matar a siete personas relacionadas con su tráfico de drogas en Virginia, y Higgs, condenado por ordenar los asesinatos de tres mujeres en Maryland, ambos dieron positivo a COVID-19 el mes pasado.

Montgomery mató a Bobbie Jo Stinnett, de 23 años, en la ciudad de Skidmore, al noroeste de Misuri, en 2004. Usó una cuerda para estrangular a Stinnett, que estaba embarazada de ocho meses, y luego cortó y extrajo a la bebé del útero con un cuchillo de cocina. Montgomery se llevó a la bebé con ella e intentó hacer pasarla por suya.

Una corte de apelaciones le concedió a Montgomery un aplazamiento de la ejecución el martes, poco después de que otra corte de apelaciones levantara el fallo de un juez de Indiana que determinó que era probable que estuviera mentalmente enferma y no podía comprender que sería ejecutada. Pero ambas apelaciones fueron desestimadas, permitiendo que la ejecución de la única mujer en cadena perpetua federal siguiera su curso.

Uno de los abogados de Montgomery, Kelley Henry, le comentó a The Associated Press el martes por la mañana que su cliente llegó a las instalaciones de Terre Haute el lunes por la noche desde una prisión de Texas y que, debido a que no hay instalaciones para las reclusas, se la mantenía en una celda en el propio edificio de la cámara de ejecución.

“No creo que tenga ninguna comprensión racional de lo que está pasando”, indicó Henry.

Montgomery ha hecho bordados en la prisión, tejiendo guantes, sombreros y otros artículos de punto como regalos para sus abogados y otros, dijo Henry. No ha podido continuar con ese hobby o leer desde que le confiscaron sus lentes por temor a que se suicidara.

“Todos sus mecanismos de supervivencia le fueron removidos cuando la encerraron” en octubre, cuando le informaron que tendría una fecha de ejecución, dijo Henry.

El equipo legal de Montgomery afirma que ella sufrió “tortura sexual”, incluyendo violaciones en grupo, cuando era una niña, dejándole cicatrices permanentes en sus emociones y exacerbando los problemas de salud mental que había en su familia.

En el juicio, los fiscales acusaron a Montgomery de fingir una enfermedad mental, señalando que su muerte de Stinnett fue premeditada e incluyó una planificación meticulosa, incluyendo la investigación en línea sobre cómo realizar una cesárea.

Henry se opuso a esa idea, citando extensas pruebas y escáneres cerebrales que apoyaban el diagnóstico de la enfermedad mental.

“No se pueden falsificar los escáneres cerebrales que muestran el daño cerebral”, mencionó.

Henry dijo que el tema central de los argumentos legales no es si ella sabía que el asesinato fue un error en 2004, sino si comprende plenamente por qué está programada su ejecución ahora.

En su fallo sobre el aplazamiento, el juez de distrito de Estados Unidos, James Patrick Hanlon, en Terre Haute citó a los expertos de la defensa que alegaron que Montgomery sufría de depresión, trastorno límite de la personalidad y trastorno de estrés postraumático.

Montgomery, escribió el juez, también sufría alrededor del momento de la matanza de una condición extremadamente rara llamada pseudociesis en la que la falsa creencia de una mujer de que está embarazada desencadena cambios hormonales y físicos como si estuviera realmente embarazada.

Montgomery también experimenta delirios y alucinaciones, creyendo que Dios habló con ella a través de una imagen de conectar puntos, dijo el juez, citando a los expertos de la defensa.

“El registro ante la Corte contiene amplia evidencia de que el estado mental actual de la señora Montgomery está tan divorciado de la realidad que no puede entender racionalmente el fundamento del gobierno para su ejecución”, explicó el juez.

El gobierno ha reconocido los problemas mentales de la señora Montgomery pero discute que ella no pueda comprender que está programada para ser ejecutada por matar a otra persona.

Los detalles del crimen a veces dejaron a los jurados llorando durante su juicio.

La fiscalía le declaró al jurado que Montgomery condujo unos 274 kilómetros desde su granja en Melvern, Kansas, hasta la ciudad de Skidmore, al noroeste de Missouri, bajo la apariencia de haber adoptado un cachorro de rat-terrier de Stinnett. Ella estranguló a Stinnett realizando una violenta cesárea y huyendo con la bebé.

Los fiscales dijeron que Stinnett recuperó la conciencia y trató de defenderse mientras Montgomery cortaba a la niña de su vientre. Más tarde ese día, Montgomery llamó a su marido para que la recogiera en el estacionamiento de un Long John Silver’s en Topeka, Kansas, diciéndole que había dado a luz al bebé más temprano ese día en un centro de partos cercano.

Montgomery fue arrestada al día siguiente después de exhibir a la bebé prematura, Victoria Jo, que ahora tiene 16 años y no ha hablado públicamente de la tragedia.

Los fiscales revelaron que el motivo era que el ex marido de Montgomery sabía que ella se había sometido a una ligadura de trompas que la hacía estéril y planeaba revelar que estaba mintiendo acerca de estar embarazada en un esfuerzo por obtener la custodia de dos de sus cuatro hijos. Necesitando un bebé antes de una fecha de juicio que se acercaba rápidamente, Montgomery se centró en Stinnett, a quien había conocido en las exposiciones caninas.

Los grupos anti pena de muerte señalaron que Trump estaba presionando por las ejecuciones antes de las elecciones de noviembre en un cínico intento de pulir su reputación como líder de la ley y el orden.

La última mujer ejecutada por el gobierno federal fue Bonnie Brown Heady el 18 de diciembre de 1953, por el secuestro y asesinato de un niño de seis años en Misuri.

La última mujer ejecutada por un estado fue Kelly Gissendaner, de 47 años, el 30 de septiembre de 2015, en Georgia. Fue condenada por el asesinato de su marido en 1997 después de que conspirara con su amante, quien apuñaló a Douglas Gissendaner hasta morir.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
 
Clima más cálido y menos ventoso de camino al Valle de Las Vegas

Las condiciones meteorológicas en Las Vegas deberían mejorar constantemente durante el resto del fin de semana de Thanksgiving, según el Servicio Meteorológico Nacional.

 
Un año después de su muerte, el patrimonio de Tony Hsieh sigue en lucha

Los casos judiciales han mostrado relatos detallados sobre el consumo de drogas y el comportamiento extraño de Tony Hsieh, así como acusaciones de que personas cercanas a Hsieh se aprovecharon de él económicamente mientras su salud decaía rápidamente.

Atropellan a hombre en North Las Vegas

Un hombre fue hospitalizado el jueves por la tarde tras resultar herido en un incidente de atropello y fuga en North Las Vegas poco después de ser asaltado, dijo la policía.

Boys & Girls Clubs ofrece servicios de salud mental

Debido a la necesidad por aumentar la gama de recursos para la salud mental, la organización Boys &Girls Clubs ha trabajado en consolidar alianzas para brindar consejería a sus miembros y ayudar a abordar el déficit que actualmente hay en cuanto al acceso a estos servicios.

El regreso de “Big Boys Toys” a LV

Cada año llegan a Las Vegas varias convenciones; una que canceló debido a la pandemia generada por el COVID-19, ya está de regreso, es “Big Boys Toys” o expo Juguetes para Niños Grandes.