37°F
weather icon Clear

CCSD planea utilizar la estrategia “prueba de permanencia” debido al COVID-19

El Distrito Escolar del Condado Clark pretende implantar un programa de “prueba de permanencia” cuando se reanuden las clases presenciales el miércoles.

Mónica Cortez, superintendente adjunta de la división de servicios estudiantiles, hizo el anuncio durante una reunión del Consejo Escolar celebrada el jueves por la noche en Valley High School de Las Vegas.

La estrategia, que ha sido apoyada por el gobierno federal, ya se aplica en otros distritos escolares del país.

Está diseñada para mantener a más alumnos y empleados en los edificios escolares si dan negativo en las pruebas del COVID-19 y no tienen síntomas después de haber sido considerados un contacto cercano con un caso confirmado.

El distrito escolar, que cuenta con más de 300 mil alumnos y 40 mil empleados, anunció el martes que va a hacer una “pausa de cinco días” debido a la “extrema escasez de personal” provocada por el aumento de casos de COVID-19.

Los alumnos solo perderán dos días de clase, ya que se trata de un largo fin de semana de vacaciones. Y recuperarán esos días el 7 de febrero y el 25 de abril.

El superintendente Jesús Jara dijo el jueves que agradece el liderazgo del Consejo Escolar mientras el distrito se toma una pausa de cinco días.

“Esto no es un cierre de nuestras escuelas”, dijo, y lo calificó de pausa “para que podamos recuperar el aliento”.

En la próxima reunión del Consejo Escolar se presentará una modificación del calendario escolar y se remitirá al Estado, dijo Jara.

En cuanto al programa de “prueba de permanencia”, Cortez dijo que hay “criterios extremadamente estrictos” para los empleados y estudiantes que pueden participar, señalando que la exposición solo debe ocurrir en un entorno escolar.

Es un programa voluntario y si alguien no quiere participar, se le pondrá en cuarentena durante cinco días, dijo Cortez.

Una vez que se notifique a un empleado o alumno su exposición, tendrá 24 horas para hacerse la prueba, dijo Cortez. Mientras sean asintomáticos y den negativo en la prueba, podrán acudir a la escuela.

Deben hacerse la prueba cada dos días hasta el séptimo día, dijo. Y si alguien omite una prueba, se le retira del programa y debe permanecer en cuarentena.

Si dan positivo en algún momento, pasan a estar aislados, dijo Cortez.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades federales, así como el estado, dejaron claro que la estrategia de “prueba de permanencia” consiste en mantener a los alumnos en la escuela solo para fines de instrucción y no es aplicable para que los alumnos realicen actividades extraescolares y deportivas, dijo.

El distrito confía en que tendrá suficientes pruebas rápidas, que se utilizarán para el programa “prueba de permanencia”, dijo Cortez.

También señaló la reciente ampliación de la capacidad de los centros de pruebas de la comunidad.

La fideicomisaria Lola Brooks agradeció el trabajo de Cortez. Dijo que los padres y los empleados se sienten frustrados por los tiempos de espera telefónica al intentar comunicarse con las líneas directas del COVID-19 para reportar casos, exposiciones y posibles síntomas. “Solo estamos en un momento difícil”.

El distrito ha abierto recientemente formularios en línea, uno para los empleados y otro para los padres, para aquellos que no puedan pasar por la línea telefónica.

La intención es volver el martes por la tarde o el miércoles al procedimiento estándar de responder solo a las llamadas telefónicas, dijo Cortez, en función de la situación del distrito para atender esas solicitudes.

En diciembre, añadió, el tiempo de espera en las líneas telefónicas rara vez superaba los 20 minutos.

Más de 250 trabajadores de los servicios de salud seguirán en su empleo durante la pausa de cinco días, a excepción del lunes, que es festivo, dijo Cortez.

Hasta el jueves por la noche, el distrito había recibido más de 8,400 solicitudes de padres y más de 4,300 de empleados desde el sábado por la mañana, dijo.

Cortez dijo que se siente cómoda diciendo que para el final del día martes, el personal habrá atendido a todos los que pueda.

El distrito escolar actualizó su guía de cuarentena y aislamiento a finales de diciembre para ajustarse a las nuevas sugerencias de los CDC, que generalmente acortan el tiempo que las personas deben estar en aislamiento o cuarentena.

El documento revisado establece que los estudiantes y empleados “pueden o no” estar en cuarentena si se determina que han estado en estrecho contacto con alguien que posteriormente da positivo a COVID-19.

Estas decisiones se toman caso por caso, teniendo en cuenta factores como el estado de vacunación, el uso constante de cubrebocas o una infección previa en los últimos 90 días.

Durante su reunión del jueves, el Consejo Escolar también votó 6-0 para aprobar los memorandos de acuerdo con los sindicatos de empleados para proporcionar un bono de retención de hasta dos mil dólares para cada trabajador de tiempo completo. La fideicomisaria Lisa Guzmán se abstuvo debido a su empleo en la Asociación de Educación del Estado de Nevada.

A partir del 1º de enero, los empleados recibirán mil dólares, seguidos de otros mil si siguen en el empleo el 25 de mayo.

Para pagar las primas, el distrito está reservando unos 66 millones de dólares de dinero federal para el alivio del coronavirus.

Los fideicomisarios también aprobaron por unanimidad los acuerdos 2021-23 entre el distrito escolar y dos sindicatos de empleados: la Asociación de Agentes de Policía del Distrito Escolar del Condado Clark y la Asociación de Administradores de Policía del Distrito Escolar del Condado Clark.

Ambos contratos incluyen un ajuste del costo de vida del tres por ciento, un aumento del cinco por ciento en la contribución al seguro por año y un puñado de otros cambios.

Comentarios del público

Durante su reunión de aproximadamente dos horas –una sesión mucho más corta de lo habitual– el Consejo Escolar escuchó los comentarios del público, muchos de los cuales estaban relacionados con la pausa de cinco días, la escasez de personal o las condiciones de trabajo.

Kelly Edgar, profesora del distrito desde hace casi 24 años, dijo que le preocupa la escasez de personal. Dijo que sus colegas han dejado el distrito porque están abrumados.

Los educadores se enfrentan simultáneamente a la pérdida de aprendizaje, a las necesidades socio-emocionales de los alumnos y al gran número de alumnos por clase, dijo Edgar.

Dijo que también se espera que los profesores sean los padres de los alumnos, y ya no son capaces de hacer que los alumnos o sus padres sean responsables de su comportamiento.

Los profesores están agotados por la carga, dijo, y señaló que a menudo también están sustituyendo a otras clases utilizando sus períodos de preparación. “No culpo a los profesores por renunciar”.

Erin Phillips, presidenta de la organización Power2Parent, instó al distrito a mantener las escuelas abiertas tras la pausa de cinco días.

Planteó su preocupación por emocha Mobile Health, que los profesores utilizan para rellenar una herramienta de monitorización diaria de los síntomas. Si responden a las preguntas de forma que indiquen que tienen posibles síntomas de COVID-19, su cuenta se marca y no pueden volver al trabajo hasta que se les autorice de nuevo.

Los profesores sanos se quedan en casa porque no pueden obtener la autorización para volver al trabajo, dijo Phillips.

También dijo que la salud mental de los estudiantes está en peligro y que la incoherencia de preguntarse si las escuelas van a cerrar es “muy perjudicial para nuestros niños”.

Un estudiante de East Career & Technical Academy dijo que estaba en segundo año cuando el distrito cambió a la enseñanza a distancia debido a la pandemia y que al principio le parecieron unas vacaciones fáciles.

Durante su tercer año, perdió la motivación y sus calificaciones cayeron en picada hasta las “D” y las “F”, frente a las “A” y “B” de antes, dijo. Añadió que ahora es un estudiante de sobresaliente desde que las clases vuelven a ser presenciales.

El estudiante –que dijo que estudia la construcción en su preparatoria y que ha sido aceptado en la Escuela de Arquitectura de la UNLV– pidió que el distrito permitiera al menos que los estudiantes hicieran trabajos prácticos en las clases de su programa si se vuelve a impartir la enseñanza a distancia.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
 
Mejoró el turismo en Las Vegas en 2021, pero no al nivel prepandémico

El turismo a Las Vegas mejoró en 2021, pero siguió siendo inferior a las cifras previas a la pandemia de 2019, según informó el jueves la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas.

The Center tiene previsto ofrecer servicios de atención a la salud en Las Vegas

La reciente contratación de una ejecutiva en The Center, una organización sin ánimo de lucro que presta servicios a la comunidad LGBTQ+, forma parte de un plan más amplio para ampliar significativamente sus servicios de salud en el centro de Las Vegas.

 
La junta del CCSD nombra a una miembro al grupo de reorganización de Nevada

La Junta Escolar del Condado Clark decidió el jueves por la noche nombrar a una administradora para un subcomité estatal que está estudiando el cumplimiento de la ley de reorganización de los distritos escolares.

Buscarán profesores de emergencia con títulos de preparatoria

El Estado estudiará de nuevo la posibilidad de permitir a los distritos escolares de los Condados Clark y Washoe contratar a profesores sustitutos de emergencia que solo tengan un título de preparatoria.

“Lo peor de la ola de ómicron ya pasó”

Tras una semana de descensos en las principales métricas del COVID-19, una funcionaria de salud pública dijo el jueves que la actual oleada de ómicron ha alcanzado su punto máximo en el Condado Clark.

La fe atraviesa los muros de la prisión

La pandemia ocasionada por el coronavirus (COVID-19) cerró el acceso a la mayoría de las prisiones de EE.UU., incluido el Centro Correccional de Lovelock, localizado en Lovelock (Nevada), donde Joe Arcero se ofrece como voluntario con un grupo de ministros testigos de Jehová. Sin previo aviso, los reclusos fueron privados de un sólido programa de educación bíblica que incluía discursos semanales basados en la Biblia, discusiones con la audiencia, cursos bíblicos individuales y presentaciones en video.