56°F
weather icon Partly Cloudy

Elizabeth Warren finaliza su campaña presidencial de 2020

WASHINGTON — Elizabeth Warren, quien electrizó a los progresistas con su “plan para todo” y su fuerte mensaje de populismo económico, abandonó la carrera presidencial demócrata el jueves, según una fuente familiarizada con sus planes. La retirada se produjo días después de que la que una vez fue líder no pudiera ganar ni un solo estado durante el Súper Martes, ni siquiera el suyo propio.

La fuente no estaba autorizada a hablar de las intenciones de Warren y habló con The Associated Press con la condición de mantener el anonimato.

La retirada de Warren extinguió las esperanzas de que los demócratas intentaran de nuevo poner a una mujer en contra del presidente Donald Trump.

Durante gran parte del año pasado, la campaña de la senadora de Massachusetts tuvo todos los indicadores de éxito, sólidos números de encuestas, una impresionante recaudación de fondos y una amplia infraestructura política con personal sobre el terreno en todo el país. Sin embargo, el senador de Vermont, Bernie Sanders, quien contaba con una base de votantes bien cimentada que necesitaba para avanzar, la opacó.

Warren nunca terminó más alto que el tercer lugar en los primeros cuatro estados y fue derrotada en el Súper Martes, no logrando ganar ninguno de los 14 estados que votaron y ocupó un avergonzante tercer lugar en Massachusetts, detrás del ex vicepresidente Joe Biden y Sanders.

Su retirada de la carrera tras la partida de la senadora Amy Klobuchar deja el campo demócrata con una sola candidata: la representante de Hawái, Tulsi Gabbard, que ha reunido solo un delegado para la nominación. Fue un giro inesperado para un partido que había utilizado los votos y la energía de las mujeres para retomar el control de la Cámara de Representantes apenas hace dos años, principalmente con candidatas femeninas.

La campaña de Warren comenzó con la enorme promesa de que podría llevar ese impulso a la carrera presidencial. El verano pasado, atrajo a miles de partidarios al Washington Square Park de Manhattan, una escena que se repitió en lugares como el estado de Washington y Minnesota.

Ella tenía un mensaje convincente, llamando a un “cambio estructural” en el sistema político estadounidense para reestructurar la economía de la nación en nombre de la justicia. Tenía una propuesta populista de un impuesto sobre la riqueza del dos por ciento que quería imponer a los hogares con un valor de más de 50 millones de dólares que provocó cánticos de “¡Dos centavos! ¡Dos centavos!” en mítines por todo el país.

Warren, de 70 años, comenzó su campaña de la Casa Blanca en un campo imposiblemente concurrido, usó su destreza política para dispararse a la primera posición en otoño, y luego vio cómo su apoyo se evaporó casi tan rápidamente.

Su candidatura pareció gravemente dañada casi antes de empezar después de que publicara una prueba de ADN en respuesta a la insistencia de Trump de probar que tenía ancestros nativos americanos. Sin embargo, en lugar de acallar a los críticos que habían cuestionado sus afirmaciones, la prueba ofendió a muchos líderes tribales que rechazaron someterse a la prueba genética por ser culturalmente insensibles, y no impidió que Trump y otros republicanos se burlaran alegremente de ella como “Pocahontas”.

Warren también perdió a su director financiero por su negativa a asistir a grandes eventos de recaudación de fondos, considerados durante mucho tiempo como la sangre vital financiera de las campañas nacionales. Aun así, se distinguió por publicar docenas de propuestas detalladas sobre todo tipo de políticas, desde la cancelación de las deudas universitarias hasta la protección de los océanos y la contención del coronavirus. Warren también fue capaz de construir un impresionante cofre de guerra de campaña que dependía en su mayoría de pequeñas donaciones que llegaban de todo el país, borrando el déficit creado al negarse a cortejar a los grandes donantes tradicionales.

A medida que sus encuestas comenzaron a mejorar durante el verano. Warren pareció dar un paso más en su camino, ya que se le ocurrió la idea de que los candidatos demócratas más moderados, incluyendo a Biden, no eran lo suficientemente ambiciosos como para hacer retroceder las políticas de Trump y dependían demasiado de los consultores políticos y de las encuestas inconstantes. Cobró fuerza en la era #MeToo, especialmente después de que una ola de candidatas femeninas ayudara a los demócratas a tomar el control de la Cámara de Representantes en 2018.

Pero Warren no pudo consolidar el apoyo del ala más liberal del Partido Demócrata contra el otro líder progresista de la carrera, Sanders. Ambos apoyaron el cuidado de salud universal, patrocinado por el gobierno, bajo el programa “Medicare para Todos”, la colegiatura de la universidad pública gratuita y las agresivas medidas de lucha contra el cambio climático como parte del “New Green Deal”, mientras que renunciaron a grandes recaudaciones de fondos a favor de pequeñas donaciones alimentadas por Internet.

Las cifras de las encuestas de Warren comenzaron a caer después de una serie de debates cuando se negó repetidamente a responder preguntas directas sobre si tendría que aumentar los impuestos de la clase media para pagar Medicare para Todos. Sus principales asesores tardaron en darse cuenta de que el hecho de no proporcionar más detalles parecía a los votantes un gran descuido para una candidata que, con orgullo, tenía tantos otros planes políticos.

Cuando Warren finalmente se movilizó para corregir el problema, su apoyo se erosionó aún más. Se alejó de un respaldo total a Medicare para Todos, anunciando que trabajaría con el Congreso para hacer la transición del país al programa durante tres años. Mientras tanto, enunció, muchos estadounidenses podrían “elegir” permanecer con sus actuales planes de seguro médico privado, que la mayoría de las personas tienen a través de sus empleadores. Biden y otros rivales se abalanzaron, llamando a Warren una indecisa, y su posición con los progresistas se debilitó.

Sanders, mientras tanto, perdió poco tiempo aprovechando el contraste al jactarse de que enviaría un programa completo de Medicare para Todos para su aprobación por el Congreso durante su primera semana en la Casa Blanca. Después de evitar durante mucho tiempo el conflicto directo, Warren y Sanders se enfrentaron en enero después de que ella dijera que Sanders había sugerido durante una reunión privada en 2018 que una mujer no podía ganar la Casa Blanca. Sanders negó eso, y Warren se negó a estrechar su mano después de un debate en Iowa.

Inclinándose con fuerza sobre el tema del género, el apoyo de Warren solo se hundió aún más dirigiéndose al caucus de Iowa, pero incluso cuando su impulso se estaba desvaneciendo, Warren seguía haciendo gala de una impresionante infraestructura de campaña en ese estado y mucho más allá. Su ejército de voluntarios y personal se veía tan formidable que incluso otros candidatos presidenciales tenían envidia.

Justo antes de Iowa, su campaña publicó un memorándum en el que se detallaban sus más de mil empleados en todo el país y en el que se prometía una estrategia a largo plazo que conduciría a victorias en las elecciones primarias y generales. Preparándose para un mal final en New Hampshire, su campaña publicó otro memo en el que instaba a sus seguidores a seguir centrándose en el juego a largo plazo, pero también explicaba expresamente las debilidades de Sanders, Biden y Pete Buttigieg, el ex alcalde de South Bend, Indiana, en formas que la propia senadora rara vez hacía.

Warren obtuvo un florecimiento por toda su oposición a los poderosos multimillonarios cuando el ex alcalde de Nueva York, Mike Bloomberg, entró en la carrera. Durante un debate en Las Vegas justo antes de la reunión electoral de Nevada, Warren atacó a Bloomberg y la respuesta deslucida del alcalde puso en marcha los acontecimientos que terminaron con su retirada de la carrera el miércoles.

Para Warren, eso llevó a un fuerte aumento en la recaudación de fondos, pero no se tradujo en un éxito electoral. Trató de subrayar su capacidad para unir al fracturado partido demócrata, pero ese mensaje no tuvo éxito.

En Carolina del Sur, un grupo político externo comenzó a invertir más de 11 millones de dólares en publicidad televisiva en nombre de Warren, obligándola a decir que, aunque rechazaba a los súper PAC, aceptaría su ayuda siempre y cuando otros candidatos lo hicieran. Su campaña cambió de estrategia otra vez, alegando que estaba apostando por una convención disputada.

Sin embargo, cuanto más tiempo Warren permanecía en la carrera, más preguntas se le hacían sobre por qué lo hacía con pocas esperanzas de ganar, y empezó a sonar como una candidata que poco a poco estaba aceptando eso.

“No soy alguien que se ha mirado en el espejo desde que tenía 12 años diciendo, ‘deberías postularte a la presidencia’”, comentó Warren a bordo de su autobús de campaña en la víspera de las elecciones primarias de New Hampshire, anticipando un cese de campaña que aún no era oficial. “Empecé a presentarme a la presidencia más tarde que cualquiera de los que están en esto, así que nunca se trató del cargo, se trató de lo que podíamos hacer para reparar nuestra economía, lo que podíamos hacer para enmendar una democracia que se está desmoronando. Eso es todo lo que quiero ver que suceda”.

Ella juró luchar afirmando: “No puedo decir, por todas esas niñas, que esto se puso difícil y lo abandoné. Mi trabajo es persistir”.

Pero incluso eso parecía imposible después de su paliza del Súper Martes que incluía su estado natal.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
La NBA considera jugar las finales en Las Vegas, indica informe

Ejecutivos y agentes de la liga hablaron con la CNBC en condición de anonimato, informándole al medio que el Thomas Mack Center en Las Vegas ha surgido entre las opciones del personal de la liga como un lugar privilegiado para la conclusión del torneo.

 
Sisolak indica que es demasiado pronto para saber cuándo terminarán las medidas contra el coronavirus

El Gobernador Steve Sisolak anunció el jueves que era demasiado pronto para predecir cuando los casos de COVID-19 en Nevada podrían llegar a su punto máximo, y sugirió que el estado podría todavía promulgar medidas más estrictas para hacer cumplir las directrices de distanciamiento social.

 
Las retribuciones resultan en bendiciones para los donantes de Las Vegas que enviaron equipo médico a China

La comunidad chino-estadounidense del Valle de Las Vegas, que se movilizó a principios de este año para proporcionar equipo de protección a los médicos y enfermeros de China cuando ese país era la zona cero en la lucha contra el nuevo coronavirus, ha invertido el flujo de la cadena de suministro que desarrolló y ahora la utiliza para ayudar a los hospitales del sur de Nevada.

Los Representantes de Nevada se preparan para votar SÍ al paquete contra el coronavirus de 2 bdd

La Cámara de Representantes se preparó para retomar el paquete de ayuda de dos billones de dólares para el coronavirus el viernes, cuando se plantearon preguntas sobre si la cantidad de ayuda para los estados, ciudades y hospitales era suficiente para mantener el ritmo de los casos de infecciones y muertes que se disparan.

El número de casos de COVID-19 en Nevada aumenta bruscamente

El número de casos confirmados de COVID-19 en el Condado Clark y el estado de Nevada, ambos registraron sus aumentos más agudos de un día desde que los dos primeros casos fueron reportados en el estado el 5 de marzo.