108°F
weather icon Clear

El declive del río Colorado plantea riesgos a largo plazo para el sur de Nevada

Suministra agua y electricidad a 40 millones de personas desde Wyoming hasta México y riega billones de dólares en tierras de cultivo que se utilizan para alimentar a millones de personas más.

No es de extrañar que tanta gente esté preocupada por el río Colorado. La sequía ha devastado el sistema durante casi 20 años, reduciendo sus dos reservas más grandes a un mínimo histórico del 40 por ciento de la capacidad combinada.

Un anillo blanqueado de 130 pies de altura marca el declive del lago Mead, que suministra el 90 por ciento del agua utilizada por casi tres cuartos de los residentes de Nevada. Se espera que esa raya blanca en los barrancos que rodean el embalse más grande de la nación, crezca otros 30 pies en los próximos dos años a medida que las granjas y ciudades río abajo continúen desviando más agua de la que el Colorado puede proporcionar de manera confiable.

inline-largeThe «bathtub ring» is seen on the rocks in the background as people visit the Hoover Dam at Lake Mead National Recreation Area in October 2018. (Richard Brian/Las Vegas Review-Journal)

El estado seco actual ha durado tanto tiempo en las montañas que alimentan el río que los investigadores han comenzado a describirlo con palabras como “sequía extrema” o peor. Algunos argumentan que podríamos estar presenciando la “nueva normalidad” del río en un mundo que sigue calentándose.

Los siete estados occidentales que extraen agua del río enfrentan una fecha límite federal del 19 de marzo para presentar planes para recortar voluntariamente su uso antes de una declaración de escasez federal que se espera para este año, lo que obligaría a realizar recortes más profundos diseñados para evitar que el Lago Mead muera.

Brad Udall, científico sénior en agua y clima de la Universidad Estatal de Colorado, ha escrito extensamente sobre los impactos del cambio climático en el río. En un estudio de 2017 que fue coautor con el investigador del clima Jonathan Overpeck, registra una disminución del 20 por ciento en el flujo del Colorado desde el 2000, con al menos un tercio de esas pérdidas directamente relacionadas con el aumento de las temperaturas y el aumento de la evaporación.

“Ese es el vínculo con el cambio climático, y es bastante evidente”, explicó Udall. “Las pérdidas como las de año tras año es lo que lleva al borde del acantilado en el que estamos parados”.

Preparándose para una catástrofe

Funcionarios del agua en Las Vegas insisten en que están listos para cualquier sequía del lago Mead, o pronto lo estarán.

inline-smallWorkers pump concrete for the third water intake structure near Saddle Island at Lake Mead in November 2010. (Review-Journal File)

Todo lo que costó fueron 1.47 billones de dólares en bonos de construcción, que los clientes del agua y contribuyentes pagarán durante décadas a través de cargos por servicio, tarifas de conexión y un impuesto a las ventas de un cuarto de centavo.

En 2008, la Autoridad de Agua del Sur de Nevada comenzó la construcción de una tercer vía del Lago Mead, diseñada para mantener el flujo de agua al Valle de Las Vegas en caso de que el lago caiga lo suficiente para cerrar las dos tomas más antiguas de la comunidad.

inline-smallA worker is raised from the tunnel system for the third intake at Lake Mead in June 2013. (Review-Journal File)

El túnel de 3 millas y 817 millones de dólares hasta la parte más profunda del embalse, concluyó en 2015 y pronto se combinará con una estación de bombeo a nivel del lago bajo que se completará en abril de 2020. Ese proyecto de $650 millones permitirá a la autoridad continuar entregando la asignación total de agua del Río Colorado en Nevada, incluso si el Lago Mead reduce otros 190 pies hasta el nivel de “piscina muerta”, el punto en el que el agua ya no puede liberarse río abajo a través de la Presa Hoover.

El gerente general de la Autoridad, John Entsminger, comentó que esas dos inversiones en infraestructura esencialmente hacen que la comunidad sea “inmune al ciclo de sequía”.

“Hicimos eso antes de que alguien más estuviera realmente hablando de lo malas que podían ser las condiciones en el lago y debido a que nos movimos rápido, ahora estamos en una excelente posición para capear algunas de las predicciones más terribles que están surgiendo sobre el Río Colorado”, expuso. “Creo que el peor escenario es que continuamos viendo disminuciones en el flujo de entrada al Lago Mead, y los estados de la cuenca y México no hacen nada al respecto, afortunadamente, el peor escenario para nosotros aún nos permite sacar agua del lago”.

inline-reg(Severiano del Castillo Galvan and Wes Rand/Las Vegas Review-Journal)

Recortándose

Si el acceso al agua no es un problema para el sur de Nevada, la cantidad total disponible eventualmente podría serlo.

La continua disminución de Lago Mead provocará una serie de cortes en Nevada, Arizona y California, el primero de los cuales está en camino de afectar el 1 de enero con la primer declaración de escasez federal esperada.

Si bien la comunidad ha reducido el consumo de agua lo suficiente en los últimos 15 años para absorber los cortes que se esperan a corto plazo, los años de escasez sostenida dificultarán cada vez más que el sur de Nevada encuentre el agua que necesita para un crecimiento futuro.

“Nuestro estado está al borde de una crisis de agua y, a medida que nuestras comunidades en el sur de Nevada continúan creciendo y prosperando, esta crisis solo empeorará”, indicó el gobernador Steve Sisolak en respuesta por escrito a las preguntas del Review-Journal. “No hay duda de que necesitamos una solución del siglo XXI a los problemas de suministro de agua en el sur de Nevada para poder continuar con el emocionante crecimiento que la región ha experimentado en los últimos años”.

Déficit estructural

La sequía ha exacerbado un problema fundamental en el Colorado: en la década de 1920, cuando representantes de siete estados occidentales se reunieron para decidir la cantidad de agua que obtendrían todos, el río se encontraba en medio de uno de sus períodos más húmedos en los últimos mil 200 años. Como resultado, los estados terminaron con derechos a una cantidad significativamente mayor de agua que la que realmente proporciona el río.

“El siglo XX nos dio aproximadamente 15 millones de acres-pies al año”, informó Entsminger. “Bajo los escenarios de cambio climático, creo que debemos estar preparados para solo obtener un promedio de 11 o 12 millones de acres-pies”.

inline-smallA bird perches on the remnants of some boating equipment near Lake Mead Marina at Lake Mead National Recreation Area in October 2018. (Richard Brian/Las Vegas Review-Journal)

Esta es la razón por la que muchos gestores del agua no tienen mucho sentido en destruir el pacto que tiene casi un siglo de antigüedad y que controla quién obtiene qué y cómo reubicar el río para reflejar mejor dónde están las mayores necesidades en la actualidad.

Pat Mulroy, ex gerente general de la autoridad del agua, argumentó que es probable que nadie se beneficie de la renegociación de la llamada “ley del río”. Todos obtendrán menos, señaló Mulroy, suponiendo que incluso se podría llegar a un nuevo acuerdo sin una prolongada lucha legal.

“Se necesitan siete legislaturas para aprobarlo, siete gobernadores para firmarlo, el Congreso para ratificarlo y el presidente para firmarlo”, explicó. “¿Cuánto dura tu vida? Quiero decir, ¿qué estado va a renunciar a su derecho de nacimiento?

Mulroy cree que la única forma de avanzar es que los estados sigan haciendo lo que están haciendo: trabajar juntos dentro del marco regulatorio del río y mantenerse fuera de los tribunales.

El historiador de agua, Christian Harrison, es menos optimista.

“Creo que la colegialidad está funcionando por ahora”, aseveró, pero ¿qué sucede cuando el Colorado continúa reduciéndose y la demanda supera la oferta en partes de la cuenca que han crecido dramáticamente desde que el río se parceló en la década de 1920?

“I’m not a fan of the approach where we do it sector by sector … My constituents take showers in Las Vegas, but they eat hamburgers that are fed by alfalfa grown in the Imperial Valley, and they like the idea … of maybe taking a rafting trip down the Grand Canyon at some point.

John Entsminger, Southern Nevada Water Authority General Manager

Toma a Wyoming, por ejemplo: ahora el estado menos poblado de la nación, con aproximadamente una quinta parte de la población de Nevada, pero su participación anual en el Colorado es tres veces mayor que la del Estado de la Plata.

“¿Cómo puede alguien justificar eso?”, pregunta Harrison.

En la granja

Los granjeros tienen más que temer de un río disminuido, comentó Udall. Dado que aproximadamente el 80 por ciento del agua desviada del Colorado se utiliza para regar cultivos, enunció, la “crisis real” y la mayor oportunidad de cambio recae en el sector agrícola.

inline-smallA buoy marks the restricted area to the Hoover Dam intake towers along the Colorado River’s Black Canyon at Lake Mead National Recreation Area in October 2018. (Richard Brian/Las Vegas Review-Journal)

Pero Entsminger cree que no se debe obligar a ningún grupo de usuarios del agua a soportar todo el dolor.

“Mis ciudadanos se bañan en Las Vegas, pero comen hamburguesas que se alimentan con alfalfa cultivada en el Valle Imperial, y les gusta la idea de realizar un viaje en balsa por el Gran Cañón en algún momento. Así que esas son falsas distinciones en mi mente”, indicó. “Creo que tenemos que ver este río en su conjunto, darnos cuenta de que todos en cada sector deben usar menos agua y establecer asociaciones entre esas diferentes entidades”.

Entsminger ve oportunidades para que las ciudades y las granjas trabajen juntas en intercambios y mejoras de eficiencia que beneficien a todos al liberar suficiente agua para mantener el río saludable mientras se permite un desarrollo continuo, aunque sensato, en toda la cuenca.

Udall teme que el clima tenga otras ideas.

“Esta sequía de 19 años está empezando a parecerse a algunos de los megadentinos que hemos visto en los siglos pasados”, advirtió. “El desafío que enfrenta el Colorado es mucho mayor que en cualquier otro momento en su desarrollo”.

inline-reg(Wes Rand/Las Vegas Review-Journal)

Entsminger no se hace ilusiones sobre lo que está por venir.

“Creo que el futuro del río Colorado es que todos los que lo usan, usen menos”, apuntó. “Creo que habrá años en los que habrá escasez en el río, y todos tendrán que unirse para descubrir cómo lidiar con eso”.

Lo que le da esperanza es lo que ha visto hasta ahora: un nivel sin precedentes de cooperación interestatal e internacional en el río y un compromiso de los residentes del valle para conservar el agua e invertir en infraestructura.

“Creo que las herramientas están ahí para manejar esto”, enfatizó Entsminger. “No creo que esto tenga que ser una crisis”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.