Enfrenta El Salvador el reto de su gente sin TPS

De acuerdo con una entrevista exclusiva con la viceministra de Atención a los Salvadoreños en el Exterior, Liduvina Magarín, el gobierno de El Salvador enfrenta de tres maneras la cancelación del TPS a cerca de 200 mil de sus connacionales.

La principal parece ser lograr una solución permanente por parte del Congreso estadounidense; la segunda contribuir con asesorías legales gratuitas en los Consulados para que de manera individual regularicen su estatus. La tercera es mantenerse alerta con sus planes en El Salvador, para una eventual ola de deportados, aunque de eso no dio detalles.

La entrevista ocurrió durante su visita a Las Vegas el 11 de enero. La viceministra Magarín afirmó que desde el 2015 su gobierno trabaja para una solución permanente. El presidente Sánchez Cerén, el canciller y el embajador hacen un trabajo de acercamiento con la administración estadounidense y con su Congreso, para abordar el tema de la regularización permanente.

“Agradecemos a los congresistas y senadores, gobernadores y alcaldes que públicamente han manifestado su respaldo a los salvadoreños, al TPS y a la comunidad migrante en general”, dijo.

La prórroga de 18 meses hace preveer que en el 2018 las deportaciones no aumentarán y da tiempo para encontrar soluciones, agregó.

¿Cómo está preparado su país para una ventual repatriación de miles de “tepesianos”? Preguntó El Tiempo.

“Tenemos los programas necesarios de reinserción al país. Estamos preparados en caso de que la gente llegue deportada. Estamos comprometidos con nuestra gente”, expresó Magarín pero no dio detalles aunque se le preguntó en dos ocasiones.

Para dar una idea del marco económico en el que se ubica El Salvador para recibir una posible ola de deportados, El Tiempo preguntó a la viceministra sobre la tasa de desempleo. Dijo no tener el dato al momento.

Según el Atlas Mundial de Datos Económicos Knoema, El Salvador tiene un PIB $27.41 billones de dólares, y su tasa de desempleo en el 2017 se situó en 7%. El país tiene 6 millones 345 mil habitantes (cifras del 2016), y se estima que en los Estados Unidos viven otros más de tres millones.

Observadores dicen que la economía salvadoreña está estancada y adolece de poco empleo formal, pérdida de empleo, deuda externa y una violencia de la que se quejan tanto los locales como sus familiares en el exterior.

Según ‘La Prensa Gráfica’, de El Salvador, entre noviembre de 2016 y marzo de 2017 se perdieron 33,110 empleos, siendo la caída más alta desde los años de la crisis financiera internacional, informó la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

El 17 de enero la misma ‘Prensa Gráfica’ publicó planes del gobierno para “acomodar” a los ‘tepesianos’ desplazados de Estados Unidos en otros países como Catar y Bolivia.

¿Viceministra, se dice que El Salvador recibe unos 4 mil 500 millones de dólares al año?

“Bueno, varía en 4 mil 200 a 4 mil 300 millones, y eso representa el 17% del PIB nacional”, respondió Magarín.

A manera de ejemplo, según el Informe Macroeconómico de Enero del 2017, del Banco Central de Reserva, “El Salvador recibió US$345 millones en ingresos de remesas familiares durante enero de 2017 y superó en US$39.3 millones lo recibido en enero de 2016, con una tasa de crecimiento de 12.8%, la mayor alcanzada en el primer mes de los últimos 9 años”.

Unas pocas palabras muestran el amplio significado de los dólares que los migrantes salvadoreños mandan a su país: “Las remesas son muy importantes y se agradecen. Cuando los salvadoreños mandan su remesa no solo es dólar, es vida lo que mandan a su familia”, afirmó la viceministra Liduvina Magarín.

LO MÁS RECIENTE
Add Event

You May Like