El Gobernador podría actuar sobre la regla de “participación familiar” para maestros de Nevada

El gobernador de Nevada, Brian Sandoval, está considerando regulaciones de emergencia que permitirían a los maestros del estado que no completen un curso de participación familiar requerido para permanecer en el aula el próximo año.

Una portavoz confirmó que Sandoval estaba revisando posibles medidas el miércoles por la tarde después de que el Las Vegas Review-Journal reveló que 900 educadores están en riesgo de perder sus licencias provisionales si no completan el curso de nivel universitario como lo exige la ley estatal.

El Departamento de Educación de Nevada está involucrado en la conversación, dijo Greg Bortolin, vocero del departamento, y agregó que no podía proporcionar ningún detalle.

“Están estudiando esto de cerca para ver qué acción se puede tomar”, detalló.

El líder de la minoría del Senado estatal, Michael Roberson, Republicano por Henderson, señaló que comenzó a presionar por la regulación de emergencia el miércoles después de leer sobre el tema en el Review-Journal. Roberson aseguró que no votó a favor de la medida cuando se aprobó en 2011. La regulación entró en vigencia en 2015.

“El punto es que podemos arreglar esto para que cientos de maestros no se queden sin trabajo”, explicó. “No podemos estar agregando carga tras carga y obstáculo tras obstáculo para venir al Condado de Clark o venir al estado”, agregó Roberson, quien se postula para vicegobernador.

La ley exige que los maestros de Nevada tomen y aprueben un curso de nivel universitario aprobado por el estado sobre el compromiso de los padres y la familia. El curso de tres créditos ocupa un semestre completo. El departamento informó el martes que planea notificar a 900 maestros que aún no completaron el curso por correo electrónico esta semana.

Es probable que algunos de esos maestros estén trabajando para lograr el cumplimiento, ya sea que ya hayan tomado el curso pero no hayan presentado la documentación o no se hayan inscrito en los cursos de verano, afirman los funcionarios estatales. Pero esos funcionarios estiman que unos 500 educadores podrían perder sus fechas límite, lo que agravaría la escasez de maestros en Nevada.

La participación familiar a menudo se enseña a los educadores en otros cursos en otros estados y rara vez se enseña como un curso independiente, lo que significa que los educadores que vienen de fuera del estado a menudo no cumplen con ese requisito. Pueden obtener una licencia provisional del estado y tienen un año para tomar el curso, que puede costar entre $400 y mil 600 dólares.

Los maestros que hablaron con el Review-Journal esta semana mencionaron el tiempo y el dinero como factores principales para no haber completado el curso.

Andre Long, director de recursos humanos del Distrito Escolar del Condado de Clark, explicó que el requisito también es un obstáculo para reclutar docentes en todo el país.

“Casi siempre que hay una disposición en una licencia, ya sea que se trate de un segundo curso de idiomas, es algo más que alguien debe hacer antes de tener una licencia aquí”, comentó Long. “Estamos en competencia por esos mismos graduados universitarios”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like