76°F
weather icon Clear

Ejecutivos de turismo de Las Vegas solicitaban mejores asientos en British Airways para sus familias

En una mañana de septiembre de 2012, Cathy Tull, la principal ejecutiva de marketing de la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas (LVCVA), estaba haciendo presión para recibir una respuesta.

Le dijo a su asistente que solicitara una mejora de asiento para el vuelo en British Airways (BA) de la esposa del entonces director ejecutivo, Rossi Ralenkotter. Tull quería una actualización sobre el estado de los boletos para una próxima reunión con Ralenkotter.

El coordinador de viajes de la Autoridad de Convenciones, Jean Burdett, identificó inmediatamente la solicitud como problemática. “La política de BA se respeta estrictamente, especialmente porque estamos afiliados al Condado de Clark y esto se consideraría un pago o un soborno a un funcionario del gobierno”, escribió Burdett al asistente de Tull, sugiriendo que sus preocupaciones provenían de representantes de British Airways.

El intercambio fue uno de los más de media docena de casos entre 2012 y 2016 en los que Ralenkotter y otros ejecutivos buscaron u obtuvieron mejoras para sus familiares en British Airways, muestran correos electrónicos obtenidos por el Review-Journal.

El personal de la LVCVA finalmente encontró una manera de trabajar en torno a las preocupaciones éticas de Burdett. Simon Brooks, vicepresidente senior de ventas de British Airways, proporcionó las mejoras para la esposa y la hija de Ralenkotter, según muestran los correos electrónicos internos. El personal de la agencia posteriormente le dio a Brooks miles de dólares en comidas y entradas para espectáculos en el Strip a expensas de los contribuyentes, según los registros.

Los ejecutivos de la agencia también solicitaron asientos más caros de Brooks para el esposo de Tull, la ex vicepresidenta de marketing, Caroline Vidmar y su esposo, según muestran los correos electrónicos. El esposo de Valarie Segarra, quien encabeza las iniciativas estratégicas de la agencia, también recibió un ascenso de vuelo económico a económico premium, según los registros.

Los correos electrónicos que detallan los tratos de la agencia con British Airways, obtenidos a través de una solicitud de registros públicos como parte de la investigación de dos años de la LVCVA realizada por el Review-Journal, arrojan nuevos datos sobre cómo Ralenkotter y otros ejecutivos utilizaron las relaciones comerciales y los recursos de la Autoridad de Convenciones para beneficio personal.

La agencia gubernamental ya está bajo una investigación criminal sobre cómo el personal, incluido Ralenkotter, usaba tarjetas de regalo de Southwest Airlines compradas por la LVCVA para viajes personales. La agencia ocultó la compra de 90 mil dólares en tarjetas de regalo en promociones que patrocinó con Southwest.

El ex jefe de las asociaciones comerciales de la agencia, Brig Lawson, fue arrestado por delito de robo el mes pasado como parte de la investigación de nueve meses. La policía también realizó una búsqueda en las oficinas de la LVCVA la semana pasada, confiscando siete años de registros electrónicos relacionados con las tarjetas de regalo.

Lawson buscó y distribuyó las tarjetas a Ralenkotter y a otros empleados, acorde a una auditoría externa. Según los registros de la policía, Tull usó casi seis mil dólares de las tarjetas para los vuelos, principalmente para su esposo y sus dos hijos.

Los correos electrónicos recientemente publicados muestran que Lawson también fue una figura central en los esfuerzos para obtener mejoras de British Airways. Renunció a su puesto en mayo.

También muestran que Lawson presionó para usar un patrón de facturación similar para pagar las optimizaciones de British Airways en un contrato de asociación con la aerolínea.

“Quiero tener una conversación sobre la inclusión de este tipo de solicitudes en un acuerdo de comercialización”, escribió Lawson a otro ejecutivo de British Airways. También ofreció pagar las cenas para los clientes de BA a cambio de un ascenso para la esposa de Ralenkotter. En respuesta a una solicitud del Review-Journal, el personal de la agencia no encontró registros de dicho acuerdo.

La LVCVA cubrió más de 50 mil dólares en gastos para la capacitación de ejecutivos de British Airways en Las Vegas en 2015, según los registros.

Liza Ravenscroft, portavoz de BA, no contestó las preguntas, pero presentó un comunicado en el que señala que la compañía está realizando una investigación interna relacionada con las optimizaciones.

“Mantenemos a nuestros colegas con altos estándares de profesionalismo y estamos investigando estas acusaciones”, detalla la declaración. “British Airways opera procesos de cumplimiento robustos y completos”.

Solicitudes de Rossi

Ralenkotter, quien pagó a la autoridad después de usar 17 mil dólares en tarjetas de Southwest en viajes personales, negó que supiera que las tarjetas se habían comprado con fondos de los contribuyentes. Pero está claro en los correos electrónicos relacionados con British Airways que él estaba dirigiendo al personal de la agencia para obtener las mejoras.

“¿Cómo van las mejoras de BA?”, escribió a Tull el 24 de abril de 2014, sobre el viaje de la esposa de Rossi a Oslo, Noruega.

Ralenkotter, quien renunció en agosto con un paquete de jubilación de 455 mil dólares y continúa trabajando como asesor de la agencia, indicó que los favores personales de British Airways eran parte del “desarrollo de relaciones” de la agencia con la compañía.

“Nos extendieron esa cortesía”, comentó Ralenkotter. “Ha sido una de las asociaciones más exitosas que ha tenido el destino de Las Vegas en los últimos años”.

Ralenkotter, quien recibió más de $800 mil en compensación anual total en su último año como líder de la agencia y actualmente cobra una pensión estatal que vale por lo menos $284 mil por año por el resto de su vida, se negó a discutir los beneficios que recibieron su esposa e hija. Dijo que no recordaba a nadie que indicara si dichos beneficios habían planteado alguna preocupación ética.

El CEO Steve Hill, quien sucedió a Ralenkotter en septiembre, escribió en una declaración que entendía que los ejecutivos de la agencia habían solicitado mejoras personales de vuelos en el pasado.

“Bajo mi administración, las políticas de la LVCVA fueron revisadas y posteriormente modificadas”, aseguró Hill. “Nuestro personal es consciente de que esta práctica no está permitida”.

Ravenscroft, con British Airways, anunció que Brooks aún trabaja como vicepresidente senior de la compañía, pero no lo pondría a disposición para responder preguntas.

Burdett y Tull declinaron hacer comentarios a través de una portavoz de la LVCVA.

El abogado de Lawson, Russell Marsh, también declinó hacer comentarios.

‘¡Te debemos!’

Se desconoce cuándo comenzó la práctica de obtener beneficios de British Airways para uso personal. El Review-Journal obtuvo correos electrónicos que se remontan a 2012, los primeros registros disponibles bajo la política de retención de registros de la agencia.

En varios casos, el personal escribió que Ralenkotter solicitó asientos de avión más caros para su esposa e hija, según muestran los correos electrónicos. Pero los registros no detallaron el valor de las mejoras o si otorgaron boletos de sección ejecutiva o de primera clase.

Es imposible determinar el valor de las optimizaciones de British Airways. Pero un vuelo, por trayecto, de Las Vegas a Oslo a mediados de mayo, actualmente cuesta entre $881 y $1,029 por clase económica, dependiendo de la hora de vuelo, según lo muestra una búsqueda en el sitio web de la aerolínea. El mismo vuelo cuesta alrededor de $3 mil 900 para la clase ejecutiva y entre $4 mil 443 y $10 mil 543 para primera clase.

En general, la clase ejecutiva es de tres a seis veces más cara que un asiento económico y la primera clase es de cuatro a ocho veces más costosa, según Rick Seaney, CEO de FareCompare.

Lawson se involucró en las discusiones de beneficios con British Airways en febrero de 2013, según muestran los correos electrónicos. En ese momento, la esposa de Ralenkotter, Mary Jo, estaba planeando un viaje a Londres y luego a Oslo, donde vive su hija. Lawson intentó en repetidas ocasiones obtener mejores asientos para la esposa de Ralenkotter.

Un empleado de British Airways se negó a proporcionar las mejoras, por lo que Lawson trató de negociar con fondos de los contribuyentes, según los registros.

“¿Hay alguna forma de pagar mediante algún tipo de patrocinio de marketing?”, escribió Lawson el 15 de febrero de 2013.

Cuando el empleado se negó nuevamente a organizar una mejora, Lawson adoptó otro enfoque, ofreciendo que la agencia pagara la cena de un cliente a cambio de una mejora para la esposa de Ralenkotter. “¿Una factura por el patrocinio de una cena que incluya un asiento mejor? ¿Podrías invitar a tus mejores clientes de Vegas? Sólo necesitaría una factura. ¿Es posible?”, escribió.

El empleado de la aerolínea sugirió que Lawson se acercara a Brooks, de modo que el mismo día le envió un correo electrónico titulado “gran favor”, según muestran los registros.

Cuando Brooks respondió que creía que podía ayudar, Lawson escribió: “¡Impresionante … te debemos!”

Durante los siguientes tres días, Lawson le envió un correo electrónico a Brooks varias veces para verificar la mejora y escribió el 19 de febrero, el día del vuelo, que la agencia “definitivamente devolverá el favor”.

Al día siguiente, Lawson escribió lo contento que estaba Rossi Ralenkotter con el beneficio.

“Rossi está delirando esta mañana…Mary Jo tuvo una experiencia maravillosa”, citó Lawson.

Brooks le respondió que no esperaba nada a cambio de la optimización.

“No es un problema, estoy feliz de ayudar y todo es parte de la relación”, respondió el 20 de febrero de 2013. “No es necesario…para nada a cambio, en realidad”.

Dos semanas más tarde, Lawson volvió a enviar un correo electrónico a Brooks en busca de una mejora para los vuelos de regreso de Mary Jo desde Oslo. “Rossi me pidió lo mismo para el vuelo de regreso de Mary Jo … ¿habrá algo más que se pueda hacer para mejorar su asiento?”, preguntó Lawson.

El 5 de marzo de 2013, Ralenkotter le envió a su esposa la confirmación del vuelo de su viaje de regreso y le comentó que le mejoraría el asiento pronto.

El 6 de marzo de 2013, Brooks envió un correo electrónico a Lawson anunciando que la actualización para la esposa de Ralenkotter estaba “lista”.

Lawson respondió dos días después: “¡Rossi quedó muy contento y me has hecho la vida un millón de veces más fácil!”

Beneficios de Rossi

En más de cuatro décadas con la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas, el director ejecutivo retirado, Rossi Ralenkotter, recibió dinero y beneficios significativos de la agencia financiada por los contribuyentes.

‘El Banco’

Mientras Lawson hablaba con Brooks sobre las mejoras, Kelly Sawyer, una ejecutiva de ventas de la autoridad, se aseguraba de que la Autoridad de Convenciones se hiciera cargo de algunas de las opciones durante las vacaciones planeadas de Brooks en Las Vegas.

Brooks le había enviado un correo electrónico a Sawyer en enero de 2013, indicando que traería a su familia.

“Vengo a Las Vegas con mi familia de 5 (mi esposa y mis 3 hijos) por un par de noches en abril y estoy pensando en cosas geniales para hacer con ellos”, escribió. “Seguramente debo tener algo en ‘el Banco’, ¿no? Avísenme antes de retirar mi cheque”.

Sawyer respondió con sugerencias como un espectáculo del Cirque du Soleil, una excursión en helicóptero por el Gran Cañón y el “Torneo de los Reyes” en Excalibur.

Unos meses más tarde, Brooks preguntó sobre los beneficios que la agencia planeaba proporcionarle para el viaje de abril.

“¡Solo checo que todo esté listo para abril!” Brooks escribió a Sawyer el 26 de marzo de 2013. “Volaremos en American Airlines el día 15”.

Sawyer respondió: “Querido Simon: tenemos toda la atracción y la comunidad de espectáculos esperando para tus cinco familiares. Avísame y te acomodaremos todo para el show “O” en Bellagio y el viaje en helicóptero hacia el Gran Cañón”.

Los boletos para una presentación de “Mystere” el 16 de abril en Treasure Island, costaron a los contribuyentes $704 y se justificaron como “Discusión de Capacidad de los aeropuertos Gatwick y Heathrow”. Los registros muestran que Brooks recibió cinco boletos, suficientes para él y su familia.

Cinco boletos para Brooks la noche siguiente para “O” en Bellagio costaron $907 y se describieron en los registros de gastos de la agencia como “Apreciación del cliente para el principal productor de Las Vegas”, según los documentos.

Una portavoz de la LVCVA dijo que la agencia no pagó por el viaje al Gran Cañón y confirmó que Maverick se hizo cargo del vuelo. Los registros muestran que la Autoridad pagó a la compañía $15 mil 500 dos años después como parte de un Patrocinio del Foro de Capacitación y Negocios de British Airways. Maverick no devolvió las llamadas en busca de comentarios.

En un correo electrónico de abril de 2014, titulado “Favor para el CEO-Las Vegas CVA”, Lawson le pidió a Brooks que le proporcionara asientos de primera clase a Ralenkotter y su esposa para un viaje personal a Noruega.

Al día siguiente, Ralenkotter escribió a Cathy Tull preguntando cómo iban las cosas con los asientos de British Airways.

Mientras Brooks estaba trabajando para encontrar mejores asientos, Lawson le agradeció en un correo electrónico del 2 de mayo y comentó que quería que la LVCVA patrocinara un evento de ventas en Las Vegas para British Airways.

“¿Eso sería de valor?”, preguntó Lawson.

Los registros muestran que la LVCVA pagó más de 54 mil dólares para que los ejecutivos de las aerolíneas realizaran la capacitación en Las Vegas. Eso incluye 13 mil dólares para MGM Resorts para un retiro de British Airways en julio de 2015 y $15 mil 500 para Maverick para un foro de capacitación de BA en 2015, según los registros. La agencia también pagó $25 mil 600 a Aria Resort por un patrocinio de marketing de la aerolínea desde el 30 de septiembre hasta el 2 de octubre de 2015, según los registros.

En agosto de 2015, Brooks estaba buscando boletos para un espectáculo y una ronda de golf en el campo de Shadow Creek durante un viaje de regreso a Las Vegas. Sawyer, el ejecutivo de ventas de la Autoridad, respondió que Brooks tendría que quedarse en una propiedad de MGM para jugar en Shadow Creek y reservó ocho boletos en su nombre para el Show de “Michael Jackson One” en Mandalay Bay. Esos boletos cuestan mil 504 dólares cada uno.

Mejoras ejecutivas

Tres días después, Lawson se acercó para obtener actualizaciones de la aerolínea para la entonces vicepresidenta de marketing de la Autoridad, Caroline Vidmar y su esposo.

“Yo me encargo de eso”, contestó Brooks. Vidmar declinó comentar.

Tull también estaba intentando activamente obtener mejoras para su cónyuge y la esposa de Segarra, según muestran los correos electrónicos.

“Tal vez podrían hacer algo respecto al vuelo de regreso del esposo de Segarra y el mío el domingo :)”, escribió Tull el 17 de abril de 2013 a Lawson y Sawyer. Los maridos pasaron de clase económica a económica premium y Segarra cuestionó por qué los maridos no recibieron asientos en clase ejecutiva.

“Sólo para económica premium, no para clase ejecutiva”, escribió Segarra en un correo electrónico. “Vi un asiento de clase ejecutiva en el piso de arriba disponible, pero no vi uno abajo. El administrador de la puerta me dijo que solo se les había otorgado la autorización para el ascenso de un nivel”, relató en un segundo correo electrónico a Lawson.

En abril de 2014, Lawson envió un correo electrónico a British Airways enunciando que Tull estaba buscando una mejora de asiento para su hermana y un acompañante de Las Vegas a Londres. Para mayo, la pareja fue ascendida de clase económica a clase ejecutiva, según los registros.

Luego, el 9 de octubre de 2016, Lawson envió un correo electrónico a Brooks en busca de una actualización para el esposo de Tull para un viaje a Praga y Londres. “Todo listo”, respondió Brooks a Lawson el 18 de octubre de 2016 sobre el cambio para el esposo de Tull.

Unos días después, Brooks recibió una cena con todos los gastos pagados en Prime Steakhouse que costó $722, según muestran los correos electrónicos.

“Nos gustaría cubrir la cena y las bebidas”, escribió el coordinador de la asociación comercial de la autoridad, Tiffany Majors, al personal de Bellagio. “No es necesario que le entregue el recibo, pero necesitaremos una copia detallada”.

Sawyer, Segarra y Majors declinaron hacer comentarios a través de una portavoz de la autoridad.

En 2017, Lawson intentó obtener otra mejora para Vidmar, la ex ejecutiva de la agencia, y su esposo. En el correo electrónico él la llamó “cliente”.

Pero el gerente del aeropuerto de British Airways en Las Vegas los negó, informándoles que la pareja podía comprar mejoras en la puerta por mil dólares cada una.

“Desafortunadamente, ya no podemos ofrecer mejores asientos gratuitos”, escribió. “Me complace extender una invitación de salón a sus clientes aquí en LAS”.

El Review-Journal es propiedad de la familia del Presidente y CEO de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson. Las Vegas Sands Corp. opera el Sands Expo & Convention Center, que compite con el Centro de convenciones de Las Vegas operado por la LVCVA.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.