75°F
weather icon Clear

Mirando hacia atrás a la inundación de Las Vegas de 1999, 20 años después

Justo antes de las 11 a.m. del 8 de julio de 1999, el Servicio Meteorológico Nacional registró las primeras caídas de una tormenta de verano.

Para las 12:15 p.m., partes del valle de Las Vegas estaban bajo el agua y la lluvia continuaría cayendo hasta alrededor de las 3 p.m. La tormenta ‘de 100 años’ arrojó miles de millones de galones de lluvia que dañaron casas y negocios, voltearon autos, inundaron calles y causaron daños por millones de dólares.

Las Vegas police rescue a man to safety after his vehicle was washed off Boulder Highway into Flamingo Wash East. (Las Vegas Review-Journal)

El meteorólogo Todd Lericos informó que la tormenta comenzó en el lado oeste de la ciudad y avanzó lentamente hacia el centro. El valle de Las Vegas se inclina hacia abajo de oeste a este, por lo que incluso cuando las aguas de la inundación corrían cuesta abajo, la tormenta continuaba.

“Así que caía más agua de lluvia sobre la inundación antes de que fluyera río abajo, y eso amplificó la inundación”, indicó Lericos.

Dos personas murieron: una mujer murió en un accidente relacionado con la lluvia en la carretera de Boulder al comienzo de la tormenta, y la policía sacó el cuerpo de un hombre ahogado del Flamingo Wash.

Los operadores y el personal de respuesta a emergencias del 911 se vieron abrumados por la cantidad de llamadas provenientes de lugareños y turistas atrapados, y pidieron a los medios que les advirtieran a los residentes que solo debían llamar al 911 para emergencias inmediatas.

El Departamento de Policía Metropolitana (LVMPD) recibió aproximadamente mil 200 llamadas de emergencia, más del doble del número diario habitual en ese momento. Los departamentos de bomberos de LVMPD, Las Vegas, North Las Vegas y Clark County recibieron más de tres mil 100 llamadas.

28 mil millones de galones

El valle generalmente recibe algo más de cuatro pulgadas de lluvia al año, informó Lericos, pero algunas áreas en el lado oeste del valle recibieron al menos tres pulgadas durante la tormenta. En una sola hora cayeron dos pulgadas de lluvia en el valle oeste.

David Weide, un profesor de geociencia de la UNLV en ese momento, estimó que la tormenta dejó caer unos 28 mil millones de galones de agua en el valle, o lo suficiente para llenar 1.4 millones de piscinas en el patio.

Flood covered Desert Rose Golf Course during the major part of the flooding on Thursday July 8,1999. (Las Vegas Review-Journal file)

Los bancos cerraron, y los centros comerciales Boulevard y Meadows mandaron a sus empleados a casa temprano debido a preocupaciones de seguridad. El área fuera de la entrada al Centro Médico Universitario se inundó, y las mujeres que acababan de dar a luz en el Hospital Mountain View tuvieron que ser trasladadas debido a fugas en la sala de maternidad.

Tim Szymanski, oficial de información pública del Departamento de Bomberos de Las Vegas, mencionó que se dirigía a la escena del colapso del techo de un supermercado cuando se encontró con un río en West Charleston Boulevard. Inmediatamente llamó al servicio meteorológico.

“Les dije: ‘Deben enviar una advertencia al público de que hay una inundación repentina’”, remembró Szymanski. “Les dije: ‘Esto se ve mal’”.

El Flamingo Wash, de nueva construcción, se vio abrumado por la inundación y se desbordó en el parque de casas móviles Miracle Mile, que todavía se encuentra en la autopista Boulder Highway al sur de la avenida Sahara. Tres casas móviles fueron arrastradas, otras se derrumbaron después de que el agua de la corriente barriera el suelo desde debajo de ellas.

La policía trajo un helicóptero para arrancar a los residentes de los techos de las casas mientras subía el agua.

Frank Ashley, de 81 años, le dijo a los reporteros que tenía que trepar por la ventana de su remolque para escapar porque el agua había bloqueado completamente la puerta de entrada. Se aferró al techo de su casa durante aproximadamente media hora antes de que los vecinos señalaran a los rescatadores en su dirección.

“No tengo nada a lo que volver”, le comentó al Review-Journal después de la inundación. “No me queda nada; el daño de la inundación destruyó todas mis cosas”.

Al otro lado del valle, los conductores se encontraron atrapados por el aumento de agua o atrapados después de que sus vehículos se detuvieron. Algunos se sentaron en los techos de sus autos y esperaron a ser rescatados.

“Solo estábamos recogiendo personas de izquierda a derecha. Ni siquiera tuvimos que buscar personas atascadas; Simplemente conduciríamos por la calle y los encontrábamos”, recordó Szymanski.

En ese momento, el Departamento de Bomberos de Las Vegas tenía aproximadamente la mitad del tamaño que tiene ahora con solo 10 motores y entre 300 y 400 bomberos. Szymanski dijo que el motor 6 pasó horas en la intersección de Rainbow Boulevard y Flamingo Road, rescatando a los conductores que intentaron cruzar las calles inundadas.

“Fue fuerte”, describió. “Fue el día en que estuvimos más ocupados. Teníamos todas las unidades en la calle”.

El Strip y los daños de la tormenta

Propiedades del Strip no se salvaron. Autos y conductores quedaron atrapados en el garaje del Palacio Imperial durante cuatro horas después de que la tormenta convirtiera la entrada del en un lago de tres pies de profundidad.

Miles de galones de agua se vertieron en las tiendas Forum en Caesars Palace a través de un estacionamiento y una entrada trasera de servicio, permitiendo la entrada de dos pies de agua en el centro del centro comercial e inundando una parte del piso del casino.

El Golden Nugget y el Centro de Convenciones de Las Vegas también fueron dañados por las inundaciones, pero lograron permanecer abiertos. La montaña rusa Manhattan Express del New York-New York y la torre Stratosphere tuvieron que cerrar tan pronto como comenzó a llover.

El mago Lance Burton canceló uno de sus shows en el Monte Carlo, pero el ilusionista David Copperfield decidió que su show en Caesars Palace debía continuar. Muchas de las atracciones del Strip tenían que correr con equipos esqueléticos, mientras que los empleados estaban atascados en el tráfico en autopistas inundadas.

Rick Thomas, un mago que se presentó en el Tropicana, pasó varias horas atrapado en la autopista US 95 con dos tigres adultos en un remolque y un cachorro acurrucado en el asiento delantero. Le dijo a un reportero del Review-Journal que los tigres estaban bien, aunque “se les mojaron las patas”.

En julio de 1999, el Distrito Regional de Control de Inundaciones, en su octavo año, había completado solo una pequeña parte de un plan para ampliar la infraestructura de la ciudad.

“Se habría inundado de todos modos”, afirmó Lericos, “pero sin las coladeras y la infraestructura que teníamos en ese momento, habría sido catastrófico”.

On lookers watch the flood waters crossing Boulder Highway near Sahara. (Las Vegas Review-Journal file)

Más preparados hoy

El ex alcalde Óscar Goodman declaró en 1999 que si la tormenta hubiera azotado unos años antes, “habría sido un desastre acabar con todos los desastres”.

“Por otra parte, dentro de veinticinco años, una tormenta de la magnitud del jueves puede ser poco más que un dolor de cabeza”, escribió el escritor Mike Zapler en un artículo del Review-Journal publicado el 11 de julio.

Zapler tenía razón: en las décadas posteriores a la tormenta, el Distrito Regional de Control de Inundaciones cumplió con los planes para expandir la infraestructura de control de inundaciones del valle. En 1999, las mejoras fueron completadas menos del 25 por ciento y las cuencas de detención por inundaciones aún se estaban construyendo.

Ahora, con 20 años y 1.9 mil millones de dólares más tarde, el valle tiene 10 afluentes que fluyen hacia la coladera de Las Vegas, 650 millas de canales de inundación y 100 cuencas de inundación, mencionó la portavoz del distrito de inundación Erin Neff.

El distrito ha eliminado 54 millas cuadradas de zonas de inundación y tiene otros 25 años de trabajo planificado.

“Si tuviéramos un evento similar hoy, nuestro sistema de control de inundaciones manejaría esa cantidad de agua sin ese tipo de inundaciones visibles o daños a la propiedad”, aseguró Steve Parrish, gerente general e ingeniero jefe del distrito de inundaciones. “Cada instalación que construimos está diseñada para manejar una tormenta de 100 años”.

Twenty five years from now, on the other hand, a storm of Thursday’s magnitude may be little more than a headache.

Mike Zapler

La frase “tormenta de 100 años” es un nombre poco apropiado, aseveró Lericos. Se refiere a una tormenta que tiene una probabilidad de uno en 100 de aparecer cualquier día. Otra tormenta de 100 años había golpeado a Henderson y Boulder City en 1997.

El Distrito de Control de Inundaciones ha identificado áreas en todo el valle que podrían inundarse nuevamente durante una tormenta de 100 años y tiene una herramienta en línea para determinar si una propiedad está en una de esas zonas, para ayudar a los residentes a comprar seguros contra inundaciones.

En la década de 1970, el Departamento de Agricultura de EU publicó un informe sobre la historia de las inundaciones en el Condado de Clark, que en gran parte se basó en las primeras cuentas de los periódicos.

El Las Vegas Age reportó la primer inundación registrada en Las Vegas el 15 de julio de 1905: “La primer tormenta del verano hizo su aparición en los cielos el jueves por la tarde. Toda la noche hubo truenos y relámpagos, pero no hasta el viernes por la mañana las nubes se abrieron y empaparon la cara reseca del desierto”.

Don't miss the big stories. Like us on Facebook.