76°F
weather icon Clear

El proyecto de ley de gastos de la Cámara de Representantes prohibe pruebas de armas nucleares

WASHINGTON — Un proyecto de ley de gastos de la Cámara de Representantes para el Departamento de Energía incluye un lenguaje legislativo introducido en el proyecto por la representante Dina Titus que evitaría que la administración de Trump reanudara las pruebas de armas nucleares en Nevada, declararon funcionarios el lunes.

Titus, demócrata por Nevada, presentó un proyecto de ley el mes pasado, con una legislación complementaria introducida por el senador Ed Markey, demócrata por Massachusetts, que evitaría la reanudación de las pruebas de armas nucleares en el Sitio de Seguridad Nacional de Nevada al norte de Las Vegas.

El proyecto de ley de la Cámara de Representantes tampoco incluye gastos para reiniciar el procedimiento de licencia para el depósito de residuos nucleares de Yucca Mountain. Trump rechazó sus propuestas para reiniciar el proceso de construcción del sitio después de tres años de impulsar el proyecto.

Titus mencionó que se enteró del borrador del proyecto de ley de gastos el lunes, y estaba “encantada” de ver que su lenguaje impedía las pruebas nucleares y que no había fondos para Yucca Mountain.

“Mantengámoslo así”, dijo Titus. “Esta es una noticia excepcional para Nevada”.

Otro proyecto de ley que pretende evitar que la administración de Trump detone una prueba de armas nucleares fue presentado en el Senado por las senadoras Catherine Cortez Masto y Jacky Rosen, ambas demócratas por Nevada.

El Senado aún está redactando su legislación de gastos para el año fiscal 2021, que comienza el 1º de octubre.

Titus y Markey presentaron los proyectos de ley el mes pasado para evitar las pruebas nucleares en Nevada.

Los proyectos de ley fueron presentados después de que un informe en The Washington Post citara a un alto funcionario de la administración de Trump y a ex funcionarios que declararon que se había producido una discusión sobre la reanudación de las pruebas.

Las discusiones fueron vistas en gran parte como un intento de presionar a Rusia para que acepte medidas más restrictivas cuando el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas expire el próximo año.

Un enviado extranjero del Departamento de Estado ha dicho desde entonces que no hay planes para reanudar las pruebas. La última prueba subterránea ocurrió en 1992 en el Sitio de Seguridad Nacional de Nevada, una instalación más grande que el estado de Rhode Island.

Titus, miembro del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, dijo que el informe de las discusiones dentro de la administración la impulsó a presentar su proyecto de ley, señalando que cuando los informes de las conversaciones sobre las pruebas comienzan, “no puedes perder el tiempo”.

El representante Steven Horsford, cuyo distrito electoral incluye el lugar de las pruebas, copatrocinó el proyecto de ley Titus citando preocupaciones de seguridad y la falta de necesidad de reanudar las pruebas del arsenal de armas nucleares.

Los secretarios de Defensa y Energía, por ley, deben certificar cada año que el arsenal de armas es efectivo y seguro. El arsenal es supervisado por la Administración Nacional de Seguridad Nuclear (NNSA, por su sigla en inglés), que depende del Departamento de Energía.

“La NNSA continúa analizando la moratoria de ensayos nucleares de 1992”, agregó Ana Gamonal de Navarro, vocera de la agencia, el mes pasado.

“Desde entonces, Estados Unidos ha certificado anualmente el despliegue del arsenal nuclear sin pruebas de explosivos nucleares, aprovechando los avances en la ciencia experimental, el modelado y la simulación aplicados a las armas nucleares bajo la administración de arsenales basados en la ciencia, y no ha encontrado ningún problema que nos obligue a reanudar las pruebas subterráneas”, señaló.

Sin embargo, una directiva de política presidencial de 1993 requiere que la NNSA mantenga la preparación para llevar a cabo una prueba nuclear subterránea en un plazo de 24 a 36 meses, si es necesario, para garantizar la seguridad y la eficacia del arsenal nuclear, comentó Navarro.

Si se reanudan las pruebas nucleares, ocurrirían en el sitio de Nevada, afirmó Titus, porque es la única instalación de Estados Unidos equipada para llevar a cabo esas pruebas.

En el Senado, el proyecto de ley de Markey prohibiría la reanudación de las pruebas.

El senador Tom Cotton, republicano por Arkansas, insertó en el proyecto de ley de defensa una disposición que permitiría 10 millones de dólares para preparar la reanudación de las pruebas nucleares.

La autorización de 10 millones de dólares no está incluida en la versión de la Cámara de Representantes de la ley de defensa.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Unidad en la diversidad

Agosto es el Mes Nacional de Concientización sobre Donantes minoritarios (NMDAM, por sus siglas en inglés), debido a que está a la vuelta de la esquina, Nevada Donor Network hace difusión, como cada año, del mensaje que salva vidas.

Niegan distritos escolares las protecciones de responsabilidad por coronavirus

Los distritos escolares no obtendrán inmunidad legal frente a las demandas por COVID-19 y podrían ser considerados responsables si los maestros, empleados o estudiantes de las escuelas públicas contrajeran el virus.

Mercado inmobiliario de Las Vegas “caliente” pese a la pandemia

El mercado inmobiliario de Las Vegas está “caliente” pese al efecto devastador de la pandemia de coronavirus en la economía, ya que las ventas totales aumentaron y los precios alcanzaron otro máximo histórico el mes pasado, según un nuevo informe.

Las Aces se alzan frente a las Washington Mystics

Wilson encestó 20 puntos y logró ocho rebotes mientras las Aces escalaron por encima de .500 por primera vez con una victoria de 83 a 77 sobre las campeonas defensoras de la WNBA en IMG Academy en Bradenton, Florida.

Legisladores de Nevada declaran el racismo una crisis de salud pública

En medio de un recuento nacional de la violencia policial contra los afroamericanos y la continua pandemia de COVID-19, la Legislatura de Nevada declaró el racismo como una crisis de salud pública en una resolución aprobada por ambas cámaras el miércoles.

Fueron días de incertidumbre y mucho miedo

“Los primeros días tuve mucho miedo, incluso a perder la vida, pero por otro lado me hizo reflexionar sobre los logros obtenidos e, incluso, haber contraído el COVID-19 hace que veamos qué tan frágiles somos en muchos aspectos”, comentó a El Tiempo Margarita Chaidez Martínez, presidenta de la Federación Duranguense de Nevada, luego de haber estado enclaustrada 14 días como consecuencia de haberse contagiado de coronavirus.