87°F
weather icon Partly Cloudy

El sindicato de maestros emplaza al CCSD a huelga

Si las negociaciones sobre una disputa salarial no son resueltas, los miembros –profesores y personal administrativo- aglutinados en la Asociación de Educadores del Condado Clark (CCEA, por sus siglas en inglés), han emplazado al Distrito Escolar del Condado Clark (CCSD, por sus siglas en inglés) a una huelga, la cual daría inicio el 10 de septiembre del año en curso.

Las partes involucradas han manifestado su disposición para negociar y evitar llegar al extremo, en un hipotético escenario donde no habrá ganadores.

Los docentes manifestaron su postura, que se puede encontrar en la página new.ccea-nv.org, donde explican la razón por la que están tomando la riesgosa acción. La propuesta del CCSD no cumple con las necesidades de sus miembros, solo ofrecieron lo que habían obtenido en Carson City, durante la pasada Legislatura. Están conscientes de lo que está en juego, “esta lucha se trata de un compromiso que se hizo y debe mantenerse, los educadores deben recibir un salario justo, acorde al trabajo profesional que desarrollan”, destaca su consigna, resaltando que “entendemos que no es legal y que incluso pueden despedirnos, o castigarnos como una forma de disciplina, nos pueden dar multas y citarnos en Corte, pero no queremos llegar a esos extremos.”

El superintendente del CCSD, el Dr. Jesús Jara, ha mencionado en distintas oportunidades que hay vacantes en el distrito escolar, no tienen intención de despedir maestros, en este momento no pueden darse el lujo de “dejar ir” a docentes que han dedicado gran parte de su vida a la niñez nevadense. El dirigente escolar también fue enfático al afirmar que los directores de las escuelas no deben intimidar a sus maestros, deben estar preparados para la eventual huelga, pero no tienen que preguntarles sobre su participación.

La movilización de profesores ha sido respaldada por muchos padres de familia, en una encuesta que hicieron el 78% manifestaron su apoyo a una huelga por incremento salarial.

Mientras tanto, el jueves 22 de agosto de 2019, en el auditorio de la preparatoria Liberty, los fidecomisarios de la Junta Escolar, tuvieron que salir escoltadas por la policía debido a que se “caldearon los ánimos”. Posteriormente se dio a conocer que Linda Cavazos y Danielle Ford recibieron algún tipo de hostigamiento en redes sociales y, por su seguridad, todos fueron desalojados, incluido el superintendente Jesús Jara.

Jara sostuvo una reunión editorial con Las Vegas Review-Journal donde explicó el rumbo de las negociaciones, descartó una sesión especial en la Legislatura, pero aquí hay algunos escenarios que podrían desarrollarse después de la amenaza de huelga del sindicato de maestros, programada para el 10 de septiembre si no se llega a un contrato aceptable con el Distrito Escolar del Condado Clark:

– Escenario 1: los legisladores o el gobernador, Steve Sisolak, convocarán una sesión especial de la Legislatura para discutir y asignar fondos educativos adicionales.

– Escenario 2: el distrito encuentra recortes en otras partes del presupuesto para poder pagar los aumentos salariales -estimados entre 15 y 20 millones de dólares- para el desarrollo profesional buscado por el sindicato para más de dos mil maestros calificados.

– Escenario 3: los maestros inician una huelga ilegal, lo que podría llevar al sindicato a una multa de hasta 50 mil dólares por día, mientras que los oficiales del sindicato enfrentarían multas de hasta mil dólares o caer en prisión. Los empleados podrían enfrentar suspensión o despido de sus trabajos, de acuerdo con la ley estatal. El distrito también podría retirar el reconocimiento del sindicato como el agente de negociación reconocido para los educadores.

El Tiempo buscó a la fideicomisaria Irene Cepeda y a la abogada y profesora de leyes en la Universidad e Nevada Las Vegas, Sylvia Lazos para compartir con los lectores la dinámica de las negociaciones.

En la reunión que acabó de manera abrupta en Liberty High School, hubo gente que manifestó cosas como Lashaun Limbrick, un consejero de la preparatoria Desert Pines, quien mencionó a Las Vegas Review-Journal que es un padre soltero que depende de sus aumentos salariales a través de avances escalonados y de columna para mantener a sus tres hijos. “Yo, como muchos educadores aquí hoy, he gastado tiempo y dinero trabajando en el avance de una columna, solo para que me digan que no hay fondos”, criticó.

La maestra de educación especial Melissa Gardner comentó por su parte que sigue en la primera columna de la tabulación de salarios, a pesar de su vasta experiencia.

“Con 10 años de experiencia solo en el CCSD, me siento en la parte inferior de la columna uno”, señaló. “Ahora me dicen que no tengo forma de avanzar. No soy una línea de pedido en una hoja de cálculo, esta es mi vida y esta es mi familia”.

El maestro Matthew Kranz dijo que invirtió miles de dólares para su desarrollo profesional. Cuando el distrito quiere encontrar dinero, recalcó, lo encuentra.

“Cuando el superintendente necesita una bicicleta, encontramos el dinero para eso”, argumentó. “No estamos preguntando, no estamos exigiendo nada que no hayamos ganado, pero el 10 de septiembre vamos a comenzar a exigir lo que valemos, y no están preparados para eso”.

A medida que los fideicomisarios se agilizaron para finalizar el primer lapso de comentarios públicos, los maestros gritaban en protesta por dejar hablar al próximo educador. La policía escolar intervino y condujo a los administradores a la parte trasera del escenario del teatro.

Más tarde, Brooks regresó al escenario para anunciar que la reunión se pospondría para otra fecha.

El superintendente Jesús Jara declaró más tarde en un comunicado que el distrito todavía está muy interesado en discutir posibles soluciones para el contrato.

Contacte a Frank Alejandre en: falejandre@eltiempolv.com, o siga la cuenta de Twitter de El Tiempo: @eltiempolv.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.