El Papa pide por un México en donde no se emigre

Después de que el papa Francisco recorriera las calles de la Ciudad de México en el Papamóvil, tomó un helicóptero en el Campo Marte que lo llevó hasta Ecatepec, en el Estado de México, para oficiar una multitudinaria misa en el predio conocido como El Caracol. En la homilía, el máximo jerarca de la Iglesia católica hizo un llamado para que se construya un país en el que sus ciudadanos no tengan la necesidad de emigrar para tener mejores oportunidades o que caigan en las manos de los “traficantes de la muerte”.

“Una tierra donde no haya la necesidad de emigrar para soñar; donde no haya necesidad de ser explotado para trabajar; donde no haya necesidad de hacer de la desesperación y la pobreza de muchos, el oportunismo de unos pocos. Una tierra que no tenga que llorar a hombres y mujeres, a jóvenes y niños que terminan destruidos en las manos de los traficantes de la muerte, enfatizó en el Ángelus de la misa en Ecatepec.

Durante la celebración, Francisco denunció cómo el comportamiento del hombre ha creado una “sociedad de pocos y para pocos”. Advirtió sobre las tres tentaciones que enfrenta todo cristiano y que encierran “en un círculo de destrucción y de pecado”: riqueza, vanidad y orgullo. Además de sentenciar: “con el demonio no se dialoga”.

En el área campestre del centro de estudios de Ecatepec se concentraron cerca de 300,000 personas para escuchar al pontífice. Francisco recordó también el inicio de la Cuaresma. Aseguró que en este tiempo los fieles deben luchar contra esas amenazas que “encierran” y “buscan degradar, destruir y sacar la alegría y la frescura del evangelio”.

“La riqueza, adueñándonos de bienes que han sido dados para todos y utilizándolos tan sólo para mí o para los míos. Es tener el ‘pan’ a base del sudor del otro, o hasta de su propia vida”, explicó.

“Esa riqueza que es el pan con sabor a dolor, amargura, a sufrimiento. En una familia o en una sociedad corrupta, ese es el pan que se le da de comer a los propios hijos”, agregó.

Además invitó a los mexicanos a pedir a la Virgen de Guadalupe que les “ayude a resplandecer en el testimonio de la comunión, del servicio, de la fe ardiente y generosa, de la justicia y el amor a los pobres”.

Las actividades del pontífice este domingo, tras su segundo amanecer en tierra mexicana, comenzaron pasadas las 9 de la mañana. Desde los últimos minutos del sábado se fue permitiendo el acceso a El Caracol, a donde comenzaron a llegar lo mismo vecinos de Ecatepec que de otras partes del Estado de México y de todo el país.

En sus discursos del sábado, Francisco arremetió contra el narcotráfico y la corrupción. Pidió que toda la sociedad se uniera para hacer frente a la inmigración, el tráfico de las personas y las víctimas de la violencia. En su homilía en la Basílica de Guadalupe oró por los excluidos.

La alcaldía de Ecatepec adolece de la violencia. Los casos de mujeres asesinadas han hecho recordar al de las tristemente célebres “muertas de Juárez”. Francisco también visitará Ciudad Juárez el miércoles, antes de emprender su viaje de vuelta a Roma. El Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) da cuenta que entre 2013 y 2014, 110 mujeres fueron asesinadas en Ecatepec.

Ecatepec es un munnicipio que cuenta con más de 1.6 millones de habitantes. A lo largo de la zona fureon colocadas pantallas gigantes para las transmisiones en vivo. En los últimos años, la inseguridad se ha incrementado y se ha traducido en homicidios y desapariciones.

Después de saludar a los feligreses al termino de la misa, Francisco se dirigió al Seminario Diocesano en donde va a descansar y tomar sus alimentos. Se tiene programada su llegada a la Ciudad de México después de las 6:00 de la tarde (Este), 5:00 hora local. En el Hospital “Federico Gómez” va a sostener una reunión con niños con cáncer.

LO MÁS RECIENTE
Eventos

You May Like