Se llama el “cinturón suicida”, una franja de estados occidentales que se extiende desde el sudoeste hasta el noroeste del Pacífico y luego salta sobre el oeste de Canadá hacia Alaska. Si solo miras la parte inferior, Nevada se sienta donde estaría la hebilla.

Los investigadores han sabido durante décadas que los residentes de ciertos estados occidentales tienen un mayor riesgo de morir por su propia mano, hasta el doble del promedio nacional en 2017.

“Estas tasas se han elevado y se han mantenido allí por mucho tiempo”, dijo Sam Harper, profesor asociado de epidemiología en la Universidad McGill en Montreal, quien acuñó el término cinturón suicida en una presentación de 2008. Su investigación sugiere que el fenómeno podría tener una fecha de al menos la década de 1890, los datos más antiguos relacionados con el suicidio que pudo encontrar.

Durante muchos años, Nevada tuvo la oscura distinción de tener la tasa más alta de todas antes de que comenzara a caer en las clasificaciones en el año 2000. En 2017, el año más reciente para el que se dispone de cifras nacionales de suicidios, quedó empatado en el décimo lugar con Colorado.

Pero eso no es porque el Estado Plateado está obteniendo una ventaja sobre el problema; El resto de la nación se ha puesto al día.

Según los datos federales, la tasa de suicidios en todo el país ha aumentado constantemente, de 10.7 por cada 100 mil personas en 1999 a 14 por cada 100 mil en 2017.

La cantidad de personas que se suicidan en Nevada ha aumentado a medida que la población ha crecido. Pero la tasa de suicidios se ha mantenido casi plana, cayendo un uno por ciento desde 1999 hasta situarse en 20.3 muertes por cada 100 mil residentes, todavía muy por encima del promedio nacional.

Sin embargo, las estadísticas publicadas este año por la Oficina Estatal de Prevención del Suicidio muestran un aumento preocupante en el suicidio de niños y adolescentes, y la cantidad de suicidios en el Condado de Clark superó el crecimiento de la población, con un aumento del 19 por ciento de 2014 a 2018 frente a un aumento de la población del 8.7 por ciento durante ese período, según cifras del condado y la oficina forense.

Los investigadores sobre el suicidio han señalado factores que pueden contribuir a la decisión de una persona de morir: el acceso fácil a las armas, las dificultades financieras, el aislamiento, las relaciones tóxicas, la adicción a las drogas o el alcohol, el acoso de los niños y los sentimientos de ser una carga para la familia son las más frecuentes mencionadas.

Los expertos también saben que el suicidio es un fenómeno que no discrimina, aunque las tasas varían un poco por factores demográficos como el género, la raza y la etnia. La geografía también parece desempeñar un papel, ya que las tasas de suicidio tienden a ser más altas en las áreas rurales, particularmente en el oeste, que en los centros urbanos.

Nevada llena muchas de esas categorías. Los residentes, señalan los expertos, tienen fácil acceso a las armas, el medio más común de suicidio. También hay una escasez de atención de salud mental en el estado y los residentes a menudo viven aislados socialmente, ya sea debido a las altas tasas de transitoriedad en las zonas urbanas o la baja densidad de población en las zonas rurales. En un estado donde los juegos de azar están en casi todas partes, el problema del juego ha sido citado como un posible factor.

Los funcionarios estatales también apuntan a los veteranos con esfuerzos especializados de prevención del suicidio en un estado donde aproximadamente el 7 por ciento de sus habitantes se desempeñaba anteriormente en el ejército, según datos del censo.

Pero saber todo eso no impide que las personas se sientan perdidas y se quiten la vida, a veces solo después de un momento de contemplación.

“No tengo idea de por qué”

Harper, el investigador quien inició la discusión con su estudio del cinturón suicida, dijo que no ha revisado los datos desde que realizó la investigación original. En ese momento, examinó varios factores que pueden ser conductores del suicidio, como tasas más altas de divorcio, alcoholismo y desempleo.

Aun así, incluso cuando descubrió que esas tasas eran elevadas, ninguna fue lo suficientemente significativa como para explicar las de suicidio considerablemente más altas.

Misty Vaughan Allen, coordinadora de la Oficina de Prevención del Suicidio del estado, ha sido muy consciente del lugar que ocupa Nevada en el cinturón desde que comenzó a trabajar en el campo a fines de los años noventa. La oficina brinda capacitación especializada en todo el estado y analiza los datos de suicidio para obtener información sobre el problema.

Nevada ha tenido “una de las tasas más altas en la nación desde que comenzamos nuestro trabajo hace 20 años, pero lo que también he visto es que nos hemos mantenido estables desde 1999”, aseveró. “No tengo idea de por qué es eso”.

Ella puede especular. Los nevadenses son resistentes, admitió. Robustos, incluso. Entre los residentes más jóvenes, el estigma que rodea a la enfermedad mental se está disipando.

Vaughan Allen señaló que también se esfuerza por explicar por qué la tasa del estado se estabilizó a pesar de que la financiación de salud pública de Nevada es la más baja del país.

“Me deja perpleja”, admitió.

Harper añadió que esencialmente se rindió tratando de descubrir las razones detrás del cinturón suicida y se trasladó a otros proyectos.

Ella no es la única investigadora que levantó sus manos en el aire. No se han realizado estudios en la última década para hacer un seguimiento de esta perturbadora tendencia occidental, anunció Harper.

De un país salvaje al sueño americano

Matt Wray, ex profesor de la UNLV ahora en Temple University en Filadelfia, y un equipo de investigadores, incluida Vaughan Allen, analizaron los datos de suicidio de Nevada en 2008 y encontraron que vivir o visitar Las Vegas estaba correlacionado con un mayor riesgo de suicidio en comparación con otras áreas urbanas.

En otras palabras, algo acerca de Sin City y sus promesas de sexo, riqueza y diversión atrajeron a personas con mayor riesgo de suicidio o elevaron el riesgo de una persona.

“La explicación ecológica es que hay algo en Las Vegas que es suicidogénico”, describió el informe, que fue publicado en la revista Social Science & Medicine. Además, incluyó, podría haber “algún rasgo no especificado del entorno urbano que promueve el suicidio”.

Sin embargo, los investigadores no pudieron encontrar pruebas que respalden un efecto causal, y datos recientes muestran que, como en gran parte del país, las tasas de suicidio en las zonas rurales de Nevada superan a las del Condado de Clark.

El doctor J. Michael Bostwick, psiquiatra de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, que estudia el suicidio, puntualizó que Nevada refleja a otros estados occidentales con tasas de posesión de armas más altas que el promedio y muchos residentes que viven aislados, una combinación peligrosa.

“Para mi lectura, realmente son dos estados”, señaló. “Es Las Vegas y el resto del lugar. Y creo que los perfiles serían muy diferentes para esos dos”.

En el informe de 2008, Wray notó de manera concienzuda que el rápido crecimiento y los cambios en las costumbres sociales de Las Vegas estaban convirtiendo a la ciudad en “un destino urbano cada vez más normal”, mientras que factores como el aumento del aislamiento social y la propagación del juego legalizado en los EU estaban disminuyendo las distinciones del otro lado.

“Quizás no sea Las Vegas, que se está pareciendo más al resto de los Estados Unidos”, escribieron. “Quizás el resto de Estados Unidos se esté pareciendo más a Las Vegas”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
Add Event

You May Like