Emitieron escuelas del Condado de Clark una amplia red para llenar las vacantes de docencia

En su primer año fuera de la universidad, Spencer Skees reemplazó a una maestra por licencia de maternidad en su natal Indiana.

Estaba buscando un nuevo trabajo a su regreso cuando alguien en su escuela mencionó que habían escuchado acerca de la escasez de maestros de Nevada en las noticias.

“Me he postulado en muchos lugares, pero en Nevada hubo de las primeras personas que realmente se pusieron en contacto conmigo”, dijo esta semana. “Así que empecé a irme por su lado, y una cosa llevó a la otra”.

Ahora Skees está en su segundo año como profesor de matemáticas en Desert Oasis High School.

Es uno de los 2 mil 156 empleados con licencia, una categoría que incluye maestros y otros puestos, como consejeros que se han unido al Distrito Escolar del Condado de Clark fuera del Estado de la Plata en los últimos tres años.

Enfrentando una escasez constante de maestros, el distrito ha montado esfuerzos de reclutamiento dirigidos en todo el país en los últimos años.

Un análisis del Las Vegas Review-Journal de los datos del año escolar 2015-16 hasta el 28 de marzo encontró que, aunque Nevada proporciona al distrito el personal con más licencia, los estados cercanos como California y Arizona también son grandes contribuyentes. Las cifras incluyen personas que regresan de las ausencias.

Muchos otros llegan al desierto desde lugares lejanos, desde estados como Texas, Illinois y Nueva York y desde el extranjero, especialmente desde Filipinas.

Si bien el distrito busca en todas partes cubrir sus vacantes, se concentra en “lugares que tienen lo que consideramos una sobreoferta de maestros, lo que significa que producen más maestros que empleos”, explicó Tya Mathis-Coleman, directora del distrito de reclutamiento.

Es una batalla que nunca termina. Al comienzo de la escuela este año, el distrito tenía 539 vacantes de enseñanza.

Iniciativas de reclutamiento recientes

El distrito agregó sabor a su esfuerzo de reclutamiento en 2015 con el lanzamiento de una campaña de “superhéroes” que retrató a los maestros como figuras vestidas con capa, como Superman.

El año siguiente ofreció igualar o superar los salarios que los educadores recibieron en su puesto anterior, dentro de ciertos límites.

California es actualmente un objetivo principal, con el distrito organizando su propia feria de reclutamiento allí en las últimas dos primaveras.

“Lo que hemos descubierto es que es fácil para nosotros reclutar en estados que colinden con nuestro estado”, detalló Mathis-Coleman. “Es más probable que la gente deje todo y se mude a un estado que esté cerca de su casa”.

Al mismo tiempo, los reclutadores siguen buscando fuera del país, particularmente en Filipinas.

En los últimos dos años, el distrito ha contratado a 187 maestros de Filipinas para enseñar educación especial, puestos que son particularmente difíciles de llenar.

Eso es porque Filipinas tiene un exceso de profesores de educación especial, afirmó Mathis-Coleman. Pueden obtener visas J-1 que les permiten enseñar en los Estados Unidos.

La retención de dichos maestros ha sido exitosa: 79 de los 81 contratados el año pasado han regresado este año, según el distrito. Otros 106 fueron contratados para este ciclo escolar.

“Todos y cada uno de los maestros J-1 que contratamos tienen experiencia previa en un aula de educación especial”, aseguró Mathis-Coleman. “Entonces no estamos contratando maestros que sean nuevos en la enseñanza de educación especial. Tienen experiencia previa y también tienen maestrías en educación especial”.

¿De dónde son?

Mientras que algunos estados que alimentan la línea de enseñanza del Condado de Clark pueden tener un excedente de maestros, otros se enfrentan a muchos de los mismos desafíos que Nevada en la contratación y retención de educadores.

Arizona, por ejemplo, ha tenido problemas con el pago de docentes.

“Dependiendo de la organización que usted mire, somos uno de los estados con menores sueldos, si no el estado con los salarios más bajos, en el país”, comentó Shaun Holmes, presidente de la Asociación de Administradores de Personal Escolar de Arizona. “Ese es un gran desafío para el estado de Arizona”.

Pero el estado aprobó recientemente un presupuesto de educación que brinda a los maestros aumentos del 10 por ciento este año y del 5 por ciento en cada uno de los próximos dos años.

“En mi experiencia, este es probablemente el mejor presupuesto que hemos visto en décadas”, señaló Holmes. “Y sí quiero decir décadas, plural”.

Ese impulso incrementó el salario inicial en las Escuelas Públicas de Mesa a $41 mil 850, superando los $40 mil 900 del Condado de Clark, según Holmes.

En Los Ángeles, donde el salario inicial promedio es de $50 mil 368, el distrito escolar tenía 113 vacantes desde el 15 de agosto.

Texas también enfrenta un problema de retención, afirmó Clay Robison, especialista en asuntos públicos de la Asociación de Maestros del Estado de Texas.

“Los maestros que comenzarán a enseñar este año, este otoño – dentro de cinco años, entre el 30 (por ciento) y el 50 por ciento de ellos ya no darán más clase”, agregó Robison. “Porque realmente comienzan a notar el problema del salario después de haber estado en el aula durante algunos años”.

¿Por qué vienen?

Cris Baker y su esposo ya tenían un plan de dos años para salir de California y venir a Las Vegas.

“No fue como, ‘Hey, vi una cartelera, tal vez deberíamos mudarnos aquí’”, anunció Baker, un estratega de Título I.

La razón principal por la que querían mudarse era estar más cerca de la familia y amigos de su esposo, pero el costo de vida más barato también causó una impresión favorable.

“La vivienda es mucho más barata aquí, y por supuesto no hay un impuesto estatal sobre la renta, por lo que hace una gran diferencia”, señaló Baker.

Una vez que se atraen maestros, el distrito necesita mantenerlos.

Esa puede ser una venta difícil con aulas superpobladas, problemas con el seguro de salud y una disputa contractual de larga duración que recién se resolvió.

Nicholas Mattaliano llegó al Condado de Clark en 2013 desde Chicago cuando a su esposa le ofrecieron un trabajo aquí. Pero ahora, dijo, está empezando a pensar que su trabajo de docente no vale la pena el dolor de cabeza.

“No entiendo por qué realmente alguien quiere quedarse más si van a seguir jodiéndonos con nuestro sueldo, van a seguir jodiéndonos sobre nuestros beneficios”, criticó. “Para mí, es algo así como que solo debes amarlo tanto que estés dispuesto a ser casi como un voluntario”.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like