58°F
weather icon Clear

Reconoce “Healing Ink” heroísmo, valentía y resistencia de sobrevivientes

El primero de octubre es una fecha que muchos recuerdan con dolor.

Para rendir un homenaje a las víctimas y sobrevivientes, algunos de los mejores tatuadores (verdaderos artistas de la dermis) del mundo se reunirán en Las Vegas, para cubrir las cicatrices de los sobrevivientes al tiroteo masivo, que fue perpetrado durante el festival Route 91 Harvest Music y los héroes que ayudaron en la trágica noche.

Lo anterior fue dado a conocer a El Tiempo por Lance Laytner y Craig Dershowitz, de Public Good Relations y Healing Ink, respectivamente.

Los artistas están utilizando una terapia de trauma única, denominada Healink Ink, que se desarrolló en Israel mientras trabajaban con víctimas desfiguradas por ataques terroristas. El método ha sido utilizado en los Estados Unidos para empoderar a los sobrevivientes del 11 de septiembre, y distintos tiroteos, como el de Virginia Beach y del acaecido en esta ciudad en octubre de 2017.

Entre las personas que recibieron tatuajes incluyeron una víctima que sobrevivió a heridas en la cabeza y un disparo en la pierna; una estudiante universitaria que fue impactada por un proyectil en la espalda, así como el bombero (de EMT) –fuera de servicio- que la salvó y se convirtió virtualmente en un integrante más de esa familia; un joven que recibió una imagen similar a la que tenía su padre, un oficial de policía que murió en el ataque y la enfermera de traumatología del hospital Sunrise, que atendió a cientos de víctimas, entre otros.

Este año se recuerda el tercer aniversario del, considerado por muchos, como el tiroteo masivo más mortífero en la historia de los Estados Unidos, que arrojó un saldo mortal de 60 personas fallecidas y 868 heridos. El pistolero se perpetró en el piso 32 del Mandalay Bay hotel & casino y utilizó armas semiautomáticas para privar de la vida a inocentes individuos que atendieron el Route 91 Harvest Music Ferstival.

De esta manera, Healing Ink seguirá brindando consuelo a los sobrevivientes, familiares de los fallecidos y socorristas que quedaron marcados por el trágico tiroteo, ya sean heridas físicas, mentales o emocionales.

El proceso de tatuaje estuvo abierto a los medios de comunicación y se llevó a cabo en Seven Tattoo, el 30 de septiembre y permaneció abierto hasta que se terminara el tatuaje final. Se aplicaron reglas de seguridad y distanciamiento social. Varias víctimas de disparos adicionales estuvieron participando -en privado- para respetar a los sensibles en torno a sus desfiguraciones o trauma emocional.

“Healing Ink”, surge de una misión humanitaria de la organización -sin fines de lucro- Artists 4 Israel. A4I perfeccionó esta terapia de trauma única en Israel con víctimas del terrorismo. Pueden incorporar cicatrices existentes en obras de arte o crear imágenes significativas que desvíen la atención de las heridas. Esto permite a las víctimas recuperar sus cuerpos y las historias que cuentan.

Healing Ink utilizará la misma técnica innovadora en Las Vegas. “Cada año hacemos un viaje a Israel y un programa en Estados Unidos”, comentó Craig Dershowitz, director ejecutivo de Artists 4 Israel y emprendedor social detrás de Healing Ink, agregando que “misiones pasadas de Estados Unidos han empoderado a los sobrevivientes del ataque del 11 de septiembre, el tiroteo del Pulse Nightclub en Orlando y la violencia con armas de fuego en Virginia Beach”.

“Mientras hablaba con los sobrevivientes, me sorprendió cómo la pandemia de coronavirus ha aumentado su dolor existente”, afirmó Dershowitz, aseverando que “el aislamiento y el miedo solo exacerban el problema. Pero esta es una oportunidad para crear nuevas conexiones con otros sobrevivientes y honrar a los que se han perdido. Ese tipo de esperanza renovada parece más importante este año que nunca”.

El oficial de policía, Charleston Hartfield, fue una de las 60 personas asesinadas el 1 de octubre de 2017, cuando él y su esposa asistieron al festival en el Strip. Su hijo, Ayzayah, se graduó este verano sin su padre a su lado. Cuando se le dio la oportunidad de elegir cualquier diseño, Ayzayah decidió recibir una imagen reflejada del tatuaje que tenía su padre.

Ayzayah fue tatuado por el famoso artista Joseph Haefs, un ícono de Las Vegas. Haefs tiene más de un millón de seguidores en Instagram, pero dice que este trabajo será uno de los más importantes que haya hecho.

“Es difícil incluso explicar cuánto impacto ha tenido esa noche en mi vida”, afirmó Brittany Quintero, quien fue alcanzada por la metralla en la cabeza. Las imágenes, los sonidos y los olores, fue horrible. Perdí mi carrera de dieciocho años y mi matrimonio se vino abajo. Ahora, soy madre soltera de dos niñas y solo estoy tratando de seguir adelante y no permitir que esa noche me consuma. Es una batalla del día a día en el interior”.

La masacre del Harvest Music Festival también dejó un profundo impacto en los trabajadores y médicos que se dedicaban al heroísmo mucho antes de la pandemia de Covid-19. Rhonda Davis es enfermera de urgencias en el hospital Sunrise. Escuchó el tiroteo en tiempo real por la radio de un oficial de policía. “Había solo tres enfermeras en la sala de emergencias esa noche, pero inicié nuestro equipo. Los heridos comenzaron a llegar en tropel llevados en autos incluso antes de que llegaran las ambulancias. Aquella noche vimos a la mayoría de los pacientes”, puntualiza. “Hicimos todo lo posible, pero había tantos heridos de gravedad o de gravedad que sabíamos que no podíamos ayudar a todos. Fue la noche más horrible que he vivido y he sido enfermera de urgencias durante 20 años”.

Dean McAuley es un bombero y técnico de emergencias médicas que llevaba su camiseta de bombero de Seattle al concierto. De repente, la gente a su alrededor comenzó a caer mutilada y herida. Dean agarró a sus amigos y a las personas que lo rodeaban y los tiró al suelo. “Les pedí que me siguieran hasta un lado del escenario donde construí una pared con botes de basura”, dice. “Cuando la policía llegó, corté la valla y corrí hacia la tienda de emergencia. Vieron mi camisa y me dejaron agarrar guantes y ayudar”. Dos de los pacientes de Dean estaban gravemente heridos y murieron, pero luego llegó a Natalia, una estudiante universitaria que había estado en el concierto con su hermana gemela. Ambas habían recibido disparos. “Una vez que descubrí la herida en su espalda y revisé sus signos vitales, supe que tenía menos de 30 minutos para llevarla al hospital”, abundó Dean. “La llevé a un estacionamiento, encontré un auto y le dije al conductor que siguiera una ambulancia. En el camino llamamos a su padre”. Estuvo cerca, pero tanto Natalia como su hermana vivieron. Desde entonces, Dean se ha convertido en un miembro extendido de su familia y asistió a la graduación de las gemelas.

Nadine Lusmoeller, otra sobreviviente, dice que una gran parte del por qué fue tan traumático es debido a que surgió de la nada. “De repente, la chica que estaba a mi lado recibió un disparo en la cabeza. Corrí hacia adelante y una mano del escenario me ayudó a empujarme debajo del escenario. Las balas comenzaron a llegar al escenario justo sobre mi cabeza”, recuerda. “Me caí y me rompí el brazo con tanta fuerza que los huesos me atravesaron la piel. Traté de seguir arrastrándome y luego me dispararon en la pierna izquierda en dos ocasiones Todo tipo de metralla rebotaba en el concreto, pero alguien me llevó a la camioneta y me llevó al hospital. Debido a la pérdida masiva de sangre, estuve clínicamente muerta durante varios minutos antes de ser reanimada”.

Nadine quiere cubrir las cicatrices de su antebrazo con un par de botas de vaquero rodeadas de flores y notas musicales. “Lo logré, pero la señora a mi lado murió. Mis botas estaban tan cubiertas por nuestra sangre que las quemé. Las botas en el tatuaje serían una señal para nunca olvidar, las flores y notas musicales sobre el nuevo comienzo.”

El tatuador conocido como Southpaw explica lo que significa para él hacer este trabajo. “Yo mismo he sufrido un trauma severo”, dice relatando cómo perdió su brazo derecho dominante en un accidente automovilístico y tuvo que aprender arte desde cero con la izquierda. “Healing Ink me da la oportunidad de trabajar con otras personas que han pasado por lo inimaginable. La gente simplemente está tratando de sentirse como ellos mismos nuevamente. Espero que estos tatuajes traigan una forma de paz a sus vidas, tal como lo ha hecho el tatuaje para mí.”

“La gente está atada a tragedias comunes, pero también a un heroísmo, valentía y resistencia poco comunes”, dice Craig Dershowitz, pionero del programa internacional. “En este momento, la enfermedad, la política y el miedo nos están separando. Healing Ink es una oportunidad para unirse. Los sobrevivientes de la masacre de Las Vegas llevan el dolor de ese día escrito en sus cuerpos y mentes. Estos artistas van a ayudarlos a escribir una nueva historia de su propia elección”.

Contacte a Frank Alejandre en: falejandre@eltiempolv.com, o siga la cuenta de Twitter de El Tiempo: @eltiempolv.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.
THE LATEST
Kamala Harris en Las Vegas anima a la gente a votar temprano

A una semana de las elecciones de 2020, la candidata demócrata a la vicepresidencia, la senadora Kamala Harris de California, llegó a Las Vegas el martes por la noche después de haber estado en Reno durante el día.

Notas Comunitarias 10-28-20

*Atención médica de calidad a bajo costo

“Soy más que mi balanza” Revela cómo superar la obesidad

El reconocido médico dominicano Pablo García Vargas anunció el lanzamiento internacional de su libro “Soy más que mi balanza”, que en solo horas se convirtió en una sensación.

Se movilizan demócratas en el sur de Nevada

Las actividades para tratar de conseguir el voto de los ciudadanos de Nevada se intensificaron en la última semana, el Partido Demócrata organizó eventos con estudiantes, cabalgatas y caravanas vehiculares. Todo esto en la búsqueda de conseguir el apoyo de los votantes para el aspirante presidencial Joe Biden y candidatos locales.

Sisolak con un plan para revivir las convenciones

La economía de Nevada podría recibir un impulso a principios de año, ya que el estado está trabajando en un plan que permitiría a las convenciones tener un número significativamente mayor de asistentes.