37°F
weather icon Drizzle

El robo a un banco en Las Vegas hace 20 años tuvo trágicas consecuencias

El agente del FBI no tenía entrenamiento formal en negociación de crisis cuando le entregaron el teléfono temprano en la mañana del 29 de agosto de 1999.

En el otro extremo de la línea: un hombre que había arrestado ocho meses antes por ayudar a cometer el mayor robo a un banco que Nevada ha visto, Timothy Blackburn.

Blackburn había salido recientemente de la cárcel con la ayuda de su esposa, Sophia Lim. La pareja ahora estaba escondida con sus dos hijas pequeñas en un departamento al este de Las Vegas.

Durante el tiempo que duró, el trabajo del entonces agente Henry Schlumpf fue mantener a Blackburn, uno de los fugitivos más buscados del FBI, al teléfono.

“Porque si él está en el teléfono con usted, no está disparando a nadie”, Schlumpf fue informado por los negociadores de crisis que lo entrenaban en ese momento.

Casi 20 años después del robo bancario de un millón de dólares, el atraco de diciembre de 1998 sigue siendo el caso más grande en la historia del estado. Desencadenó una serie de eventos que terminaron con cuatro familiares muertos dentro del apartamento esa mañana de agosto.

En el transcurso de aproximadamente tres horas, Schlumpf, Blackburn y su familia hablaron, hablaron del robo, del amor, de la muerte y del futuro.

Durante las negociaciones, Schlumpf pensó que estaba cerca de persuadir a Lim para que se fuera con sus hijas, pero a las 6:19 a.m., una explosión de escopeta silenciada selló su destino.

“Y eso fue todo, ¿sabes? Se acabó y fue simplemente devastador”, destacó Schlumpf en una entrevista reciente con el Las Vegas Review-Journal.

‘Un millón de dólares en efectivo’

Schlumpf, ahora investigador en la oficina de fiscalía general de Nevada, señaló que ha pensado en el caso casi todos los días durante dos décadas.

El agente recibió una llamada sobre el robo a un banco justo después de la medianoche del 21 de diciembre de 1998.

Cuando llegó a lo que entonces era un repositorio de Bank of America en 4215 E. Charleston Blvd., se enteró de que dos hombres armados y enmascarados habían secuestrado a tres conserjes y los utilizaron para obtener acceso al repositorio. Se enteró de que dos guardias de seguridad habían venido a abrir la bóveda, que los hombres enmascarados habían tratado de tomar las armas de los guardias y que una de ellas se disparó durante el proceso.

Una bala rebotó en el suelo y golpeó a uno de los guardias, William Swick, en el pecho. Swick sobrevivió al tiro pero murió de cáncer hace más de una década, comentó su esposa, Sylvia, cuando fue contactada por teléfono a fines de octubre.

Los hombres enmascarados tomaron un paquete de dinero y se escaparon, con los neumáticos chillando. Las autoridades no estaban seguras de cuánto dinero se tomó hasta que Schlumpf encontró un recibo debajo de una mesa en el banco.

“Lo saqué de allí y decía $1,088,000”, recordó. “Y fue como: Wow, ese es el mayor robo a un banco en la historia de Nevada”. Un millón de dólares en efectivo.

Informante anónimo

Los investigadores tenían poca información para continuar, señaló Schlumpf. Los guardias y conserjes no pudieron proporcionar descripciones específicas de los sospechosos, el video no mostró mucho y no hubo huellas dactilares.

Un investigador encontró una camioneta estacionada ligeramente torcida mientras recorría un vecindario. Un residente había notado que una camioneta diferente estaba estacionada allí antes, una “doble” blanca, que tenía dos ruedas a cada lado de su eje trasero.

En un esfuerzo por llamar la atención sobre el caso y encontrar información, Schlumpf convenció al banco y a una compañía de camiones blindados para ofrecer una recompensa de $50 mil por información que condujera a un arresto.

La información comenzó a llegar, pero la mayoría no llevó a ninguna parte.

El 30 de diciembre, sin embargo, un informador anónimo llamó bajo el nombre de código “Foxfire”.

“Y me voy, ‘OK, Foxfire, ¿qué puedo hacer por ti?’”, recordó Schlumpf. “Ella dijo: ‘Bueno, tengo una amiga que tiene una amiga que conoce a alguien que dice que el hermano de su novio tiene una cesta de lavandería llena de dinero en su casa’”.

Schlumpf recuerda haber pensado: “¿Quién va a inventar algo así?”

Foxfire obtuvo su recompensa.

Le dio un número de teléfono que se remonta a una mujer llamada Naomi Stachowsky, que vivía en un remolque en la parte este de la ciudad. Otro agente que estaba observando el remolque vio a un hombre que salía y se metía en una camioneta “doble” blanca y se marchaba.

La placa pertenecía a Timothy Blackburn.

inline-smallTimothy Blackburn (North Las Vegas Police Department)

A partir de ahí, encontraron a Stachowsky en su trabajo como bailarina en el club de striptease “Talk of the Town” y a su novio, Riley Bates, dentro del trailer. Los investigadores también encontraron fichas de póker del Luxor dentro del remolque, lo que les llevó a arrestar al hermano de Riley, Robert, en el complejo.

Había gastado más de $30 mil en efectivo en un club en una noche.

“Tiene este flamante blazer amarillo brillante y estos lentes de contacto azules brillantes que compró, y había estado de fiesta durante una semana”, comentó Schlumpf. “No estaba en forma para ser entrevistado, así que no llegamos a ningún lado”.

Encontrar Blackburn fue más difícil. Cuando las autoridades llegaron a su casa, él corrió. Se dirigió a un monovolumen conducido por su cuñada, Seila Lim, quien intentó golpear a la policía con el vehículo, pero terminó chocándolo.

La policía y los perros de servicio K-9 descubrieron a Blackburn escondido debajo de un porche. Las autoridades encontraron la mayor parte del dinero al día siguiente, la víspera de Año Nuevo, en una casa de perros en el patio trasero de Blackburn.

Fuga

A principios de agosto de 1999, Blackburn, su abogado, un fiscal federal y Schlumpf se reunieron dentro de la biblioteca legal en el ahora desaparecido Centro de Detención de North Las Vegas. Schlumpf presentó el caso contra Blackburn.

“Bueno, ¿cuánto tiempo será?”, preguntó el recluso.

“Tim”, respondió Schlumpf, “tu oficial de libertad condicional ni siquiera ha nacido todavía”.

Blackburn se dirigió a su abogado y le dijo que quería un acuerdo de culpabilidad.

El 11 de agosto de 1999, Blackburn escapó.

Él intercambió disparos con oficiales de correcciones mientras huía de la cárcel. Su esposa, que en el transcurso de una semana había ayudado a quitar el plexiglás que separaba al preso del visitante con un destornillador eléctrico que ella había escondido en su cabello, le dio el arma y puso un zapato en una puerta para facilitar su escape.

“Así que ahora lo estamos buscando, todo el mundo en Las Vegas lo está buscando”, recordó Schlumpf.

Las autoridades repasaron la información y revisaron varias “llamadas parecidas” sobre el paradero de Blackburn.

Un dato importante provino de un agente de la policía de Las Vegas que creyó haber visto el vehículo buscado y la familia de Blackburn en Kyle Canyon de Mount Charleston, lo que provocó una respuesta con cientos de agentes de la ley, transportes blindados, helicópteros y camiones cisterna para repostar esos helicópteros.

No estaban seguros de si Blackburn estaba en Las Vegas, por lo que las autoridades intentaron encontrar a cada persona, hogar o vehículo en la ciudad asociada con él. Los miembros de la familia lo amaban o le temían, lo que dificultaba que cooperaran, recordó Schlumpf.

“Blackburn nos ha demostrado que no podemos predecir nada de lo que va a hacer, lo que lo hizo especialmente peligroso”, detalló Schlumpf.

Los múltiples intentos de llegar a los miembros de las familias Blackburn y Lim para esta historia no tuvieron éxito.

Sin embargo, en una noche fría el mes pasado, Terry Blackburn llevó su vehículo utilitario a la entrada de su casa, escondido en un callejón sin salida al este de Las Vegas.

Se negó a ser entrevistado, argumentando que prefiere la privacidad. También comentó que todavía está sufriendo la pérdida de su único hermano.

“Así que se vive con eso, nunca se supera el dolor, ¿verdad?”, agregó.

Durante la búsqueda de Timothy Blackburn, las autoridades arrestaron a Seila, la hermana de Sophia Lim, por mentirle al FBI. También arrestaron a Terry Blackburn después de enterarse de que había dejado una licencia de conducir para su hermano en el buzón de su madre antes de la fuga.

Al final resultó que, Timothy Blackburn había dejado Las Vegas. El FBI se enteró de que llamó a su mejor amigo, Dewey Cooper, mientras escapaba de la cárcel. Schlumpf imaginó que Blackburn llamaría a Cooper nuevamente, por lo que el agente le pidió a Cooper que le pasara un mensaje.

“Quiero que le digas que, yo, ya sabes, agente especial Henry Schlumpf, que arresté a Terry, que arresté a Seila y que seguiré arrestando a personas hasta que él se entregue”, advirtió Schlumpf.

Timothy Blackburn llamó una semana después desde Tijuana, México. Cooper entregó el mensaje.

Negociaciones

Cuando el FBI recibió un aviso de que la familia de Timothy Blackburn se alojaba en una unidad en Budget Suites, 4625 Boulder Highway, Schlumpf se mostró escéptico. ¿Por qué volvería a Las Vegas?

Pero luego Schlumpf sugirió probar un truco en el que un guardia de seguridad golpearía todas las puertas del edificio con respecto a una queja por ruido. Sophia Lim sacó la cabeza por la puerta de la unidad E234.

Schlumpf todavía no sabe por qué la familia regresó.

“No lo podía creer”, indicó Schlumpf.

El agente pensó que Timothy Blackburn todavía estaba armado, por lo que una negociadora de crisis, Monique Panet-Swanson, llamó al departamento para advertirle que la unidad estaba rodeada y que SWAT estaba llegando.

Panet-Swanson llamó a Timothy Blackburn por teléfono. Con las luces apagadas entre la 1 y las 2 a.m., ella le habló desde el interior de otro apartamento en el complejo.

Entonces Timothy Blackburn le dijo al negociador que quería hablar con Schlumpf.

Durante las siguientes tres horas, el agente habló con el fugitivo, su esposa y sus hijas. Negociadores lo entrenaron mientras hablaba.

Al no saber qué decir al principio, Schlumpf le dijo a Timothy Blackburn que debió haber tenido unas semanas difíciles. No, respondió el fugitivo, su familia se la estaba pasando genial. Hicieron un viaje a Sea World y celebraron una fiesta de cumpleaños para las niñas.

Schlumpf terminó la llamada y se mudó a un apartamento diferente, donde dos negociadores del Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) le solicitaron que volviera a llamar y que mantuviera a Blackburn en el teléfono.

Mientras tanto, la Policía Metropolitana dejó caer cercas de alambre alrededor de los edificios, establecieron vigilancia, un puesto de mando, colocaron oficiales del SWAT fuera del apartamento de Blackburn y trajeron helicópteros.

Una vez de vuelta en el teléfono, Schlumpf intentó mantener a la familia fuera de peligro y tratar de no molestar al fugitivo armado.

“No quería volver a la cárcel y que sus hijas lo visitaran”, recordó Schlumpf.

Hablarían un rato, tomarían un descanso y luego volverían a comenzar el proceso.

A veces, Schlumpf hablaba con Sophia Lim o las niñas: Tiara, de 4 y Tiana, de 5. Tiara le contó que estaba tomando clases de baile, ella quería ser una bailarina. El agente declaró en una investigación forense de 1999 que podía escuchar a las niñas jugando con juguetes en el fondo.

A las 6:19 a.m., Schlumpf estaba hablando con Sophia Lim sobre su propio futuro: tal vez podría obtener libertad condicional o arresto domiciliario por su papel en la fuga.

“Y ella estuvo de acuerdo con eso”, recordó Schlumpf. “Ella dijo: ‘Pero si paso un día en la cárcel, estará en tu cabeza’”, luego se escuchó un disparo de escopeta.

‘Simplemente se acabó’

I walk kind of down a ways, and I hear somebody say ‘419′. And I don’t know what all the Metro codes are. None of them are for anything good. But I say, ‘What’s 419?’ And he goes, ‘Dead body. They’re all dead.’

Henry Schlumpf

El teléfono se cortó. Podía escuchar que el equipo SWAT, que estaba listo para entrar en el sonido de disparos, irrumpió en el apartamento de los Blackburns. El edificio tembló cuando los negociadores salieron corriendo de la sala. Se apresuraron a decirle que era una falsa alarma y que intentaran volver a marcar. Sin respuesta.

Schlumpf salió para averiguar qué había sucedido.

“Caminé un poco y escuché a alguien decir ‘419’”, relató. “Y no sé cuáles son todos los códigos de la policía, pero ninguno de ellos es para nada bueno, pero yo pregunté ‘¿Qué es 419?’ y él respondió: ‘Cuerpo muerto, todos están muertos”.

Un oficial de la policía que custodiaba el perímetro, Nevin Hansbarger, disparó accidentalmente su escopeta mientras se la tiraba por encima del hombro. Hansbarger ya no trabaja para LVMPD, comunicó un portavoz del departamento, y los intentos múltiples de contactarlo para que comentara esta historia no tuvieron éxito.

Ahora sabe Schlumpf, que Timothy Blackburn, escuchó la explosión y disparó a su esposa e hijas antes de tirar un revólver a él mismo en el baño del apartamento. Los agentes de SWAT escucharon esos disparos cuando entraron en la habitación y dispararon al cuerpo de Blackburn, pero ya era demasiado tarde.

Una multitud de personas se había reunido fuera de la escena, describió Schlumpf. El oficial de la ley de carrera se rompió en llanto cuando recordó haber caminado junto a la multitud e irse a dormir a su casa.

“De repente no tuve nada qué hacer”, dijo, “simplemente se acabó”.

inline-largeThe shared grave of sisters Tiana Blackburn, 5, and Tiara Blackburn, 4, at Eden Vale Memorial Park in Las Vegas on Sunday, Dec. 9, 2018. Rachel Aston Las Vegas Review-Journal @rookie__rae

‘Nunca lo sabremos’

Habiendo tenido casi 20 años para reflexionar, Schlumpf duda que pudiera haber cambiado lo que sucedió. Descarga accidental o no, dijo, la persona responsable en última instancia del resultado fue Timothy Blackburn.

“En algún lugar sería Blackburn quien terminaría la cosa de la manera en que él quería terminarla, ya sea escapando, o al revés”, dijo.

Schlumpf ahora cree que Sophia Lim tampoco iba a abandonar el apartamento.

Desearía haber reconocido que ella había desempeñado un papel destacado en los crímenes de su marido. “Quizás si la hubiera arrestado a ella también, las cosas pudieron haber terminado de manera diferente”, señaló.

“Pero nunca lo sabremos”, concluyó el ex agente del FBI.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
 
Legislatura de 2021 virtual debido a COVID-19

La sesión legislativa que dará inicio el próximo mes estará cerrada al público, y sólo los legisladores, el personal esencial y un número limitado de miembros de los medios de comunicación podrán entrar en el edificio debido a la preocupación por COVID-19.

Varios senadores republicanos se oponen al juicio político

Un número creciente de senadores republicanos afirman que se oponen a celebrar un juicio político, lo que reduce las posibilidades de que el ex presidente Donald Trump sea condenado por la acusación de haber incitado un asedio al Capitolio de Estados Unidos.

 
Lluvia se extiende por Las Vegas antes de nevadas previstas

Una tormenta comenzó a mojar el Valle de Las Vegas a primera hora del lunes. La lluvia acabará convirtiéndose en nieve en muchas zonas a lo largo del día, según el Servicio Meteorológico Nacional.

“Becas de Diversidad Cox” 2021

“Estamos extendiendo una cordial invitación a padres de familia, tutores y estudiantes que estén próximos a graduarse de preparatoria en el Condado Clark, a solicitar una de las 10 becas ‘Cox Diversity Scholarships’, que entrega anualmente la empresa Cox Communications, Las Vegas y cuyo monto asciende a $3,500 cada una”, expresó mediante un comunicado Susie Black-Manríquez, gerente de Comunicaciones de la compañía, agregando que “las solicitudes y las instrucciones de envío están disponibles en línea en The Public Education Foundation en thepef.org/scholarships. La fecha límite para postularse es el 14 de febrero de 2021.

Acercan recursos para incentivar el deporte entre los niños

Las muestras de solidaridad no han quedado solamente en la época decembrina recién concluida, este 2021 también ha iniciado con eventos comunitarios donde se busca ayudar a familias de bajos recursos y/o afectadas financieramente por la pandemia de COVID-19, la cual aún se mantiene.