El acoso escolar, puede llevar a la muerte

Las escuelas del Condado Clark y el estado de Nevada, han llegado a un acuerdo en la mayoría de los requisitos establecidos para investigar, informar y disciplinar a los niños y jóvenes acosadores, también conocidos en inglés como bullies. No obstante, es de suma importancia que los empleados de las escuelas hagan un esfuerzo por hacerle seguimiento a fondo a estos impases, según los hallazgos de un grupo de trabajo enfocado a hacerle seguimiento al acoso escolar.

El equipo de trabajo del Distrito Escolar del Condado Clark fue creado por el Superintendente Pat Skorkowsky, en reacción a un afligido padre que exigía la pronta acción por parte del CCSD, luego de haBer sufrido el suicidio de su hija a principios de este año escolar.

La hija de Jason Lamberth, de 13 años de edad, Hailee Lamberth, se suicidó en diciembre del 2013. En la nota que dejó a su familia, señaló claramente, que una de las razones principales por la cual tomaba esta lamentable decisión, era la constante intimidación y acoso que sufría todos los días en la escuela secundaria de White, en Henderson. Según dijo el padre de la pequeña fallecida, los directivos de la escuela, jamás se tomaron el trabajo en contactarse con él, antes (durante la intimidación, jamás fue contactado), ni tampoco después de la muerte de Hailee que había sido acosada constantemente durante tres semanas antes de su suicidio.

Tras la muerte de su hija, Lamberth solicitó dicho informe del acoso que sufría su hija, en una reunión con la directora de la escuela secundaria White, pero le dijeron que no existía, ni había ningún record.

Según cuenta el padre de familia, tan sólo después de recibir un consejo, de una persona anónima, Lamberth pidió el informe disciplinario de Hailee, el cual reveló que la niña había sido víctima de acoso, el cual había sido reportado a la escuela, investigado y confirmado. Es decir, la escuela estaba informada del acoso que Hailee Lamberth sufría diario, y jamás fue notificado a sus padres.

“Los administradores deben tomar en serio estas denuncias e investigarlas inmediatamente. Los padres deben ser informados tan pronto como sea posible “, dijo Skorkowsky, durante una reunión ejecutiva, declarando que los subcomités se crearan para desarrollar planes de acción para cada una de las recomendaciones y ponerlas en práctica para el año 2014-2015. “No podemos darnos el lujo de esperar más o dilatar el proceso”, dijo el Superintendente Pat Skorkowsky.

Entre las recomendaciones y promesas que se realizaron el pasado miércoles durante la reunion de la junta directiva del CCSD, los líderes escolares adoptaron una postura de cero tolerancia para el acoso escolar. Según Lamberth, la postura de cero tolerancia suena bien, pero pierden el punto de preocupación de los padres y los estudiantes, que no estaban representados en el grupo de trabajo, dijo Lamberth y otros miembros de la audiencia.

“La responsabilidad de los administradores es el problema”, dijo Lamberth, afirmando que las consecuencias graves se deben crear para el personal de la escuela que no denuncian o investigan estos casos de acoso estudiantil e intimidación.

Una demanda presentada la semana pasada por la Unión Americana de Libertades Civiles de Nevada en contra del Distrito Escolar del Condado Clark alegó la falta de acción por parte del personal de la escuela intermedia Greenspun en Henderson y los funcionarios del distrito, cuando dos muchachos fueron hostigados durante meses luego fueron agredidos físicamente. Durante meses, los padres solicitaron cambios para que acabara y/o evadir el acoso, sin éxito, hasta que finalmente, los padres de familia tomaron la decisión de sacar a sus hijos de la escuela, al no ver ningún resultado por parte de los directivos de la misma.

Ninguna de las recomendaciones del miércoles incluyó la disciplina para el personal de la escuela al no denunciar, investigar o resolver incidentes de acoso los cuales tuvieran conocimiento.

Las propuestas disciplinarias fueron para estudiantes acosadores más no para maestros.

El senador David Parks, D- Las Vegas, ha estado presionando por la legislación sobre el acoso escolar desde 2001 y dijo que ha experimentado la resistencia de los administradores de la escuela .

“Tenemos que mantener los administradores y profesores mucho más responsables del asunto “, dijo Parks.

Una de las propuestas requiere que el personal de la escuela reporten todos los incidentes de intimidación a los administradores escolares para investigar y notificar a los padres de cada caso.

La ley estatal ya requiere que el personal de la escuela reporte incidentes sospechosos de intimidación. La ley ordena que el director proporcione una notificación por escrito a los padres o tutores legales de todos los estudiantes involucrados e investigue en caso dentro de las siguientes 24 horas.

La investigación deberá concluir en el plazo de 10 días. En un caso confirmado de acoso escolar, se deben hacer recomendaciones para las acciones disciplinarias u otras medidas que se describen en la política del distrito escolar.

La política actual de disciplina del distrito “prohíbe” la intimidación y permite a los directores suspender o expulsar a los estudiantes ” si se considera que son un peligro para personas o bienes. “Para ello, el alumno disciplinado debe ser informado de la razón por la cual se está tomando esa decisión y se le da la oportunidad de explicar su conducta. Una audiencia se llevará a cabo a no más de tres días después de que se retiren los estudiantes.

El comité también recomendó que se defina claramente la responsabilidad de los administradores. Eso ya se explica en la ley estatal, pero no en las políticas del distrito escolar.

Otra sugerencia fue la de añadir al currículo escolar, un curso sobre el bullying en las clases de sexto grado en vez de octavo grado, debido a que el acoso escolar es frecuente en la escuela intermedia.

La capacitación del personal también debe ser reforzada, para que sepan cómo reconocer, prevenir y denunciar el acoso. La ley estatal dice que los administradores escolares y otros miembros del equipo escolar, necesitan ser entrenados en la presentación de informes y la investigación de la intimidación.

El distrito también debe asegurarse que cada plantel cumpla con los procedimientos de intimidación y crear políticas escolares que cumplan con la ley estatal, dijo el comité.

Los miembros de la Junta Escolar, dijeron que estas recomendaciones deben ser puestas en acción lo antes posibles, más aceptaron que no va a ser fácil asegurarse de que se lleven a cabo en los 357 escuelas. Será un “cambio de paradigma “, dijeron los miembros.

Será difícil, pero la idea de que “los niños siempre serán niños ” tiene que cambiar, dijo Carolyn Edwards, miembro de la junta directiva.

Edwards, contó una experiencia personal, cual en una ocasión, un compañero de su hijo, le entregó una nota al niño, en donde lo llamaba con un término despectivo para homosexuales. Edwards dijo que ella le dijo al director, quien se limitó a decir los chicos son chicos. Para que el director tomara en serio esta acusación, Edwards se vio en la obligación de amenazar con una demanda hacia la escuela.

“Yo no debería tener que hacer eso, o tomar esas represalias como padre de familia,” dijo. “Nadie debería tener que hacer eso como padre. Si se reporta un problema, debe ser abordado y solucionado”, concluyó Edwards. .

 

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like