Emergen 4 niños más de la cueva inundada en el día 2 de los esfuerzos de rescate

MAE SAI, Tailandia – Cuatro más de los niños atrapados durante más de dos semanas en una cueva inundada en el norte de Tailandia fueron sacados el lunes, informó un funcionario, elevando a ocho el número extraído en una operación de rescate de alto riesgo.

“La octava persona está fuera y la operación está lista para hoy”, dijo Sitthichai Klangpattana, oficial de la bandera del comandante SEAL de la marina de Tailandia, a The Associated Press. “Cuatro muchachos fueron rescatados hoy”.

Él no hizo ningún comentario sobre la salud de los niños o qué tan bien se había ido la operación.

El domingo, cuando comenzó la operación de rescate de alto riesgo para sacar a los 12 niños y su entrenador, equipos de buzos salvaron a cuatro de ellos, pero esperaron varias horas antes de confirmar su rescate seguro.

Después del esfuerzo de rescate del lunes, cuatro niños y el entrenador todavía estaban dentro de la cueva.

El gobernador interino de Chiang Rai, Narongsak Osatanakorn, señaló el lunes que la segunda fase comenzó a las 11 a.m. y las autoridades “esperan escuchar buenas noticias en las próximas horas”.

“Todas las condiciones siguen siendo tan buenas como ayer”, dijo Narongsak en una conferencia de prensa. “La fuerza de los chicos, el plan, hoy estamos listos como antes y lo haremos más rápido porque tenemos miedo a la lluvia”.

Las autoridades se apresuraron a sacar a los niños, de entre 11 y 16 años, y a su entrenador de la cueva mientras el monzón anual avanzaba hacia la región montañosa en el extremo norte de la provincia de Chiang Rai. Los trabajadores han estado trabajando durante todo el día para sacar agua de la cueva, y las autoridades dijeron el lunes que los fuertes aguaceros de la noche a la mañana no elevaron los niveles de agua en el interior.

Los cuatro muchachos salieron de la cueva el domingo en una operación urgente y peligrosa que los obligó a bucear a través de los pasillos oscuros, apretados y retorcidos de la cueva, felices y en buen estado de salud, reportaron las autoridades.

“Esta mañana dijeron que tenían hambre y que querían comer khao pad grapao”, dijo Narongsak, refiriéndose a un plato tailandés de carne frita con chile, albahaca y con arroz.

Aún así, los cuatro estaban siendo sometidos a controles médicos en un hospital de la capital provincial y aún no se les permitía un contacto cercano con familiares debido al temor a infecciones. Los familiares pudieron verlos a través de una división de vidrio, indicó el gobernador.

Los muchachos y su entrenador fueron a explorar en la cueva masiva de Tham Luang Nang Non el 23 de junio después de una práctica de fútbol, y fueron cortados cuando una tormenta inundó la cueva. Se lanzó una operación masiva de búsqueda internacional y llevó 10 días localizar a los niños, que se habían refugiado en una ladera seca en las profundidades del complejo.

La operación de búsqueda y rescate ha cautivado a personas tanto en Tailandia como a nivel internacional, con periodistas de todo el mundo que viajan a esta ciudad a lo largo de la frontera con Myanmar para informar sobre la terrible experiencia.

El ministro del Interior, Anupong Paojinda, señaló el lunes por la noche que el mismo grupo de buceadores expertos que participaron en el rescate del domingo regresaría para sacar a los demás porque conocen las condiciones de la cueva y qué hacer. Dijo que era necesario colocar tanques de aire fresco a lo largo de la ruta submarina.

Las autoridades han dicho que extraer todo el equipo de la cueva podría tomar hasta cuatro días, pero el éxito del domingo generó esperanzas de que se pudiera hacer más rápido.

La misión del domingo involucró a 13 buzos extranjeros y cinco SEAL de la armada tailandesa. Dos buceadores acompañaron a cada uno de los niños, todos los cuales han estado aprendiendo a bucear solo desde el 2 de julio, cuando los buscaron.

Expertos en rescate de cuevas han dicho que consideran un escape bajo el agua como último recurso, especialmente con personas sin entrenamiento en buceo.

La muerte el viernes de una antigua marina de guerra tailandesa SEAL subrayó los riesgos. La buzo, la primera víctima mortal del rescate, trabajaba como voluntaria y murió en una misión para colocar botes de aire a lo largo del pasillo hasta donde están los niños, necesarios para que los buceadores viajen con seguridad durante la ruta de cinco a seis horas.

Hubo varias preocupaciones que llevaron a las autoridades a seguir adelante con el plan de expulsar a los niños. Una era que no se sabía cuán segura y seca se mantendría la zona donde se habían refugiado, ya que la temporada de lluvias en Tailandia, que dura hasta al menos finales de octubre, acelera.

La otra, y tal vez más preocupante, era que los niveles de oxígeno en el complejo estaban cayendo cerca de niveles peligrosos.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like