76°F
weather icon Clear

Empleados se sienten inseguros al volver a los casinos

Hace meses que Shauna McQueen no trabaja en el Golden Nugget. Después de ver videos y fotos de casinos abarrotados de Las Vegas con una pesada mezcla de visitantes sin cubrebocas, la empleada dada de baja confesó que tal vez no quiera volver nunca más.

Todavía no la han llamado para que vuelva a trabajar, pero dijo que podría declinar la oferta cuando, y si es que llega.

“No creo que pueda hacerlo, no me siento segura en absoluto”, recalcó.

Un vocero de Golden Nugget no respondió a una solicitud de comentarios.

Pese a que la Junta de Control de Juegos de Nevada exige que todos los casinos operen con nuevos protocolos de salud y seguridad durante la pandemia, algunos trabajadores no están convencidos de que las medidas sean suficientes para mantenerlos seguros, especialmente en un momento en el que se ha observado que los grupos de visitantes ignoran las normas de distanciamiento social y no llevan cubrebocas.

Acción “alarmante” de los visitantes

Todd Henderson no ha sido convocado a trabajar en el Strip, pero caminó por el Boulevard Las Vegas con su esposa durante el fin de semana de reapertura “sólo para hacer ejercicio y comprobar las cosas”.

El vendedor de boletos dado de baja de Treasure Island comentó que se sorprendió por lo que vio entre la multitud.

“No hay mucha gente que lleve cubrebocas, aparte de los empleados”, mencionó. “Fue alarmante, pensé que más gente usaría cubrebocas, pero no fue así”.

Según el sitio web de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, las coberturas de rostros “pueden frenar la propagación del virus y ayudar a las personas que pueden tener el virus y no saben que lo transmiten a otros”.

Las diferentes interpretaciones de las nuevas reglas eran otra fuente de preocupación. Henderson expresó que se sorprendió al ver que el uso del distanciamiento social, el plexiglás y la aplicación de cubrebocas en los juegos de mesa varían entre las propiedades.

Henderson de todos modos estaría listo para trabajar si le llamaran de nuevo (aseveró que es el siguiente en la fila para volver a su departamento), pero agregó que las multitudes del fin de semana pasado le preocuparon.

Su plan es tomar su salud en sus propias manos lavándolas y desinfectándolas a menudo, manteniendo su distancia de los demás y no tocándose la cara.

“Tenemos tanta gente que viene de diferentes partes del país, algunos de ellos de puntos peligrosos. Cuando estás fuera y en el trabajo, sólo tienes que cuidarte a ti mismo”, enfatizó. “Sólo trato de ser lo más cauteloso posible. Es todo lo que puedo hacer realmente”.

Plan B de los trabajadores

Aunque volver al trabajo puede ser un riesgo, rechazar una llamada tiene sus propios inconvenientes.

De acuerdo con el sitio web del Departamento de Trabajo, “decidir voluntariamente dejar el trabajo por una preocupación general sobre la exposición al COVID-19 no te hace elegible para “Pandemic Unemployment Assistance” o el seguro de desempleo tradicional.

McQueen (que recibe beneficios de desempleo) no está segura de cuál será el próximo paso en su carrera si no regresa a los casinos. Tal vez una serie de trabajos ocasionales, o trabajar en un restaurante, en algún lugar menos concurrido.

Con la tasa de desempleo de Las Vegas en abril en 33.5 por ciento, encontrar un trabajo es “definitivamente una preocupación”, pero trabajar en un casino es aún más preocupante, comenta.

“Trabajar en la recepción significa que eres el primero en interactuar con gente de todo el país. La gente entra sin cubrebocas y tienes que tocar sus cosas”, indicó. “Los cubrebocas son guardianes para los trabajadores. Es realmente irrespetuoso no usar uno”.

Mientras que Nevada ha mantenido su porcentaje de resultados positivos de las pruebas de COVID-19 muy por debajo del promedio nacional, algunos de sus estados vecinos no pueden decir lo mismo.

En Nevada, el 3.6 por ciento del número diario de pruebas de virus dieron positivo basado en un promedio móvil de siete días, según datos del jueves de la Universidad Johns Hopkins. California y Arizona (entre las mayores fuentes de tránsito de vehículos a Nevada, según la Autoridad de Convenciones y Visitantes de Las Vegas) se sitúan en el 4.4 por ciento y el 12.2 por ciento, mientras que Utah está en el 9.3 por ciento. El promedio nacional es del 4.6 por ciento.

Según datos de la Comisión Regional de Transporte del Sur de Nevada, más de 15 mil 600 vehículos entraron en Las Vegas desde Arizona por la Interestatal 11 del 5 al 7 de junio (el fin de semana de reapertura de los casinos de Nevada).

Casi 45 mil vehículos de Utah entraron por la Interestatal 15 en ese lapso, mientras que más de 59 mil 600 entraron por la I-15 desde California.

Priorizar la seguridad

El vocero de Caesars Entertainment Corp., Richard Broome, enunció que la compañía ha implementado renovados protocolos de salud y seguridad, incluyendo el uso de cubrebocas obligatorio para los empleados e iniciativas de distanciamiento social, “para crear un ambiente cómodo de trabajo”.

“Hasta ahora, no hemos tenido empleados que se nieguen a volver al trabajo, o que nos digan que se sienten incómodos volviendo debido al número de visitantes en nuestras propiedades. De hecho, hemos notado que los empleados están emocionados de volver a sus trabajos”, anunció Broome. “Sin embargo, si tuviéramos un empleado que expresara ese tipo de preocupación, trabajaríamos con ellos individualmente y exploraríamos varias opciones, incluyendo una renuncia de su parte o darle de baja temporalmente”.

El vocero de Boyd Gaming Corp., David Strow, comentó que la seguridad de los miembros de su equipo y de los clientes es su “mayor prioridad”, y los protocolos de seguridad de la compañía “demuestran nuestro compromiso con la salud y el bienestar de cada persona en nuestros edificios”.

“Como parte de nuestro entrenamiento de seguridad obligatorio, recordamos a los miembros del equipo la importancia de seguir estrictamente nuestros protocolos de seguridad, y les pedimos que nos reporten inmediatamente cuando vean que no se están siguiendo ciertos requisitos”, comentó Strow.

La vocera de MGM Resorts International, Callie Driehorst, anunció que la empresa se siente alentada por la respuesta de los huéspedes a su plan de salud y seguridad.

“Trabajamos con expertos médicos en un plan integral de varios niveles que pone la salud y la seguridad en el centro de todo lo que hacemos”, argumentó.

Un vocero de Station Casinos señaló que la compañía está “comprometida a proporcionar el ambiente más seguro posible tanto para los miembros de su equipo como para los huéspedes”.

El vocero de Wynn Resorts Ltd., Michael Weaver, declinó hacer comentarios sobre este reportaje, y los representantes de Las Vegas Sands Corp. y Treasure Island no devolvieron las solicitudes de comentarios.

Las Vegas Review-Journal / El Tiempo es propiedad de la familia del presidente y CEO de Las Vegas Sands Corp., Sheldon Adelson.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Exámenes de salud y vacunas les esperan a los refugiados afganos en Nevada

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades pidieron esta semana a los profesionales de salud que estén atentos a los casos de sarampión y otras enfermedades infecciosas en los evacuados de Afganistán.

 
Venden Cosmopolitan por 5.65 mmdd; MGM se hará cargo de las operaciones

Blackstone Group anunció el lunes que llegó a un acuerdo para vender el Cosmopolitan of Las Vegas en un trato valorado en 5.65 mil millones de dólares, con MGM Resorts International adquiriendo las operaciones del complejo por 1.625 mil millones de dólares.

La biblioteca llega al transporte público

“Nuestra misión es conectarnos con el público, donde sea que estén, y permitirles disfrutar de la colección digital de la biblioteca”, comentó el director ejecutivo del Distrito de Bibliotecas de Las Vegas-Condado Clark, Kelvin Watson, durante una conferencia de prensa para presentar una asociación especial con la Comisión Regional de Transporte del Sur de Nevada (RTC, por sus siglas en inglés).

Ampliación de las visas H-2

Las visas de trabajo y su ampliación han generado preocupación entre la comunidad defensora de los migrantes, ya que, argumentan, favorece la explotación de los empleados y aumenta el tráfico humano.